ESTADOS

Videos revelan violencia y crimen en penal de Topo Chico, en NL

Durante un operativo en el penal de Topo Chico, se decomisaron armas de fuego, cartuchos, armas blancas, celulares, drogas, alcohol entre otras cosas, escondidos en las paredes y túneles improvisados

  • BRENDA LUGO
  • 08/08/2019
  • 20:03 hrs
  • Escuchar
Videos revelan violencia y crimen en penal de Topo Chico, en NL
Penal de Topo Chico en Monterrey (Cuartoscuro)

Armas de fuego, armas blancas, discos duros, drogas, botellas de Wisky y Ron, son solo algunas de las cosas que entran de contrabando al Centro Preventivo y de Reinserción Social Topo Chico, en Monterrey, Nuevo León. ¿Por dónde entran? “Por la puerta”.

Los videos en posesión de La Silla Rota revelan el crimen que permea en el penal de Topo Chico, uno de los penales emblemáticos de la violencia en todo el país.

A través de operativos realizados el pasado marzo, como parte de la estrategia del gobierno del Estado para retomar el control de la cárcel, se decomisó una serie de objetos entre los que destacaban armas de fuego, armas blancas, y cantidades enormes de droga. 

“Estos objetos entran por la puerta. No hay otro lugar”, dice Eduardo Guerrero, quien es asesor en el gobierno estatal para la implementación de políticas en materia penitenciaria en Nuevo León.

“¿Cómo entran? A través de la familia, a través de los oficiales coludidos, que muchas veces son amenazados por los internos. Tiene que haber una complicidad para que esto se dé”, explica Eduardo. 

Objetos decomisados en operativo

Objetos decomisados en operativo

Topo Chico, un penal de autogobierno

Otro video difundido revela la violencia y la falta de autoridad dentro del centro.

Tras el operativo del pasado marzo, luego de decomisar una importante cantidad de drogas, los internos atacaron a los policías para quitarles el decomiso. 

Los internos golpearon a los oficiales con palos, sillas, bancas, todo lo que tuvieran al alcance. Algunos recibieron golpes tan fuertes que tuvieron que ser hospitalizados algunos meses, dejando algunas secuelas. 

El autocontrol supera a las autoridades en el penal de Topo Chico. En el operativo también se rastrearon alrededor de ocho pantallas que estaban conectados al centro de monitoreo de las cámaras de seguridad. Es decir, los internos podían vigilar todo lo que pasaba dentro del penal

Eduardo Guerrero confirma que el 60 por ciento de los Centros Penitenciarios en México tienen un autogobierno.

“Yo te aseguro que en muchos de los penales en México, y te lo digo con conocimiento, en muchos de ellos sucede lo que está sucediendo en Topo Chico, que tienen el control total del centro penitenciario”, dice en entrevista con La Silla Rota.

Cárteles se disputan el poder

El experto en materia penitencial también detalla que la violencia generada en las cárceles se da a causa de las disputas por el control entre distintos grupos del crimen organizado dentro del penal, que muchas veces también opera desde afuera.

Los cárteles que principalmente operan en el estado de Nuevo León son el Cártel del Noreste (CDN), y el cártel de los Zetas. Además hay presencia de integrantes el cartel del Golfo así como de pequeños independientes. 

(cuartoscuro)

Una disputa entre cárteles fue la causa del peor motín del que se tenga registro en el país: El motín del 2016 en Topo Chico, que dejó 49 muertos y decenas de heridos.

El detonante fue el asesinato de un líder carcelario a manos de sus adversarios.

La revuelta duró alrededor de dos horas. “Los internos tomaron el control del presidio y se enzarzaron entre sí como bestias”, publicaban los medios al día siguiente.

Ante la absoluta inoperancia de las fuerzas estatales, la disputa derivó en una matanza.

Los familiares esperaban afuera del penal con la intención de no escuchar el nombre de su familiar en la lista de los fallecidos.

(Cuartoscuro)

“La tragedia fue fruto de la situación tan difícil en que se encuentran los centros penitenciarios”, dijo el gobernador Jaime Rodríguez en su comparecencia de ese año.

Topo Chico ha sido sede de motines, enfrentamientos y acciones delincuenciales que lo pusieron en el ojo internacional.

El fin de Topo Chico

Apenas en julio pasado, el gobernador anunció el cierre del penal para convertirlo en un parque familiar.

El cierre será el próximo 30 de septiembre, como parte de la estrategia en materia penitenciaria que se tiene pensado. 

La estructura del penal “es inoperante, viejo, que requiere muchísimo mantenimiento para ponerlo correctamente. Además está en el centro de la Ciudad y no debería estar ahí. Hoy los centros penitenciarios deben estar fuera de las periferias de la ciudad”, explica Eduardo Guerrero. 

Además se está trabajando para abrir otro centro en Apodaca y ampliar el que ya está en operación.

Con el cierre del penal, los internos de Topo Chico comenzaron a ser reubicados en los otros centros del estado, así como en los dos de Apodaca y el de Cadereyta. Eduardo Guerrero afirma que esta medida será bajo el eje de cuidar los derechos humanos de los internos y, además, confirmó que esto no causara población en otros penales.

En cuanto a los traslados femeniles, la organización Reinserta, fundada por Saskia Niño de Rivera, quien es experta en temas de reclusión con perspectiva de género, apoyo los operativos para que los traslados se dieran de la mejor manera.

En la estrategia para el nuevo sistema penitenciario también se trabajará en ejes de infraestructura, inteligencia, tecnología, derechos humanos y capacitación adecuada para los policías. 

Eduardo Guerrero señala que la violencia ha rebasado las instituciones de materia penitenciaria, por lo que es importante tener el control en las cárceles y no permitir que desde ahí se estén generando acciones de delincuencia.

Muchos de los delitos de alto impacto que suceden  afuera se gestan desde las prisiones porque desde ahí la delincuencia opera. No es un problema de Topo Chico, sino de México, dice Eduardo.

 

bl