ESTADOS

"Que el feminicidio de mi hija Ana, de 6 años, no quede en el olvido"

El 20 de agosto del 2018, Ana de 6 años, fue víctima de feminicidio en Yucatán, el violador fue detenido pero, la familia no ha recibido la reparación del daño

  • CLAUDIA ARRIAGA/CORRESPONSAL
  • 21/02/2021
  • 12:00 hrs
  • Escuchar
Que el feminicidio de mi hija Ana, de 6 años, no quede en el olvido
El 20 de agosto del 2018, Ana de 6 años, fue víctima de feminicidio en Yucatán, el violador fue detenido pero, la familia no ha recibido la reparación del daño. Foto Claudia Arriaga

MÉRIDA.- El 20 de agosto del 2018, Ana Cristina Gutiérrez Castillo fue víctima de feminicidio, se trata de una niña de seis años de edad, quien vivía en Tahdziú, Yucatán considerado como uno de los municipios más pobres de América Latina.

Y aunque el culpable fue detenido y sentenciado a 35 años de prisión en un procedimiento abreviado, la familia está muy lejos de recibir la reparación del daño, como es la ayuda psicológica y un apoyo económico.

El proceso se encuentra atrapado en medio de la burocracia. Ya que según les explicaron, el juez que se encargó de llevar el caso, no ha entregado el expediente a la Comisión Ejecutiva Estatal de Víctimas (CEEAV).

Para María Paula Castillo, madre de Ana Cristina, cada día representa un reto y confiesa lo difícil que ha sido seguir adelante:

“Pues yo recuerdo su sonrisa, si estuviera aquí ya habría crecido más y seguiría siendo la misma niña bonita de antes. Era una niña traviesa, pero ya no está aquí con nosotros”.

El día del ataque, Ana Cristina regresaba de casa de su tía, la cual estaba a menos de 80 metros de distancia de la suya, portaba un huipil blanco con detalles bordados y un listón azul en una manga.

La pequeña no provocó a nadie y mucho menos cometió algún error, sin embargo, eso no detuvo a Carlos Felipe V.Y. de 19 años de edad, quien la agredió física y sexualmente para luego tirar su cuerpo en el fondo de un pozo.

Ni la idea de que el feminicida esté en la cárcel consuela a su madre, nadie le devolverá la vida a Ana: “La verdad no sé por qué tiene que salir a los 35 años, yo no le hice nada a ese muchacho, no sé por qué lo hizo, si los veía en la calle y me hablaba yo les respondía. Ya no está aquí la familia, no sé para dónde se fueron”, acotó.

La única petición de María Paula es que el feminicidio de su hija no se quede en el olvido, recordó que, a pocos días de haber ocurrido, las y los habitantes de Tahdziú salieron a las calles a protestar. Y hoy no cuentan con ningún apoyo del municipio y mucho menos de las instituciones.

Con la pandemia de la covid-19, la situación económica de la familia se volvió más complicada, es gracias a que se dedican al campo, que pueden consumir el maíz y frijol que cosechan. En lo que refiere al pago de los servicios como la energía eléctrica, María Paula logra pagarlos buscando algo de costura para juntar dinero.

Ana Cristina vive ahora en la memoria de sus seres queridos, y sus cinco hermanitos se volvieron el motor de su mamá para salir adelante: "A veces me siento triste porque sé que no la volveré a ver, la pienso y me dan ganas de llorar por ella y después se me pasa. Las vecinas me dicen que no lo piense tanto porque me voy a enfermar y quién cuidará a mis demás niños”, explicó María Paula.