ESTADOS

Pobreza, desempleo y PIB a la baja: así pega la crisis a los estados

Los mayores impactos para las entidades se dan en turismo, aviación, hoteles, restaurantes, entretenimiento y el comercio; crisis de informales se agudiza

  • REDACCIÓN
  • 22/07/2020
  • 19:38 hrs
  • Escuchar
Pobreza, desempleo y PIB a la baja: así pega la crisis a los estados
Los mayores impactos para las entidades se dan en turismo, aviación, hoteles, restaurantes, entretenimiento y el comercio; crisis de desempleo y comerciantes informales se agudiza

Después de cuatro meses de parálisis económica, México comienza resentir los verdaderos estragos de la pandemia por coronavirus. El desempleo ha agudizado la pobreza en muchas regiones y las entidades pierden, día con día, crecimiento económico.

También lee: Estados aportan más, Federación les da menos 

El mayor impacto para cada una de las entidades se produce en servicios como el turismo, la aviación, ocupación hotelera, restaurantes, entretenimiento y comercios, con excepción de los supermercados, farmacias y otros servicios declarados como esenciales.

Datos revelados hace una semana indican que más de 12 millones de mexicanos han perdido su empleo a raíz de la crisis derivada de la pandemia. Quienes trabajan en el sector informal sostienen no tener opciones, y quienes tenían un contrato y lo rescindieron, están recurriendo a tribunales o a retirar los fondos destinados para su pensión de la vejez.

En Tamaulipas, quiebran 5 mil comercios, en entre ellos el de Rosy

Con sus ahorros y parte de su jubilación, Rosalinda Mendoza instaló hace dos años una tienda de ropa para mujer y zapatillas, en calles del centro de Ciudad Victoria. “Sacaba para cubrir los gastos, la utilidad  era apenas para ir viviendo”.

Gasté poco más de 150 mil pesos en comprar mercancía, vestidos, bolsas, zapatillas y demás, para abrir la tienda. Otros 30 mil en pintar el local, instalar un equipo de aire acondicionado. Me gasté mis ahorros y algo de la pensión. Pero ahora yo, como otros comerciantes, no podemos sobrevivir

Tengo que pagar a una empleada, pagar la renta del local, la luz, agua, impuestos y demás. Definitivamente esto no es negocio y la situación empeora cada vez más

Hoy la tienda “D Rosy” forma parte de los más de 20 mil comercios  que se encuentran afectados en Tamaulipas por los efectos de la pandemia del coronavirus.

Según las estimaciones de la Federación Estatal de Cámaras de Comercio  y Servicios de Tamaulipas, durante los cuatro  meses de la pandemia, el monto de las pérdidas se estiman en alrededor de 20 mil millones de pesos.

(Fotos Cuartoscuro)

Abraham Rodríguez Padrón, director de la FeCanaco, estimó que las pérdidas en promedio mensual son de 4 mil millones de pesos.

Se perdieron las ventas de las vacaciones de Semana Santa, de las graduaciones, los festejos del Día de la Madre, del Día del Padre, el Maestro, todas estas ventas y más se han perdido. Pero lo más grave es que por ahora no hay una expectativa de mejoría a corto plazo

La Federación Estatal de Cámaras de Comercio y Servicios  de Tamaulipas tiene un registro de poco más de 20 mil comercios de productos y servicios, de los  cuales un 20 o 25 porciento no volverán abrir debido a que  ya no pueden pagar la renta, impuestos, IMSS, INFONAVIT, sueldos y otras obligaciones patronales.

Se estima que unos 5 mil comercios en la entidad no volverán abrir, pues les resultara mucho más costosa la reactivación ante la falta de créditos para poder disponer de capital de trabajo.

En tanto, los reportes del IMSS indican que a mayo se habían dado de baja 27,573 trabajadores, lo cual es solo un indicador de la pérdida de empleos en la entidad.

En Puebla, 400 pierden su empleo cada día

Cuatrocientas personas al día han perdido su empleo en Puebla durante los meses de marzo, abril, mayo y junio por la pandemia de coronavirus, de acuerdo con información del IMSS.

En junio de este año el IMSS tenía registrados 586,976 empleos en Puebla contra los 627,073 que se tenían en el mismo mes de 2019. La pandemia provocó que 40,097 personas se quedaran sin empleo en los 117 días que van del 1 de marzo al 30 de junio pasados.

Los Semáforos Económicos de México de la organización México ¿cómo vamos? indican que Puebla necesitó generar en el segundo trimestre del año 30,250 empleos para responder a la población que se incorpora al mercado laboral, sin embargo, generó menos del 75 por ciento de la meta.

Si se suman los 30,250 que se tenían como meta a los 40,097 perdidos por la pandemia, la situación del estado indica que se necesitan al menos 70,347 plazas para atender la demanda.

Esta semana, Francisco Lobato Galindo, presidente de la Red Mexicana de Franquicias, dijo que el covid-19 ocasionó el cierre de 1,500 franquicias ubicadas principalmente en la ciudad de Puebla y los municipios de la zona conurbada. Los franquiciatarios de gasolineras, hoteles, restaurantes y cafeterías, agregó, están vendiendo hasta 40 por ciento por debajo del valor real para pagar deudas o liquidar al personal.

El Consejo Coordinador Empresarial y sindicatos publicaron un desplegado en el que señalan que “miles de trabajadores se han solidarizado con los empresarios para reducir su sueldo hasta 50 por ciento, pero esto es insostenible (…) y de no ser por los empresarios, la cifra de 40 mil empleos perdidos hubiera aumentado”.

El cierre más reciente fue el del Hotel Royalty, ubicado en uno de los portales del Centro Histórico de Puebla; fue punto de reunión de políticos, periodistas, y empresarios, así como sede de ruedas de prensa. Aunque prevé reabrir en enero, este mes quedaron sin empleo alrededor de 98 personas.

Chiapas, entre la pobreza laboral y la informalidad

Chiapas, estado cuya economía depende en al menos 73.1 por ciento de la informalidad (datos del Inegi), presenta hoy un panorama aún más adverso en el rubro económico: solo en empleos formales (primer semestre del año), perdió cerca de 7,653, de acuerdo con el IMSS.

En pocas palabras, advierte la plataforma económica “México ¿cómo vamos?”, la entidad generó menos del 75% de la meta para el primer semestre del año, es decir un estimado de 22,550 empleos formales.

De los de los 227,204 trabajadores asegurados que tenía la entidad, en la actualidad quedan poco más de 220 mil en esa condición, “caída” que representa un aproximado de -3.07%, lo que coloca a la entidad chiapaneca en el sitio número 25 a nivel nacional, “muy por debajo” de la media. Esta cifra, de acuerdo con la misma fuente oficial, es similar a la registrada en el 2012.

En pobreza laboral, Chiapas pasó, del primer trimestre del año pasado al mismo lapso de este 2010, de 68.4% a 66.3%.

Con base en el análisis de expertos locales en tópicos financieros, de seguir en esta tendencia la economía, Chiapas se desplomaría hasta en 40 o 50 puntos porcentuales, lo que sería catastrófico.

Con base en información del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el panorama es más “sombrío” de lo que parece, a cuatro meses de que se “estacionara” la pandemia en Chiapas: prueba de ello es que el 20% de sus empresas afiliadas, es decir alrededor de 1,500 (de las casi 6 mil con las que cuenta), cerrarán de forma definitiva sus puertas, en detrimento de por lo menos 4,500 empleados.

Para Arturo Marí, su presidente, es lamentable que aún no haya una estrategia de apoyo sólida para el rescate de esos establecimientos y el mantenimiento de la plantilla laboral, “pero estamos abiertos a buscar ese rescate en unidad”.

De hecho, la mayoría de los empresarios afiliados a la Coparmex ha tenido que prescindir de la mano de obra de hasta en 50% de su personal.

En la misma tónica, la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) calcula que, en lo que va de la contingencia sanitaria, han quebrado cerca de 2 mil negocios con venta de alimentos, de las casi 19 mil que contabiliza a nivel estatal. Es decir, se traduce en una pérdida de más de mil millones de pesos solo en ese sector.

En BC, Turismo es el más golpeado

Todavía con semáforo epidemiológico en rojo, Baja California sigue reactivando sectores de la economía en un intento por aminorar la pérdida de empleos.

Casinos, centros comerciales, hoteles, gimnasios y restoranes han estado reabriendo sus puertas y adaptándose a la “nueva normalidad” con aforos restringidos y medidas de higiene para los visitantes.

Al inicio de la pandemia la Secretaría de Economía y Turismo Sustentable (SEyTS), tenía estimado que podrían perderse unos 70 mil empleos, y para mediados de junio oficialmente contabilizó más de 22 mil plazas formales cerradas.

“Seguramente dentro de la actividad informal tendremos muchísimos bajacalifornianos que han perdido el empleo o que han dejado de trabajar en virtud de la pandemia”, comentó su titular, Mario Escobedo Carignan.

Y aunque los tres sectores aportan a los números negativos ante el IMSS, el área de servicios que es elemental en esta península ha sido el más golpeado.

El sector que más empleos ha perdido desde luego que ha sido el sector turístico. De ahí el por qué el gobernador del estado, junto con los alcaldes, hemos determinado empezar por reactivar

Informó que tan solo el fin de semana festivo por el 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos,  la ocupación hotelera registrada fue 50% menor a la de 2019.

Y en general las pérdidas económicas fueron similares, porque el año pasado los visitantes dejaron poco más de mil millones de pesos, y este 2020 la cifra apenas rebasó los 500 millones.

Pierde Quintana Roo 1,300 mdp en impuestos

La pandemia por coronavirus, que inició en Quintana Roo a partir del 13 de marzo, ha dejado graves afectaciones económicas en los últimos cuatro meses, por la falta de recaudación de impuestos, derivado de la crisis económica como efecto de la pausa de actividades turísticas, que provocó una pérdida de 1,300 millones de pesos, confirmó la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan).

“La economía cayó totalmente, hemos tenido una disminución de los ingresos estatales y municipales del 34%, que equivale a 1,300 millones de pesos aproximadamente y esto básicamente se debe a los estímulos que se otorgaron y lógicamente al quedar parada la economía del estado, pues prácticamente no tenemos recaudación”, dijo la titular de Sefiplan, Yohanet Torres Muñoz.

La secretaria de Finanzas reconoció que debido a la pandemia, la recaudación de impuesto se desplomó y los impuestos que menos recaudación han tenido y que al mismo tiempo alimentaban la mayor parte de las arcas estatales son el Impuesto al Hospedaje y el Impuesto Sobre la Nómina.

Los primero casos de covid-19 en Quintana Roo comenzaron a reflejarse el 13 de marzo, de acuerdo con los reportes de los Servicios Estatales de Salud (SESA), pero fue hasta el 24 del mismo mes cuando Sefiplan comenzó a manifestar pausas en la actividad económica e iniciar una serie de estímulos fiscales para el sector empresarial, quienes comenzarán a pagar las declaraciones de impuestos de marzo, abril y mayo, hasta octubre, noviembre y diciembre de 2020, además de descuentos del 20% para aquellos empresarios que decidieron pagar a tiempo, mencionó Torres Muñoz. 

Actualmente, en Quintana Roo, a pesar de que los hoteles en la zona norte del Estado tiene permitido operar al 30% de su capacidad, por encontrarse en color naranja en el semáforo epidemiológico, la ocupación hotelera aún no se recupera, ya que de acuerdo con datos de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos, es de 24.9% hasta el corte del 13 de julio, mientras que en los hoteles del centro en Cancún se mantienen con 17.2%.

Para la titular de la Sefiplan, antes de la pandemia, Quintana Roo destaca por ser la segunda entidad con mayor cantidad de ingresos propios, solo por debajo de la Ciudad de México

“La actividad del turismo es la que se ha visto más afectada  y nuestra economía depende básicamente de esa actividad, por lo tanto, la afectación ha sido del 34% de enero a junio”, dijo Yohanet Torres.

La titular de la Sefiplan agregó que aunado a la baja de ingresos de impuestos, durante la pandemia han tenido que invertir 421 millones de pesos, destinados principalmente a la entrega de despensas a familias y apoyos en el consumo de energía eléctrica y gas.

PIB de Yucatán registra pérdidas de 700 mdp al día

En Yucatán, la Canaco informó que durante la primera fase de la contingencia de la crisis sanitaria del covid-19, la caída del Producto Interno Bruto (PIB) fue de entre 700 y 750 millones de pesos al día. 

El presidente del organismo local, Michel Salum Francis, explicó que con el cierre de negocios no esenciales dejó de circular poco más de la mitad del PIB.

En la entidad, el sector terciario mueve 850 millones de pesos diarios y cuando no había nada de los negocios esenciales 700 millones de pesos dejaron de circular y estaba entre 100 y 150 diarios

Actualmente, con la reactivación económica de la ola 1 en la entidad, se estima que el 40 por ciento de este monto es el que circula. Sin embargo, si la situación no mejora para agosto, probablemente cierren de manera permanente cientos de negocios

Por su parte, la Canirac aseguró que en el periodo de mayo a junio han cerrado 4 mil unidades en todo el estado y se han perdido cerca de 20 mil empleos.

Cabe mencionar que hasta mayo, el titular de la Secretaria de Fomento Económico y Trabajo (SEFOET),  Ernesto Herrera Novelo, indicó que para Yucatán se esperaba una caída en el PIB entre el 7 y el 13%. “Cada caída del 1% representa 2,600 millones de pesos, es decir, estaríamos hablando de pérdidas de hasta por 33,800 millones de pesos, cifra muy cercana al presupuesto estatal anual”, dijo.

Situación que se traducía a una pérdida de hasta 80,000 empleos y afectaría en mayor proporción a la manufactura, comercio y construcción.

Sonora pierde más de 30 mil empleos, pero gana inversión de Ford

En Sonora, la emergencia que se vive por covid-19, el cierre de negocios no esenciales para evitar contagios y la paralización del sector turístico ha provocado que más de 37 mil personas se queden sin empleos formales.

De acuerdo con las últimas cifras del IMSS, este estado en el mes de febrero, antes de la contingencia, se tenía registro de 641,534 trabajadores afiliados a esta institución; sin embargo, desde el mes de marzo, los números comenzaron a caer.

Durante ese primer mes de la emergencia por coronavirus se perdieron 10,591 puestos de trabajo; en abril, 6,893; para mayo los números negativos eran de 15,301, y en junio, otros 4,661; por lo que, en el primer semestre del año, 37,362 sonorenses ya no tenían trabajo.

El secretario de Economía, Jorge Vidal Ahumada aseguró que la situación económica en la entidad no es diferente a lo que sucede en otros estados del país y el resto del mundo, donde se vislumbran más desaceleración.

Además, mencionó que algunas industrias maquiladoras podrían realizar recortes en su personal, como el en caso de Maquilas Tetakawi, en Guaymas, donde emplean a más de 17 mil personas y podrían despedir a 3 mil trabajadores.

De igual manera, debido a los casi 14 mil contagios de coronavirus en Sonora y las más de 1,300 muertes, el semáforo continúa en color rojo, por lo que la mayoría de los comercios no esenciales permanecen cerrados.

Respecto al sector turístico, el gobierno estatal decretó el cierre de playas y lugares turísticos, para evitar una mayor propagación; sin embargo, durante el verano, en años anteriores se registraba una derrama de 4 mil millones de pesos.

Ford inyecta recursos a planta en Hermosillo

Sin embargo, ante este panorama desalentador, en Sonora llegaron buenas noticias esta semana, con el anuncio de la empresa Ford Motor Company de una inversión de aproximadamente mil millones de dólares con la fabricación de la nueva SUV Bronco Sport.

El anuncio se hizo tras una reunión de empresarios representantes de la empresa estadounidense con la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano y funcionarios estatales, donde se informó que serán 160 mil unidades las que se ensamblarán en la planta de Hermosillo.

La empresa estadounidense del sector automotriz llegó a la capital sonorense en 1986, y actualmente emplea a más de 53 mil personas en sus filas y ha subcontratado a más de 91 empresas para diferentes servicios.

Cierran 2 de cada 10 empresas en Jalisco

A raíz de la pandemia, el 26.6 por ciento de los empresarios en Jalisco ha considerado cerrar su negocio, debido principalmente a factores como la falta de liquidez, incertidumbre sobre la duración de la caída en ventas o dependencia del turismo.

Además, el 2.8 por ciento de las 1,721 empresas que participaron en el sondeo de julio sobre afectaciones y reactivación gradual de las unidades económicas del Instituto de Información, Estadística y Geográfica del Estado (IIEG) ya cerró de manera definitiva, siendo la falta de fondos la causa principal.

De éstas, la mayoría eran microempresas, el 56.3 por ciento llevaba entre 3 y 5 años operando, y 33.3 por ciento, más de 10.

De acuerdo con el estudio, el 93 por ciento de los negocios sufrió una reducción en ventas a causa de la pandemia, y en 57.1 por ciento, la caída fue superior al 50 por ciento.

Asimismo, el 18.7 por ciento ya recortó su personal, y de estas, el 51.8 por ciento está considerando o en proceso de despedir a más trabajadores. En cuanto al 40.6 por ciento de empresas que tienen un crédito, 42.8 por ciento ya pidió una prórroga, 28 por ciento está considerando pedirla, y 1.6 dejó de pagarlo sin negociar.

Al mismo tiempo, 85.2 por ciento de las empresas tuvo que invertir para adaptarse a los protocolos sanitarios, y en 39.8 por ciento, el gasto fue superior a 6 mil pesos. Debido a la contingencia, 60.2 por ciento están operando bajo condiciones especiales, como limitando acceso a clientes o haciendo trabajo remoto, y 20.7 por ciento está cerrada temporalmente.

De los negocios que consideran cerrar, 60.1 por ciento afirmó que necesita ayuda del gobierno para reactivarse, y lo mismo contestó el 54.2 por ciento de los que ya cerraron. Sin embargo, del 35.2 por ciento de unidades económicas que solicitaron algún apoyo, 49.9 por ciento continúa sin recibirlo.

Covid-19 liquidó 11 mil empleos formales en Oaxaca

La pandemia por el virus SARS Cov-2 liquidó 11,187 empleos formales en Oaxaca en sólo cuatro meses. Mientras que, en marzo, en el inicio del distanciamiento social había 216 mil 340 afiliados al IMSS, junio cerró con 205 mil 143.

Si bien la cifra no es la más baja registrada en los últimos cinco años, el desplome sí es el más fuerte ya que en febrero de este año el número de personas afiliadas al IMSS alcanzó la cifra más alta desde 2016.

De acuerdo con los datos de la Consulta Dinámica o Cubo de Información del IMSS, el número de empleos formales se ha ido perdiendo mes con mes a medida que avanzaron los contagios y durante el tiempo en que los establecimientos comerciales se mantuvieron cerrados como parte de las medidas sanitarias.

Así, mientras que en marzo el número de trabajadores fue de 216,340, en abril cayó a 212,199, en mayo a 207,804 y para junio 205,143, en suma, de marzo a junio una pérdida del 5.8 por ciento de los empleos.

La situación podría agravarse, pues si bien desde el pasado 6 de julio se reactivó la actividad comercial y de servicios, en el caso de la actividad hotelera y restaurantera no han alcanzado el porcentaje máximo permitido para operar durante el semáforo naranja del 20 y 40 por ciento respectivamente. En el caso de los comercios, también reportan bajas ventas y por tanto se corre el riesgo de más empleos perdidos.

La economista oaxaqueña, Ana Luz Ramos Soto, calificó como un grave error la reapertura de la actividad económica en estos momentos en que la pandemia por la Covid-19 está en su punto de efervescencia.

Lejos de ayudar a la recuperación -indicó- podría desencadenar un efecto contrario dado que al cambiar el semáforo de rojo a naranja con cifras tan altas de personas contagiadas, se corre el riesgo de que éstos se dupliquen y colapsen los hospitales. De ocurrir lo anterior, el semáforo tendrá que regresar a rojo alargando aún más el periodo de aislamiento social.

Por otro lado -expuso- el cambio del semáforo a naranja no dio resultados positivos en la reactivación económica toda vez que sólo el 35 por ciento de la población tiene un salario seguro por estar dentro del sector formal, el resto de la población vive al día y por tanto el mercado de consumo es bajo.

En NL, crisis pega a sector manufacturero

En lo que va de la pandemia en Nuevo León se han perdido alrededor de unos 85 mil empleos, pero el escenario podría alcanzar hasta las 115 plazas al cierre del 2020.

De acuerdo a cifras de la Cámara de la Industria de la Transformación de Nuevo León (CAINTRA) y la administración estatal, los resultados son de abril, mayo y junio, pero con seguridad aumentarán al actualizarse con julio. 

Las cifras son del IMSS, según el reporte de la CAINTRA, y destaca que se afecta a unas 315 mil personas con la pérdida de esas 85 mil plazas formales y en donde el sector manufacturero tiene un impacto del 87.7 por ciento. 

Para Roberto Russildi, secretario de Economía y del Trabajo de Nuevo León, tan sólo en los primeros cinco meses del año se perdieron 63 mil 155 empleos registrados en el IMSS, pero plantea un escenario posible que al cierre del 2020 podrían ser 115 mil. 

Si se siguen los protocolos y las estrategias de reactivación, podrían ser mucho menos, dijo el funcionario.

Tabasco, con estrechez financiera debe pagar deuda de corto plazo

Con problemas financieros por recortes de participaciones federales y por descenso en ingresos propios, Tabasco se enfrenta al compromiso de liquidar, para agosto próximo, cuatro empréstitos bancarios pactados a corto plazo, por 2 mil 450 millones de pesos, adquiridos a finales de 2019, para “cubrir insuficiencias de liquidez de carácter temporal”.

Con ese argumento, a finales del 2019, el gobierno de Tabasco contrató cuatro endeudamientos con el mismo número de bancos.

Los cuatro empréstitos se realizaron antes de que se presentara la pandemia, cuando ya la administración estatal enfrentaba problemas de liquidez, y con la emergencia sanitaria, se acentuó la estrechez presupuestal de Tabasco.

El pasado lunes 20, Said Arminio Mena Oropeza, secretario de Finanzas del estado admitió la estrechez presupuestal que se enfrenta pues el presupuesto estatal que inició con el año, sufrió recortes tanto en participaciones federales como en ingresos propios.

Recordó que desde el inicio de la administración, el gobierno estatal trabaja con un déficit presupuestal de alrededor de 5 mil millones de pesos, por lo que ha sido indispensable hacer ajustes para trabajar con los recursos que se tienen. “Es un déficit presupuestal que enfrentamos día con día y eso es lo real”.

Pero, afirmó que el Gobierno del Estado ha cumplido con todos sus compromisos, como el pago a sus trabajadores cada quincena, a proveedores y se tienen garantizados los salarios por lo que resta del año, incluyendo sus prestaciones de diciembre próximo.

La deuda pública del Estado hasta finales del mes de junio, era de siete mil millones de pesos y en los siguientes meses, se pagarán alrededor de 800 millones de pesos, estimó el responsable de las finanzas  del estado.

Said Mena Oropeza mencionó que por la emergencia sanitaria del covid-19, se replanteó el presupuesto del Gobierno del Estado, para darle al sector salud los recursos necesarios para atender la pandemia, así como a la seguridad, por lo que ninguno de los dos rubros sufrió recortes en sus presupuestos para su operación.

Se replantearon los recursos a otras dependencias para tener diversos ahorros, como viáticos, papelerías, energía eléctrica, entre otros y hacer frente a la emergencia.

Por su parte, el gobernador Adán Augusto López Hernández ha señalado que el mayor gasto realizado por su gobierno es en la atención de la pandemia, al estimar que se había realizado una inversión de alrededor de 2 mil millones de pesos.

POR MARLENE VALERO, ALEJANDRA GALICIA, CLAUDIA ARRIAGA, CITLALLI LÓPEZ, ARNOLDO GARCÍA, ISRAEL VELÁZQUEZ, CHRISTIAN GONZÁLEZ, EDUARDO RUBIO, DAVID CASAS Y ROBERTO BARBOZA