Wooden y su pleito con el narco y la policía de Guerrero

Derechos Humanos constató que en la detención del soldado estadounidense, a manos de la policía de Taxco, se abusó de fuerza excesiva

14/04/2016 12:05 p.m.

Wooden y su pleito con el narco y la policía de Guerrero La CNDH reconoce la agresión por la que pasó el soldado estadounidense a manos de la policía de Taxco fue excesiva

El artesano, herrero, y veterano del Ejército estadounidense, James Wooden, fue detenido el 28 de abril del 2013, alrededor de las 5:30 de la tarde en Taxco, Guerrero, por 6 agentes de la policía que irrumpieron en su taller y lo golpearon. El extranjero declaró que los agentes lo patearon con saña durante horas, dentro de las instalaciones de la corporación.

Esta historia, publicada por el diario español El País, narra el calvario que pasó el militar estadounidense por tener como vecinos a presuntos integrantes de Guerreros Unidos, responsables de la desaparición forzada de 43 normalistas en Iguala.

Wooden nació en florida en 1969. Conoció a su mujer en el 2007 en EU. Se trata de la mexicana Carmen Carranza, que atendía un puesto de tacos a las afueras de Houston.

Después se mudaron a Taxco, y colocaron un taller en la comunidad El Arroyo, pagando unos mil dorales por dos años de renta. El problema fue que resultaron ser vecinos de la banda delictiva los Guerreros Unidos (señalados como los responsables de la desaparición de 43 estudiantes en septiembre del 2014)  

Wooden declara que sus vecinos en repetidas veces le hicieron saber que eran de la banda “Guerreros Unidos” y “los dueños de la calle”, así como también fue amenazado de ser regresado en pedazos a EU, por el hermano de su vecina Raúl Flores Arizmendi.

El pleito entre Wooden, Carmen y sus vecinos venía desde años atrás, pues ellos a veces grababan las actividades de sus vecinos.

Wooden dijo que “no sabía que al lado era una casa de seguridad de Guerreros Unidos.”

Los relatos de Wooden coinciden con el modus operandi de Guerreros Unidos en la región, de acuerdo a los datos que maneja el Gobierno mexicano.

El periodista Héctor De Mauleón, uno de los pocos que ha tenido acceso a la versión completa de la investigación del caso Iguala, explicaba en febrero de este año que el jefe de halcones de Guerreros Unidos en Iguala trabajaba para Protección Civil.

De acuerdo con Carmen, los policías habían detenido a Wooden porque estaba borracho, sin embargo el asegura que fueron enviados por los “Guerreros Unidos”.

La esposa del solado tuvo que pagar 15 dólares para que lo dejaran salir, pero mientras estuvo detenido Wooden declara que los agentes le dieron cachazos con sus pistolas, le apuntaron en la cabeza, le golpearon con unas llaves, le dieron puntapiés en la entrepierna y las costillas. Dos días después de la detención, Wooden presentó la denuncia ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero, y hasta un año más tarde, en abril del 2014, la dependencia emitió una recomendación a favor de James Wooden, donde se indica que la policía de Taxco habían “conculcado sus derechos humanos a la inviolabilidad del domicilio y a libertad e integridad personal”.

Después de tres años de su injusta detención, Wooden muestró sus heridas en el costado izquierdo; vive solo en el cerro Huixteco, no cuenta con luz ni agua y sobrevive gracias al apoyo de su mujer y a la fundación Idheas.

 

 

Con información de El País 

 

mlmr

 

 

 


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información