ESTADOS

Se dispara en casi 80% el delito de secuestro en Nuevo León

La Fiscalía General de Justicia del Estado informó que el secuestro o privación ilegal de la libertad se disparó y en lo que va del año se tienen 230 denuncias

  • DAVID CASAS/ CORRESPONSAL
  • 17/08/2021
  • 14:00 hrs
  • Escuchar
Se dispara en casi 80% el delito de secuestro en  Nuevo León
Entre secuestros y rapto de personas en lo que va del año se tienen 230 denuncias ante la Fiscalía de Nuevo León. Foto Especial

MONTERREY.- Rodolfo “N” sufrió un secuestro exprés, lo trajeron por varios cajeros bancarios para retirar dinero, y todavía se atrevieron a acompañarlo a hacer un retiro mucho mayor en ventanilla.

Meses antes, su madre había sido secuestrada por hombres armados; la liberaron en dos días a cambio de un millón 800 mil pesos.

Rodolfo es asesor en marketing político, gana bien, asesora campañas en el extranjero, manejaba coches de lujo, el último fue un Mercedes, hoy vive con bajo perfil, inclusive, se fue de Monterrey.

De acuerdo a las cifras más recientes de la Fiscalía General de Justicia del Estado, el secuestro o privación ilegal de la libertad es un delito que se disparó y va a la alza.

Entre secuestros y rapto  de personas en lo que va del año se tienen 230 denuncias ante la Fiscalía.

Sus números indican que en julio pasado el delito se incrementó en un 78.57 por ciento comparado con junio cuando hubo un reporte de 42 casos de secuestro. El mes pasado se reportaron 75 secuestros. 

Julio pinta para ser uno de los meses con mayor índice de secuestros a personas, ya superó a agosto de 2018 cuando se contabilizaron 56.

En lo que se refiere al rapto se tienen 14 denuncias en junio contra 8 en julio.

En total durante los primeros siete meses del año se suman 230 denuncias.

El semáforo de la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León está en rojo, es julio el considerado  más violento en delitos, que incluye 110 homicidios.

Alberto Contreras por años se dedicó a la fabricación de bloques de cemento para la construcción, estaba bien establecido, "pero me cayó la mala, me levantó, me cobraron piso, luego querían más, me llevaron por dos días, les conseguí una buena lana, luego cerré", dice.

A su vez, Rodolfo no quiere saber nada de Monterrey, dice que maneja un carrito de 4 cilindros, último modelo, pero en una ciudad segura.

esc