ESTADOS

Zoques de Chiapas, en el olvido tras afectaciones por huracán Eta

Autoridades "olvidan" reparar los caminos, viviendas, escuelas y parcelas, que dañó el huracán Eta en noviembre de 2020; familias viven en refugios

  • CHRISTIAN GONZÁLEZ/CORRESPONSAL
  • 09/03/2021
  • 18:27 hrs
  • Escuchar
Zoques de Chiapas, en el olvido tras afectaciones por huracán Eta
Autoridades "olvidan" reparar los caminos, viviendas, escuelas y parcelas, que dañó el huracán Eta en noviembre de 2020; familias viven en refugios. Fotos Christian González

TUXTLA GUTIÉRREZ.- Caminos, viviendas, escuelas y parcelas destruidos, puentes a punto de colapsar, decenas de familias desamparadas, al menos tres muertos y, sobre todo el olvido de las autoridades de gobierno, es parte de los estragos que dejó el huracánEta” a su paso en noviembre pasado por 6 municipios zoques de la región Norte de Chiapas.

Ante la falta de apoyo gubernamental, representantes de ejidos y comunidades de los municipios Francisco León, Chapultenango y Rayón detallaron que, luego de los estragos, detectaron al menos 95 puntos colapsados en esa zona y al menos 300 familias damnificadas de forma directa.

Nelson González Juárez, uno de los representantes de 20 familias dañadas de la comunidad San Antonio Canelar, en Rayón, manifestó que desde hace varias semanas permanecen en un refugio temporal en la cabecera de este municipio, “solo pedimos que nuestro gobernador nos tome en cuenta, lo necesitamos”.

Por su parte, Alfonso Díaz Ávila lamentó que sus solicitudes no obtengan respuestas positivas, debido a que los rechazan de todas las dependencias a las que han acudido, como las presidencias municipales de cada lugar, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes o la Comisión de Caminos e Infraestructura Hidráulica.

Mientras emite su molestia, el comisariado ejidal de Nuevo Esquipulas Guayabal, en el mismo Rayón, muestra una serie de fotografías de cómo las lluvias y los deslaves enterraron sus caminos, casas, las cosechas y hasta personas, “se acabó el maíz, la calabaza, el chayote, nos quedamos sin nada… ¿Qué tenemos qué hacer? ¿Quiere el gobierno que nos levantemos?”

Otra “puerta que se ha cerrado”, dijo, es el de la Secretaría de Ganadería y Pesca (Sagyp), donde tampoco los quisieron ayudar a pesar de que perdieron sus parcelas y, a este ritmo, corren el riesgo de que no puedan hacer nada para la siguiente temporada de siembra y no tengan cómo sustentarse.

NO LOS ATIENDEN

Como parte del recuento, afectados de 11 comunidades se reunieron el pasado 6 de diciembre en la cabecera municipal de Rayón, para analizar los estragos no solo en esa localidad sino en Chapultenango, Francisco León, Ixtacomitán, Tapilula y Pantepec.

Incluso, en ese entonces advirtieron que la desaparición del Fondo para Desastres Naturales (Fonden) ha resultado contraproducente, sobre todo para las familias albergadas de San Vicente y Santa Cruz (Tapilula), San Antonio El Canelar (Rayón), Candelaria (Francisco León), Carmen Tonapac, San Antonio Acambak y Valtierra (Chapultenango), “porque están abandonadas a su suerte”.

Además de los damnificados del poblado San Antonio El Canelar, hay 36 familias zoques de Candelaria refugiadas en el ejido San José Maspac, de Francisco León, 17 más del ejido Carmen Tonapac, Chapultenango.

En el ejido San Antonio Acambak, municipio de Chapultenango, seis viviendas presentan afectaciones, la escuela secundaria se colapsó y la estructura del puente “pende de un hilo”.

En el caso del ejido Nuevo Esquipulas Guayabal, los caminos quedaron destruidos, y por los deslizamientos se perdieron varias cosechas de maíz, frijol y calabaza de 197 ejidatarios y 35 agregados.

Cerca de 650 metros de la carretera desde la cabecera municipal de Rayón hacia Pantepec está destruida, lo que deja incomunicadas a decenas de pueblos. Ahora, evidenció Alfonso Díaz, “solo tenemos puras promesas de dictámenes de Protección Civil”.

En su oportunidad, Jesús Emmanuel Gómez Gómez, representante del ejido San Antonio Acambak, de Chapultenango, advirtió que exigirán, a como dé lugar, una mesa de diálogo con las autoridades gubernamentales pues, agregó, no aceptarán reubicaciones en otros municipios, ni viviendas de mala calidad.

“No vamos a aceptar que nos dejen sin servicios básicos como agua, salud, educación, vivienda y energía eléctrica. No aceptaremos resanamientos parciales de caminos, carreteras, puentes, escuelas, casas y sistemas de distribución de agua”, apuntó.