Venustiano Carranza: tortura, muerte, tierras y narco

Venustiano Carranza: tortura, muerte, tierras y narco

Lo que comenzó como un problema agrario hace más de 40 años ha tomado otros tintes; en la actualidad es político y está metido el crimen organizado

ESTADOS
  • CHRISTIAN GONZÁLEZ/CORRESPONSAL
  • 29/07/2021
  • 07:40 p.m. hrs
  • Escuchar

TUXTLA GUTIÉRREZ.- Desde hace casi cinco décadas, el conflicto político-agrario en este municipio indígena tsotsil, de la región De los Llanos de Chiapas, impera el intercambio de balas, rehenes y muertos; los enemigos en esta guerra son dos organizaciones: Alianza San Bartolomé de los Llanos y la OCEZ-Casa del Pueblo.

TAMBIÉN LEE: ENFRENTAMIENTO ENTRE DOS GRUPOS DE PRESUNTOS NARCOS DEJA 5 MUERTOS EN CHIAPAS

Esta última agrupación ha advertido que, durante todo ese tiempo, han “caído” por lo menos una veintena de compañeros a manos de la Alianza; sin embargo, en los últimos meses, la crisis se agudizó: le han asesinado a 8, uno de ellos el hijo de su líder histórico José Manuel Hernández Martínez, conocido como “El Chema”.

Algunas zonas de este poblado, cuya principal actividad es la siembra de maíz y frijol, están prácticamente abandonadas, mientras que decenas de viviendas presentan orificios producto de los impactos de bala, la mayoría de las veces, por armas de grueso calibre.

TRINCHERAS Y “HALCONES

En las carreteras hacia otros sectores, como lo que sucede rumbo a Paraíso del Grijalva, donde está asentada la Alianza San Bartolomé de Los Llanos, se percibe una serie de montículos de piedra (trincheras) que sirven para “hacer más lento” el flujo vehicular y para que, en ciertos puntos, haya una especie de revisión por parte de hombres encapuchados; algunos son “halcones”: portan binoculares de largo alcance y radios de comunicación.

A la par, elementos policiacos, sobre todo de la Guardia Nacional, se instalan de día y de noche en caminos utilizados por ambos grupos para su batalla sin cuartel.

 

En Venustiano Carranza, sin duda, ya no se descansa igual, al menos desde mayo pasado, cuando se recrudeció la violencia. Tan es así que el 6 de junio, el Instituto Nacional Electoral (INE) no pudo instalar las cerca de 80 casillas para que los electores votaran por los miembros del Ayuntamiento y diputados federales y locales; tendrán que esperar otro momento.

¿18 MIL HECTÁREAS?

De acuerdo con voceros de la Alianza San Bartolomé de los Llanos, agrupación a la que en los últimos días le han asesinado a dos compañeros y otros más sufrieron tortura, el conflicto se mantiene porque la otra parte no quiere ceder lo que “les corresponde”: poco más de 18 mil hectáreas de tierras comunales.

Sin embargo, para “El Chema”, de la OCEZ-Casa del Pueblo, esta situación se trata ya de una cuestión política. “Ellos utilizan el problema agrario, pero esto se discutió en 2012, durante el gobierno de Pablo Salazar Mendiguchía, con quien se acordó una línea de respeto con los bienes comunales, la que se mantuvo por un tiempo”.

Sin embargo, el “acuerdo” se rompió porque “exmilitares se involucraron con la Alianza San Bartolomé y empezaron las agresiones y los delitos, otra vez, en contra de la OCEZ-Casa del Pueblo”.

El mismo dirigente campesino pone el dedo en la llaga: uno de los principales operadores de las desapariciones, ejecuciones y otros ilícitos en la región es el presunto narcotraficante Alejandro Cruz Ruiz, “El Coyote”.

Otro nombre que aparece en esta guerra es el del líder cañero de Pujiltic y excandidato a gobernador de Chiapas, Jesús Alejo Orantes Ruiz, señalado no solo de operar sino de financiar a los grupos paramilitares de la región, con el fin de quedarse con tierras y poder.

Sin embargo, hace unas semanas, este personaje, caracterizado con sombrero y un pañuelo rojo amarrado a la altura del cuello, difundió un par de videos cortos en los que no solo se deslinda de las acusaciones, sino que exige que le enseñen las pruebas de las acusaciones en su contra.

Según la misma OCEZ-Casa del Pueblo, el 26 de abril de 2020, los integrantes de la Alianza San Bartolomé de los Llanos encabezaron un desalojo violento en contra decenas de familias que pertenecían al poblado Yaxchén de los Pobres, quienes desde ese entonces se mantienen en calidad de desplazados.

No obstante, Venustiano Carranza continúa sitiado; inclusive, en algunos lugares, la gente puede recoger “puños” de balas. Mientras que en la cabecera, el miedo aún prevalece y, prueba de ello, es que la mayor parte de actividades están paralizadas; algunos comercios y establecimientos del mercado empiezan a abrir, pero la zozobra los persigue.

Por su parte, Andrés Gómez Vázquez, originario de Paraíso de Grijalva y miembro de la Alianza San Bartolomé de los Llanos, advirtió que si el conflicto estalló el pasado 25 de abril fue porque la OCEZ-Casa del Pueblo, la OCEZ-Región Carranza y el Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) les secuestraron a dos compañeros.

Así empezó una serie de amenazas y hostigamiento hacia nuestro territorio

Incluso, advirtió que, como comuneros, tienen cómo defenderse. “No les vamos a mentir, por eso logramos replegarlos (el pasado 4 de mayo), pero en esa ocasión una bala alcanzó a nuestro compañero Adolfo López Vázquez, y otros dos resultaron heridos”.

EL TERCERO EN DISCORDIA

La Alianza y la OCEZ acusan a las autoridades de no intervenir y de solo hacerlo cuando el panorama está “demasiado caliente”, como cuando ha ocurrido el intercambio de cadáveres o de rehenes torturados.

Al respecto, la Secretaría General de Gobierno, a cargo de Cecilia Flores, dio a conocer que se mantiene una “estrecha vigilancia” en el tramo carretero Laja Tendida-Paraíso del Grijalva y de la primera a la cabecera municipal para evitar emboscadas y enfrentamientos. En estos operativos participan la GN y las policías Estatal Preventiva y Ministerial.

Pese a ello, el clima de hostilidad permanece en la región, donde aún está latente el intercambio de balas, los “levantones” y las ejecuciones.

Otro temor que permea en Carranza es que los campesinos no pueden salir a trabajar sus parcelas, pues están en el momento de la siembra. “Por eso urge la intervención del gobierno, que se establezca la Guardia Nacional como lo prometieron.

LOS PELONES Y EL COYOTE

Más allá de la defensa y la producción de la tierra, en Venustiano Carranza -cuna del gobernador Rutilio Escandón Cadenas- se comenzó a sembrar el terror a través de los “levantones” y las ejecuciones.

El primer nombre que surgió fue el de Alejandro Cruz Ruiz, identificado como “El Coyote” y su banda delincuencial “Los Pelones”. Tráfico de drogas, armas de alto poder y humanos se convirtieron en la nueva manera de hacer dinero y tener el control casi total en esta región.

Detrás de él ?señalan las organizaciones campesinas en pugna? estaría el líder cañero Jesús Alejo Orantes Ruiz, quien para apoderarse de más hectáreas y tener más poder, echa mano de esa agrupación delictiva.

Sin embargo, estos personajes cuentan con otro reconocido sicario, identificado como Joel Ramírez, “El Pelón”, quien de forma personal hostiga y amenaza a los campesinos que no están de acuerdo con la ideología de Jesús Alejo.

Según la misma OCEZ-Casa del Pueblo, hace un año “este matón a sueldo” les exigió abandonar 4 hectáreas de riego porque, de lo contrario, se atendrían a las consecuencias.

Otro “brazo ejecutor” de esa banda sería Romeo Alfaro Gordillo, a quien también se le atribuye que, en los últimos tiempos, Carranza se “bañe en sangre” ante los constantes levantones o el calcinamiento de personas.

ÓSCAR, OTRA PIEZA CLAVE

De acuerdo con un archivo histórico del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, la banda “Los Pelones” o “Los Coyotes” no solo la encabezaba Alejandro Cruz Ruiz, sino también su hermano Óscar.

El 16 de diciembre de 2007 quedará marcado como el día en que esta célula delictiva se dio a conocer: agentes de la extinta Agencia Estatal de Investigación (AEI) decomisaron maquinaria robada, autos de lujo, gallos de pelea, armas de fuego de grueso calibre, animales exóticos y cartuchos útiles en el rancho “Los Potrillos”, propiedad de los hermanos Cruz Ruiz, quienes incluso manejaban otros apellidos para pasar desapercibidos.

En la propiedad, situada en el tramo carretero La Angostura-Pujiltic, los elementos policiacos también hallaron un anuncio panorámico que impulsaba a Jesús Alejo Orantes como candidato a gobernador, y a Amín Coutiño como alcalde de Carranza.

En esa ocasión también fueron arrestadas 13 personas, entre ellas dos centroamericanas.

MÁS DATOS SOBRE ALEJANDRO

Con base en otros datos obtenidos por La Silla Rota, Alejandro Cruz Ruiz radica desde hace varios años en Pujiltic, es productor de caña de azúcar y de tomate y posee camiones tipo “volteo” y tractocamiones.

Entre otros asuntos se dedica a comercializar materiales para la construcción, además de ofrecer servicios de grúa y corralón, renta de maquinaria pesada, de flete y transporte de carga.

Es dueño de varias propiedades en Yucatán y Chiapas; de hecho, dos de sus ranchos están tierras chiapanecas: uno en el ejido La Gloria, Venustiano Carranza, y el otro en el ejido Santuario, municipio de Socoltenango. Posee caballos pura sangre y frisón.

Con base en los datos obtenidos, Alejandro y Óscar se dedicaban al trasiego de drogas, armas y migrantes por medio de lanchas rápidas en la ruta Frontera-Istmo, por lo que atravesaban el río Grijalva por el embalse de la presa “La Angostura” y luego por tierra en vehículos modificados sin placas y adquiridos para una o dos operaciones y luego eran desechados.

Alejandro Cruz tuvo 2 hijos biológicos y otro par adoptivos de su esposa. Su hija mayor está casada con Milton Escandón Vleeschower, sobrino directo de Rutilio Escandón Cadenas, el actual Ejecutivo chiapaneco.

Manuel Alejandro Cruz Moreno, su hijo, es heredero sucesor y administrador de sus negocios.


rst