ESTADOS

Reforma a la Ley de Salud en NL abre nuevo frente contra religiosos

Miembros de la Comunidad Gay, así como expertos, piden al gobernador Jaime Rodríguez vetar la ley aprobada por los diputados del Congreso, pues la consideran "intolerante y regresiva"

  • DAVID CASAS/ CORRESPONSAL
  • 22/10/2019
  • 18:32 hrs
  • Escuchar

Monterrey, N. L.- Tras de que el Congreso de Nuevo León aprobó una iniciativa de reforma a la Ley Estatal de Salud, con la que los médicos podrían negarse a atender a personas de la comunidad LGBT, así como a indígenas, migrantes, mujeres que quieran abortar y pacientes con VIH, la comunidad lésbico gay calificó la reforma como un atentado a los derechos humanos de los grupos vulnerables y pidió al gobernador Jaime Rodríguez Calderón vetar la decisión de los diputados.

Liberales vs religiosos

El sociólogo e investigador Raúl Rubio Cano, así como el poeta y escritor Arnulfo Vigil Jiménez, coincidieron en señalar que las embestidas de los grupos de derecha de una ciudad ultraconservadora, como  es Monterrey, pareciera que ganan la batalla, pero advirtieron que los nuevos tiempos les obligan a adaptarse a los cambios que se resisten.

El poeta Arnulfo Vigil aseguró que esta reforma "Se trata de un lugar que ha estado presente en la historia de Monterrey, sede del conservadurismo más recalcitrante que se opone a los cambios y con el argumento de la manipulación de la religiosidad lanza embestidas a los grupos liberales".

Pues con la aprobación de esta Ley, dijo, en este sentido "se estaría acudiendo a la apertura de nuevos frentes de guerra entre los liberales y los religiosos de derecha como sucedió en la guerra cristera".

Comunidad LGBT pide a "El Bronco" vetar la Ley

A nombre del Movimiento por la Igualdad en Nuevo León, Mario Rodríguez Platas, uno de los principales dirigentes del gremio gay, dijo que se oponen a la criminalización que la reforma hace de los grupos vulnerables a quien va dirigida, toda vez que abre la puerta a que posiciones religiosas sean incluidas en la legislación estatal, en detrimento del Estado laico y los derechos humanos de las personas.

Rodríguez Platas solicitó al gobernador invoque el artículo 71 de la Constitución Local y no publique la reforma al artículo 48 de la Ley Estatal de Salud y envíe las observaciones correspondientes al Congreso. "Es más, le pedimos que vete la reforma", exige Rodríguez Platas.

También pidieron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH)  y a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) de Nuevo León, que interpongan una acción de inconstitucionalidad por la reforma. 

"La vigencia del Estado de Derecho, desprovisto de prejuicios morales y religiosos, es la garantía de una convivencia pacífica y civilizada. Ningún grupo puede imponer a otro su visión de mundo", comenta.

Una reforma intolerante y regresiva

Rodríguez Plata también atribuyó la embestida al diputado Juan Carlos Leal quien hizo la propuesta de reforma y el que "los corifeos" del Congreso le apoyaran.

"Es intolerante, regresivo, inconstitucional, afectan a la comunidad gay, a la indígena, a los migrantes, a la eutanasia, es una reforma xenófoba como los diputados", expuso Rodríguez Platas quien confía en que "El Bronco" haga uso del derecho de veto.

La iniciativa que aprobaron por mayoría – 35 a favor, cinco en contra y una abstención- modifica la fracción IV del artículo 48 de la ley y establece la "objeción de conciencia". 

La iniciativa fue promovida por el diputado con licencia Juan Carlos Leal Segovia, del Partido Encuentro Social (PES). En tanto, María Guadalupe Rodríguez Martínez, del Partido del Trabajo (PT), presentó el dictamen que aprobaron los diputados nuevoleoneses.

Por su parte, el sociólogo Raúl Rubio asegura que los grupos de derecha que financian a organizaciones religiosas son los principales orquestadores de la oposición, primero al derecho al aborto y ahora a esta reforma discriminatoria, xenofóbica e intolerante.

Pero el sociólogo cree que se echara abajo esta decisión de los diputados, porque tendrán que entender que en los tiempos modernos la situación es otra, hay apertura mundial "y no queremos para nada que se repitan hechos lamentables y sangrientos del pasado".