ESTADOS

Sandra busca justicia por el crimen de su hijo, hallado sin órganos

Lenin desapareció en Chiapas, el 30 de agosto pasado, su cuerpo fue hallado con "ausencia multiorgánica" según la autopsia de la FGE; su madre busca justica

  • CHRISTIAN GONZÁLEZ/CORRESPONSAL
  • 12/01/2021
  • 19:29 hrs
  • Escuchar
Sandra busca justicia por el crimen de su hijo, hallado sin órganos
Lenin desapareció la madrugada del 3 de agosto pasado, su cuerpo fue hallado con "ausencia multiorgánica" según la autopsia de la FGE; su madre busca justica. Fotos Christian González

TUXTLA GUTIÉRREZ.- El asesinato del joven Lenin Eliovet Alejandro Cruz Solís aún da de qué hablar. A casi cinco meses de que fuera hallado sin vida a orillas de un río de la colonia Patria Nueva de esta ciudad capital, las investigaciones en torno al caso no avanzan.

Eso lo sabe bien su madre Sandra Luz Solís Aguilar quien, en ningún momento, ha dejado de acudir a instancias como la Fiscalía contra la Desaparición Forzada de Personas cometida por Particulares en el estado, para exigir que se aclare el motivo real del deceso de quien estaba a punto de graduarse como técnico radiólogo.

Asegura a La Silla Rota, que su instinto materno no le falla: se trató de una víctima de tráfico de órganos, "corazonada" que casi es evidente en el mismo dictamen del médico forense que efectuó la necropsia de ley el pasado tres de septiembre:

"Debido a la ausencia multiorgánica y a las características del estado avanzado de putrefacción en que se encuentran las estructuras presentes del interior de las respectivas cavidades (...)", se lee en una parte del oficio sellado por la Fiscalía General del Estado (FGE) de dicha autopsia.

Lenin, quien vivía en la casa de dos compañeras que, como él, también prestaban sus servicios en el Hospital General número 2 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) del "5 de Mayo" de Tuxtla Gutiérrez, desapareció el domingo 30 de agosto por la madrugada.

LA PRIMERA PISTA DE QUE LENIN NO SUFRIÓ UN ACCIDENTE

Por cuenta propia, doña Sandra obtuvo un video en donde se observa como el 30 de agosto, alrededor de las tres de la mañana, Lenin corre por las calles de la colonia Maya, de esta misma capital, y llega a un módulo de vigilancia policiaca, había dos agentes pero no le hicieron caso, aunque tocó varias veces. Fue la última imagen que ella vio, hasta el martes dos de septiembre, cuando descendió hacia el afluente donde estaba el cadáver.

Para ella, hay algo oscuro en toda la pesquisa, pues el joven salió de fiesta el sábado 29 de agosto por la noche, con dos compañeros trabajadores del IMSS quienes, en su momento, fueron llamados a declarar ante la FGE, pero quedaron libres de cargos.

RED DE TRAFICANTES

Sandra insiste en que es posible que su vástago, de 23 años de edad, fuera víctima de una red de traficantes de órganos, en la que estarían involucrados "altos funcionarios" del estado. "Porque no es posible que a uno de sus compañeros, de nombre Edwing, le pidieron que mostrara el contenido en su teléfono celular y se negó, a diferencia del otro, Iván, que sí accedió".

Aunque le dieron el cuerpo de su hijo para que lo velaran, quienes se ofrecieron para "darle cristiana sepultura" fueron las dos compañeras con las que él vivía. Sin embargo, doña Sandra no sabe si lo cremaron o inhumaron, y nadie le quiere decir qué sucedió.

"Dirán que es extraño, pero entré en ´shock´, entonces dejé que ellas lo sepultaran, pero ya no supe qué más pasó, y las he intentado localizar, y ya hasta se fueron de Tuxtla, según están en Tapachula, y como que me bloquearon en sus teléfonos celulares o cambiaron de número, porque no me contestan", evidencia.

Otro detalle que no deja escapar es que el cadáver, cuando estaba en el río, no presentaba moretones o marcas que indicaran que Lenin rodó desde varios metros hacia abajo, pues para ella, su hijo hubiera terminado con hematomas en todas partes, lo que no fue así.

Incluso, cuestiona el supuesto estado putrefacto en el que estaba, como se determinó en el Servicio Médico Forense (Semefo), pues tampoco era notorio ni expedía un olor "insoportable", como se lo hicieron creer.

Entre otras cuestiones que no cuadran, la progenitora de 47 años de edad aún no recibe las pertenencias de su hijo, entre éstas su teléfono móvil, donde cree podría haber evidencias.

BUSCA AYUDA SIN CESAR

Apenas el 17 de octubre pasado, doña Sandra, quien ha conseguido recursos para pagar un abogado particular y sobrevivir como pueda, se dirigió al Aeropuerto "Ángel Albino Corzo" de esta entidad para entregarle un documento al propio mandatario nacional Andrés Manuel López Obrador, cuyo particular lo recibió y firmó, e incluso prometió que la ayudarían.

Aunque tiene fe de que se hará justicia en el caso de Lenin, desconfía de las autoridades chiapanecas, pues "he tratado de buscar al gobernador, y nomás no... no se ve la voluntad de ayudar", por lo que, en el momento que se pueda ante la contingencia sanitaria que se vive, viajará a la Ciudad de México para buscar, de nueva cuenta, el respaldo del presidente del país.

"A mí y a mi hijo nos mataron, solo que yo sigo en pie, pero por dentro estoy deshecha, y no descasaré hasta que se haga justicia, hasta saber dónde están los restos de Lenin... me estoy muriendo, estoy enferma", advierte quien, desde el día que vio a su hijo muerto, se viste con ropa oscura, en señal de luto.