ESTADOS

Rutas prohibidas, la migración clandestina en Chiapas

Con la ayuda de “polleros”, viajan hacinados en camiones o buscan nuevas rutas, más difíciles y peligrosas, por la selva de Chiapas

  • REDACCIÓN
  • 11/06/2019
  • 18:18 hrs
  • Escuchar
Rutas prohibidas, la migración clandestina en Chiapas
Con la ayuda de “polleros”, viajan hacinados en camiones o buscan nuevas rutas, más difíciles y peligrosas, por la selva de Chiapas. Fotos Cuartoscuro

El flujo de migrantes en territorio nacional sigue siendo constante. Centroamericanos siguen transitando por a lo largo y ancho del país junto con sus familias. Llevan consigo de uno a tres niños, muchos de ellos menores de 15 años, por lo que el viaje se dificulta. Sin embargo, no piensan regresar a su país.

El flujo no se detiene, ni si quiera con las medidas que ha tomado el gobierno mexicano luego del pacto hecho con Estados Unidos.

Pese a los controles migratorios en la frontera con Guatemala, como el aumento de elementos de la Policía Federal y militar, así como la revisión continua de camiones y transporte público, no se detiene el éxodo migratorio.

Estos retenes, instalados en 11 municipios de Chiapas, están en funcionamiento desde las 6:00 de la mañana, hasta las 9:00 de la noche. Prácticamente todo el día. Pero lo que ha provocado estos despliegues, es un aumento en la clandestinidad de migración.

En la frontera se habla de que el despliegue de fuerzas de seguridad ha llevado a muchos migrantes a retomar viejas prácticas, y así buscan entrar ilegalmente al país, mediante traficantes o “polleros”, viajan hacinados en camiones o buscan nuevas rutas por lugares que serían mucho más difíciles y por ende peligrosos, en este selvático estado.

Estas otras rutas son retomadas por criminales que trafican migrantes: la ruta del Mar, la de las Presas, la región indígena y la zona de la selva colindante con Tabasco.

En la ruta del Mar, el crimen embarca a migrantes en las inmediaciones de Ayutla o Tecún Umán, en Guatemala, para luego dirigirse por todo el litoral mexicano a bordo de lanchas tiburoneras.

En la ruta de las presas, los indocumentados entran por el municipio de Frontera Comalapa, y caminan por parte de la sierra hasta Ángel Albino Corzo, desde donde son trasladados en lanchas por la presa La Angostura; llegan a Chicoasén, posteriormente a Malpaso y por último a Peñitas, desde donde se estima que los llevan a Veracruz.

En la región indígena el tráfico inicia principalmente en la Mesilla de Frontera Comalapa; quienes resultan enganchados rodearán por caminos vecinales de La Trinitaria para llegar a San Cristóbal de las Casas para de ahí recorrer la carretera libre hasta el crucero de El Escopetazo.

Y la última ruta, una de las más viejas, es la de la zona del Petén, Guatemala, cuyo recorrido pasa por Marqués de Comillas, Palenque y Playas de Catazajá, en Chiapas, para después abordar un tren o La Bestia, para llegar a Tabasco y viajar a Veracruz.

Desde inicios de este año, la cantidad de arrestos de migrantes clandestinos se ha triplicado al pasar de 8 mil 248 a 23 mil 679 en mayo.

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador aplaudió los acuerdos con el gobierno estadounidense y anunció el desplegué de la Guardia Nacional en la frontera sur para detener la migración.

Serán más de 6 mil elementos que el Gobierno mexicano prometió desplegar para frenar el flujo migratorio y así calmar el temperamento del presidente de Estados Unidos, quien mantuvo en vilo a México toda la semana pasada con el anuncio de imponer aranceles este 10 de junio si no se frenaba la llegada de migrantes a Estados Unidos.

Este lunes, el canciller, Marcelo Ebrard, recordó que el despliegue ya estaba previsto por el Gobierno federal, pero ahora será "más rápido".

Con información de Efe y Excélsior