ESTADOS

Se contradice versión oficial del crimen con la de la familia LeBarón

Alfonso Durazo dice que partieron de Chihuahua a Sonora, cuando familiares narran que fue al revés y ellos tampoco creen que los hayan confundido

  • JOSÉ GUADERRAMA
  • 05/11/2019
  • 21:57 hrs
  • Escuchar
Se contradice versión oficial del crimen con la de la familia LeBarón
Contradicciones en datos de la versión oficial sobre crimen de familia LeBarón. (Cuartoscuro)

La narrativa oficial sobre la masacre de integrantes de la familia LeBarón contradice las de los familiares de las víctimas, incluso en datos tan simples como el origen y destino de los tres vehículos en los que viajaban tres mujeres y catorce menores.

De acuerdo con la conferencia de prensa de Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Pública y Seguridad Ciudadana, la familia partió de Galeana, Chihuahua a Bavispe, Sonora, lugares donde se encuentran asentadas comunidades mormonas.

Sin embargo, una familiar de las víctimas narra que salieron del rancho Las Moras, en Sonora, dos con rumbo a Galeana, Chihuahua y otra a Phoenix, Arizona, hacia el aeropuerto.

Durazo también dijo que consideraba que el ataque había ocurrido por una confusión, mientras que la familia declara que una de las víctimas salió del vehículo y subió las manos para decir que sólo viajaban mujeres y niños, pese a lo cual fueron agredidos.

Julián Lebaron dijo que Christina Langford fue encontrada muerta afuera de auto. "Le dispararon en el pecho a quemarropa", agregó.

Su esposo David Langford dijo que Christina planeaba mudarse esta semana con sus hijos a Dakota del Norte para estar más cerca de su esposo, quien se había mudado allí para trabajar en el negocio petrolero. "No le gusta la vida de la ciudad, y estaba tratando de darles a sus hijos una vida mejor, y sacrificando estar con su esposo para hacerlo", dijo Langford.

LeBarón dijo que la familia no había recibido ninguna amenaza, aparte de las advertencias generales de no viajar a Chihuahua, donde generalmente iban a comprar comestibles y combustible.

Langford dijo que los familiares habían sido advertidos por grupos criminales de "mantenerse alejados" del camino entre La Mora y LeBarón (Galeana) por la noche, una orden que habían cumplido. "Llevamos 50 años viajando por ese camino", dijo.

LeBarón dijo que quizás los asesinatos finalmente provocarían suficiente indignación para forzar el cambio.

"Necesitamos que los mexicanos digan en algún momento:" Ya hemos tenido suficiente ", dijo. "Necesitamos responsabilidad, no tenemos eso en ningún nivel".

EL RELATO DE KENDRA LEE MILLER

John LeBarón, uno de los integrantes de la familia, compartió el relato que realizó su prima sobre los hechos en Facebook.

En éste, Kendra Lee Miller narra el inicio de lo que fue la masacre de la familia LeBarón.

"La mañana del 4 de noviembre de 2019, tres madres en tres vehículos, con 14 niños repartidos entre ellos, salieron de La Mora, una pequeña comunidad familiar en las montañas del noreste de Sonora. Dos de ellas para ver a familiares en Chihuahua y una para recoger a su esposo que llegaba al aeropuerto de Phoenix, Arizona. Nunca lo lograron. Fueron emboscados por cárteles mexicanos; baleados, quemados y asesinados a sangre fría. Eran civiles inocentes, ciudadanos estadounidenses que simplemente trataban de vivir sus vidas pacíficamente", dice en su relato.

"Durante 11 horas, sus familiares en Sonora, Chihuahua y el Medio Oeste de Estados Unidos esperaron con miedo y horror noticias de posibles sobrevivientes. El primer vehículo fue encontrado lleno de agujeros de bala y completamente quemado. Nita y cuatro de sus siete hijos que llevaba al viaje se quemaron casi hasta quedar en cenizas y sólo quedaron un par de huesos para identificar que los cinco habían estado en el interior".

Lee Miller señaló que las mujeres intentaron identificarse para evitar que les siguieran disparando.

"En otra parte del camino, unas 10 millas (16 kilómetros) adelante, iban Christina, con su bebé Faith en el vehículo, y Dawna, con nueve niños en el suyo. A ambas les dispararon desde el frente, y Christina salió del vehículo levantando las armas para que los atacantes supieran que iban mujeres y niños que iban mujeres y niños. Dio su vida para tratar de salvar al resto. Dawna y dos de sus hijos murieron en el tiroteo".

Agregó que uno de los menores escondió a sus hermanos en los arbustos y salió a buscar ayuda.

"Devin, hijo de Dawna, escondió a sus seis hermanos en los arbustos y los cubrió con ramas para mantenerlos a salvo mientras buscaba ayuda. Cuando se tardó en regresar, su hermana de 9 años decidió dejar a los otros cinco e ir ella por ayuda. Devin llegó a LaMora a las 5:30 p.m, seis horas después de la emboscada, y dio las primeras noticias sobre lo que pasó con él y la familia de Christina".

Luego de que la familia LeBarón inició la búsqueda tras el ataque en los estados fronterizos de Sonora y Chihuahua, encontraron los autos baleados y a una bebé ilesa.

"Encontraron a Faith, la bebé de Christina, en el vehículo baleado. De alguna forma estaba ilesa y viva. Estaba en su asiento para bebés, que al parecer su madre colocó apresuradamente en el piso del vehículo para protegerla".

Lee Miller escribió que al menos cinco niños, quienes resultaron heridos de bala, fueron trasladados a un hospital en Arizona, Estados Unidos.

La mujer también detalló las heridas que sufrieron los menores y quienes eran las personas que murieron en el ataque.

JGM