UNAM

Laboratorio Nacional de Materiales Orales de la UNAM: Un tesoro lingüístico y cultural de México

El Laboratorio Nacional de Materiales Orales de la UNAM es un espacio de documentación e investigación que ayuda a preservar el patrimonio cultural sonoro de México

Escrito en GENTE Y VIDA el

Un grupo de científicos sociales en Michoacán ha estado trabajando arduamente desde 2015 para salvaguardar la música tradicional, las costumbres y las leyendas de México. Su labor se lleva a cabo en el Laboratorio Nacional de Materiales Orales (LANMO), ubicado en la UNAM, siendo el primero en México dedicado a la documentación, procesamiento, almacenamiento y análisis de distintos tipos de discursos sonoros.

El LANMO, con sede en la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) unidad Morelia, de la UNAM, se encarga de documentar las palabras que hablamos, contamos o cantamos. Su enfoque se basa en el trabajo de campo, donde capturan en video, audio o fotografía los discursos que se producen en un contexto específico, ya sea a través de gestos, sonoridad, expresiones corporales o manifestaciones musicales. Estos materiales son estudiados desde diversas disciplinas.

El coordinador académico y fundador del LANMO, Santiago Cortés Hernández, destaca que este laboratorio es único a nivel mundial, al contar con una gran cantidad de archivos de grabaciones y discursos orales que son testimonio de la documentación lingüística, lenguas en peligro y expresiones culturales desaparecidas. Hasta ahora, no existía un archivo con la capacidad técnica para reunir y preservar esta información.

A diferencia de un laboratorio científico tradicional, el LANMO no cuenta con microscopios o tubos de ensayo, pero sí dispone de una cabina de audio profesional dividida en tres secciones. Estas secciones permiten la grabación de diferentes tipos de materiales sonoros, ya sea voz, efectos sonoros u otros elementos más específicos. Además, posee una sala de control equipada con instrumentos para la edición de señales sonoras obtenidas en el trabajo de campo.

El laboratorio también cuenta con un espacio para la edición de videos capturados en campo. Aquí se realiza la corrección de color y digitalización, lo que permite utilizar los materiales para la creación de videos documentales en formatos cinematográficos o televisivos. Todas estas herramientas fueron especialmente diseñadas y fabricadas para el LANMO.

El repositorio nacional de materiales orales es el corazón del LANMO. Se encuentra en una sala adecuadamente controlada en temperatura y humedad, y alberga una réplica en otra ubicación geográfica. Actualmente, resguarda un total de 1,788 registros, entre ellos 885 orales, 583 fotográficos, 305 en video y 15 en documento.

El LANMO se encuentra abierto a la comunidad científica y al público en general, ofreciendo servicios certificados bajo la norma ISO 9001-2015. Esto significa que cualquier persona que necesite grabar un discurso oral con fines de investigación puede solicitar apoyo y obtener un estándar de calidad internacional.

Además, aquellos individuos que hayan documentado sus registros de manera científica en el campo pueden integrarlos al repositorio nacional de materiales orales. Pueden decidir si desean que los materiales estén disponibles para consulta pública o privada, mantener su derecho de propiedad y asegurar que estén ordenados y accesibles a través de la plataforma en línea.

El LANMO es una iniciativa única en la ENES Morelia y busca expandirse a más grupos de investigación y a otras áreas, incluso a nivel internacional. Su objetivo es representar la diversidad de todo México, permitiendo que puntos de todo el país estén presentes en el repositorio. Este laboratorio también suple las necesidades de información en áreas donde los músicos tradicionales requieren grabaciones accesibles y participación en la toma de decisiones, aspectos que no se encuentran en los estudios comerciales.

Para llegar a lugares alejados del país, el LANMO cuenta con un laboratorio móvil. Este camión, alimentado por paneles solares, se adapta como una réplica de la cabina de grabación física y tiene la capacidad de registrar en video según los requerimientos del proyecto.

El LANMO también ha sido un lugar de encuentro para personas como Ismael García Marcelino, originario de Ihuatzio, Michoacán. Ismael es cantante de pirekuas, la música tradicional de los purépechas, desde 1988. Con el fin de preservar su lengua, decidió grabar un disco en el LANMO en 2018. El álbum, titulado "Uéntikumani sani" que significa "vámonos afuera del rincón", se ha convertido en una valiosa herramienta para ayudar a los estudiantes a aprender el purépecha a través de la música. Ismael considera que este álbum será una memoria histórica para los hablantes purépechas, cuya cantidad disminuye cada día.

El Laboratorio Nacional de Materiales Orales (LANMO) es un proyecto invaluable que ha permitido preservar y difundir la riqueza cultural y lingüística de México. Su enfoque innovador y su compromiso con la documentación y el análisis de los discursos sonoros han hecho posible que se salvaguarden y se compartan estos tesoros para las generaciones futuras.