Tabasco: pandemia deja luto, pero también millones a empresarios

Tabasco: pandemia deja luto, pero también millones a empresarios

Con adjudicaciones directas, nuevos proveedores gubernamentales sin experiencias en el ramo hospitalario y médico, ganaron contratos millonarios

ESTADOS
  • ROBERTO BARBOZA/CORRESPONSAL
  • 14/03/2021
  • 10:18 p.m. hrs
  • Escuchar

VILLAHERMOSA.- Para miles de hogares tabasqueños la pandemia significó luto, daños físicos y mentales, así como incertidumbre, crisis económica y enclaustramiento, pero para socios de empresas recién creadas, que contaron con el favoritismo del gobierno de Morena o la autodenominada Cuarta Transformación estatal, la covid-19 representó millonarias ganancias económicas.

También lee: "Alito", en Campeche", usó millones con factureras en la mira del SAT 

Con adjudicaciones directas, nuevos proveedores gubernamentales sin experiencias en el ramo hospitalario y médico, ganaron y se beneficiaron al realizar las transacciones gubernamentales con sobreprecios en los diversos productos entregados.

Tabasco se ubica entre los más afectados por la pandemia al fallar las acciones gubernamentales de mitigación con resultados adversos, a pesar de compras directas donde derrochó recursos sin vigilar el costo-beneficio y la austeridad.

Y con total discrecionalidad, hasta octubre del año pasado, el gobierno de Tabasco había adquirido 124 ventiladores a diez empresas, tres de las cuales cobraron con los precios más altos a nivel nacional.

También adquirió otros equipos e insumos médicos sin sujetarse a los criterios de "optimización de recursos, economía, eficacia, eficiencia, imparcialidad  honradez que aseguren las mejores condiciones para el estado", según establece la Constitución, así como la Ley de Adquisiciones y su Reglamento.

A TABASCO LLEGÓ ADEMAS VIRUS DE LA DISCRECIONALIDAD

Con el pretexto de la pandemia se aprovechó para legalizar compras de manera discrecional, al autorizar "a declarar procedente la adjudicación directa por extrema urgencia, de adquisiciones y obra pública", fundamentado en los artículos 39 Bis de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Prestación de Servicios del Estado de Tabasco y 45 fracciones II y V de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados.

"Las Secretarías de Finanzas, Administración e Innovación Gubernamental, de Salud y de Ordenamientos Territorial y Obras Públicas del estado, en el ámbito de su competencia aplicarán el criterio de extrema urgencia". Con esos decretos se dio manga ancha para realizar compras sin control y a discreción.

Uno de los proveedores, cuyo principal giro es el sector agropecuario como sociedad de producción rural, Rancho Jarabe SPR de RL de CV, repentinamente hizo su reconversión al negocio de suministro de equipos y aparatos para realizar diagnósticos médicos.

Esa SPR inició operaciones al cuarto mes de la administración estatal del morenista Adán Augusto López Hernández, pues se dio de alta en el Servicio de Administración Tributaria (SAT), el 28 de marzo de 2019, con domicilio fiscal en una residencia del exclusivo fraccionamiento Framboyanes, Mangos 197, en esta capital.

A su vez, la Secretaría de Administración e Innovación Gubernamental del estado (SAIG), le dio de alta y entregó a Rancho Jarabe la Cédula de Registro de Proveedores de Bienes y Servicios del estado, número 13439, el 6 de abril del 2020.

Y en menos de un mes, 30 de abril, ya le había facturado, apenas con la número 7, nueve ventiladores a un precio de un millón 740 mil pesos cada uno. El requerimiento de compra se había efectuado el 6 de abril. Tanto esta como otras requisiciones se efectuaron fast track.

Fotos Cuartoscuro

Además de Rancho Jarabe, el gobierno de Tabasco adquirió otros 33 ventiladores a precios de los más altos del país. En un millón 740 mil pesos cada uno de los 20 pagados a la empresa CODEMED S.A. de C.V.; otros dos en un millón 974 mil 320 a MEDINGENIUM S.A de C.V, que vendió otros 16 más a menor precio; mientras DERIMEX S.A. de C.V, vendió once ventiladores en un millón 740 mil pesos cada uno.

También a empresas de reciente creación, el gobierno morenista de Tabasco, la entidad natal y donde gobierna el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, las benefició con la compra de insumos médicos.

A Soluciones Preventivas Fenix S.A. de C.V. además de insumos médicos se le compraron 13 ventiladores en un millón 734 mil 200 pesos cada uno, según la tercer factura expedida en su historia, por la cantidad de 63 millones 611 mil 871 pesos, pues también vendió otros equipos médicos menores.

La empresa fue creada tres meses antes del inicio del actual gobierno, y solicitó a la SAIG, hasta el 13 de abril del 2020, otorgarle el alta como proveedor de insumos y equipo médico, según oficio de solicitud entregada por esa sociedad mercantil.

Sin embargo, la Secretaría de Administración e Innovación del estado le había efectuado la requisición una semana antes, 6 de abril, según el sello estampado en la factura recibida donde señala que la compra fue en la Modalidad de adjudicación directa "34 Bis" Anexo 2, y cuyo original resguarda la misma SAIG.

El 2 de octubre, se le adjudicó directamente a Soluciones Preventivas Fenix, otro contrato de compraventa de equipo médico y laboratorio, por seis millones 240 mil 800 pesos, firmado personalmente por la secretaria de Salud del estado, Silvia Guillermina Roldán Fernández.

Esta empresa mercantil, con domicilio convencional en Interior 10, kilómetro 10.8 carretera federal Villahermosa-Macuspana, poblado Dos Montes, Villahermosa, fue escriturada el 1 de abril del 2019, por el notario público 26, Antonio Romero Hernández, en Zapopan, Jalisco. Posteriormente, ese negocio se inscribió como proveedor del estado del sector Salud de Sonora, donde le adjudicaron 91 pequeños contratos, que en total no rebasan los tres millones de pesos.

COMO HONGOS SE REPRODUCEN EMPRESAS EN TABASCO

Otra empresa creada en agosto de 2019, el primer año del gobierno de Morena y que fue beneficiada por la 4T, es Corporativo Logístico Visan S.A. de C.V. Casi fueron las primeras facturas, las números 8 y 9 de ese nuevo negocio, con las que vendió insumos médicos para la atención del covid-19, por 25 millones de pesos.

Esa sociedad mercantil con domicilio en Paseo La Choca número 204, colonia Tabasco 2000, en Villahermosa, fue creada ante el Notario Público número 13, Melchor Hernández López, hermano menor del gobernador Adán Augusto López Hernández, también notario con licencia.

La administración estatal morenista le otorgó la Cédula de Registro de Proveedores de Bienes y Servicios, número 13354, el 9 de marzo de 2020, y dos meses después ya había efectuado su primera transacción con el gobierno del estado.

Una de sus ventas gubernamentales fue de 13 mil overoles desechables para personal médico, con precio de mil 122 pesos, mientras que otros proveedores otorgaron ese mismo producto en 381 pesos.

Otro caso lo representa la empresa Corporativo Aria del Golfo, dada de alta como proveedor del gobierno morenista, con número 12367, el 28 de febrero del 2020, y el 30 de abril ya le había facturado seis millones 738 mil 546 pesos.

Según el alta como proveedor, otorgada por la SAIG, este negocio cubre los rubros de medicinas y vacunas; equipos, accesorios e instrumental medico en general; equipos de aire acondicionado en general, su reparación y mantenimiento; accesorios, llantas y refacciones automtrices y de maquinaria agrícola y pesada; artículos y productos para aseo industrial, comercial y de hospitales; materiales de curación; y mobiliario y accesorios hospitalarios.

Sin embargo, esa empresa constituida ante el Notario Público 13, Melchor Hernández López, tiene como domicilio un departamento de interés social, número 2, en avenida Valle del Golfo, edificio 4, manzana 10, en el popular fraccionamiento Pomoca, municipio de Nacajuca. Otros dos negocios del socio principal de Aria del Golfo, como Rambla del Golfo y Gaudi Project S.A. de C.V. fueron escriturados en la Notaría número 27.

Entre las compras a discreción efectuadas por el gobierno de Tabasco, también se benefició a personas físicas dedicadas a la abogacía y sin experiencia en el ramo de las medicinas, como por ejemplo, el jurista César Octavio Cantoral Cárdenas, más conocido por litigar en tribunales de la Ciudad de México, quien facturó en junio pasado, en una sola compraventa, 25 millones de pesos.

En Boletín Judicial 112 del TSJCDMX, del viernes 21 de junio del 2019, Cantoral Cárdenas, aparece en un expediente como  apoderado general para pleitos y cobranzas de los señores Santiago León Aveleyra y Eduardo Zayas Dueñas.

Entre las compras médicas del gobierno morenista al abogado, se encuentran 15 mil kit de pruebas rápidas para coronavirus covid-19, a un costo de mil 280 pesos cada una.

INVERSION MILLONARIA CONTRA LA COVID-19

En su segundo informe de gobierno, en diciembre pasado, el gobernador Adán Augusto López Hernández afirmó que "para contener la emergencia sanitaria", mediante diversas acciones, se destinó una inversión de dos mil 500 millones de pesos.

Y se ufanó que Tabasco fue de los únicos estados "donde no hicieron falta insumos ni equipo de protección para el sector salud".

Pero al contrastar los efectos graves causados por el virus SARS-CoV-2, al parecer los millonarios recursos no surtieron el efecto esperado, comparando a Tabasco con otras entidades.

Hasta el mes de febrero, con 57 mil 454 casos confirmados acumulados, Tabasco ocupó el cuarto lugar nacional en la tasa de contagios con 2,233.58 por cada 100 mil habitantes.

De ese total de casos, sólo el 10.69 por ciento fue hospitalizado, y el 89.31 por ciento en forma ambulatoria, es decir la mayoría de los pacientes con covid-19 se atendió en su domicilio.

También, con tres mil 794 defunciones, Tabasco ocupó la décimo quinta posición nacional de la tasa de mortalidad, con 144.54 casos por cada 100 mil habitantes.

En este rubro, falleció el 72.35 por ciento de pacientes que fueron hospitalizados, y sólo el 27.65 por ciento murió en sus casas. El covid-19 fue más letal en los hombres, el 61.57 por ciento, mientras que la cifra de decesos de féminas fue del 38.43 por ciento.

A nivel sureste, Tabasco superó en cifras de la pandemia a las entidades vecinas como Campeche, Chiapas, Oaxaca y Veracruz.

Para finales de febrero, Campeche con ocho mil 841 casos se ubicó en vigésimo séptimo lugar del Ranking nacional de tasa de contagios acumulados, con 847.58 casos por cada 100 mil habitantes. Y registró el 26.44 por ciento de pacientes hospitalizados, el doble en comparación con Tabasco.

En defunciones, igual la entidad campechana registró mil 61 casos, el 28 por ciento de los decesos ocurridos en Tabasco.

Igual Chiapas, entidad vecina diez veces mayor que Tabasco, con nueve mil 995 casos acumulados registró la tasa nacional más baja, con 174.92 casos por cada 100 mil chiapanecos. También, con el 31.52 por ciento atendió el triple de pacientes en hospitales en comparación que el sector salud tabasqueño.

También, mil 430 chiapanecos fallecidos por covid-19, esa entidad registró la tasa nacional más baja, con 24.95 decesos por cada 100 mil habitantes, muy inferior a Tabasco, cuya tasa fue de 144.54 defunciones.

Además, Oaxaca y Veracruz, con poblaciones y superficies seis veces mayores, fueron otras entidades vecinas de Tabasco que reportaron una menor incidencia y menos decesos por la pandemia.

Igual, Tabasco destacaba en los casos de mujeres con embarazo/puerperio en seguimiento por infección por COVID-19, al ubicarse en el séptimo lugar nacional con 531 casos, y sexto con 11 defunciones.

ANIVERSARIO DE LA LLEGADA DE LA PANDEMIA EN TABASCO

El martes 18 de marzo de 2021, oficialmente se detectó el primer caso importado de Covid-19 en una mujer de 61 años, con domicilio en la ciudad de Cárdenas, quien había regresado de viaje por Europa.  Con la conmoción por el desconocido virus y ante la ignorancia que existía, pobladores de esa comunidad, al identificar a la paciente la acosaron en su domicilio para intentar que se fuera de la ciudad.

A partir de esa fecha los enfermos por SARS-Cov-2 continuaron apareciendo, primero los casos importados, luego brotes familiares y finalmente el virus se propagó hasta que cinco meses después prácticamente era incontrolable, al grado que los hospitales colapsaron por la alta cifra de pacientes. El 16 de julio, el sector salud registró un 16 por ciento de disponibilidad de camas de hospitalización general en el estado, pero algunos nosocomios estaban saturados.

La noche del martes 31 de marzo, la pandemia cobró la primer vida de un tabasqueño, cuando después de ocho días internado un adulto mayor de 67 años expiró en el Hospital Regional de Alta Especialidad "Dr. Juan Graham Casasús".

Antes, el viernes 20 de marzo del 2020, el gobierno de Tabasco decretó el cierre de establecimientos públicos y privados de entretenimiento, culturales, deportivos y servicios turísticos, así como reducir al mínimo la actividad de dependencias estatales. Se emitieron medidas y acciones "para detener, contener, controlar, retrasar y reducir la propagación del COVID-19 en la entidad".