ESTADOS

Personal de salud en Chiapas, entre la ansiedad y el temor a la vacuna

La Sección 50 del Sindicato de Salud en Chiapas urgió la llegada de la vacuna contra la covid pero no han informado cuándo se aplicarán las dosis a su personal

  • CHRISTIAN GONZÁLEZ/CORRESPONSAL
  • 07/01/2021
  • 16:27 hrs
  • Escuchar
Personal de salud en Chiapas, entre la ansiedad y el temor a la vacuna
La Sección 50 del Sindicato de Salud en Chiapas urgió la llegada de la vacuna contra la covid pero, no han informado cuándo se aplicarán las dosis a su personal. Fotos Christian González

TUXTLA GUTIÉRREZ.- Sandy Velázquez es una de las cerca de 7 mil trabajadoras del sector Salud de Chiapas que podrían ser beneficiadas con una de las vacunas para evitar contagios por la covid-19. Ella, como otros cerca de 900 compañeros y compañeras sabe lo que es infectarse; sentir los estragos del virus en su cuerpo, como hinchazón y dolor en espalda y huesos.

Aunque la enfermera del Hospital “Dr. Gilberto Gómez Maza” de esta ciudad capital recuerda que recibió en su momento la sustancia orgánica que la protegería contra la influenza AH1N-1, la cual le provocó reacciones adversas en su organismo, advierte que, con todo y el miedo que esto genere, está dispuesta a ser vacunada, “pues esa reacción es muy normal”.

Sandy es una joven profesionista originaria del municipio de Villaflores, en la región Frailesca de la entidad, y fue entrevistada por La Silla Rota, dos meses antes de que se contagiara del nuevo coronavirus (en julio).

En ese entonces, relató las peripecias que sorteaba, el temor constante que la asediaba y que por eso se había preparado en vísperas de la llegada de este mal a Chiapas: compró traje especial, paquetes de cubrebocas KN95, googles, guantes y todo lo necesario para protegerse. Sus esfuerzos casi fueron en vano y hoy vive para contarla.

Sandy Velázquez, enfermera. 

REBROTE ES LATENTE

En la actualidad, el virus recobra en estas tierras del Sureste mexicano fuerzas luego de varios meses de bajo índice de contagios: solo en los últimos tres días, la Secretaría de Salud (SS) del estado reporta seis muertes y más de una treintena de contagiados. De hecho, la misma fuente arroja que, desde marzo del año pasado hasta hoy (séptima semana consecutiva en semáforo epidemiológico verde), suman 7 mil 494 contagios, con 578 decesos.

No obstante, la Sección 50 del Sindicato de Salud de la entidad, a través de su lideresa María de Jesús Espinosa de los Santos, subraya que en los primeros seis días de 2021, ya tienen a 21 compañeros enfermos y dos fallecidos. Durante el 2020, la cifra alcanzó los 900 contagiados y medio centenar de perecidos.

Pese a que es una cuestión urgente, hasta el momento, la SS no ha informado cuándo se aplicarán las dosis anticoronavirus a su personal, ni mucho menos la estrategia que se empleará. Sin embargo, Comunicación Social de esa dependencia, a solicitud de este portal de noticias nacional, se comprometió a que, en cuanto los tenga, ofrecerá todos los pormenores.

PONEN EL DEDO EN LA LLAGA

Para María de Jesús Espinosa, secretaria general de la Sección 50 del Sindicato de Salud, más que preocupación por las reacciones adversas en algunos trabajadores, lo que genera incertidumbre es la velocidad con que una vacuna, en este caso para protegerse de la covid-19, fue sacada para aplicárselas.

Por experiencia, aclaró que una sustancia orgánica de ese tipo tarda hasta dos años para ser probada en seres humanos, como ha ocurrido con algunas anteriores como para la influenza A-H1N1 que, en su momento, causó estragos en la salud de los pobladores.

Entre otras aflicciones, reveló que el estado no cuenta con las condiciones o infraestructura necesarias para mantener en refrigeración una vacuna antiCovid-19, “eso nos da un poco de miedo”.

De acuerdo con ella, de los más de 22 mil trabajadores de la Salud que hay en Chiapas, a cerca del 30% les correspondería aplicársela una vez que llegue a la entidad, es decir se habla de quienes están en la primera línea de combate del nuevo coronavirus en hospitales.

Hasta el momento, refirió que no hay una fecha para que las vacunas para evitar contagios por SARS COV-2 lleguen a la entidad, “aunque sabemos cuáles son ya las indicaciones, esto cuando las comiencen aplicar acá”.

Lo que sí es casi normal, refirió en entrevista, es que una vacuna le provoque a ciertas personas alguna reacción, como lo vivió ella cuando le aplicaron la de la influenza, “estuve hospitalizada como dos días a inicios del año 2010, y no solo yo, muchos trabajadores más”.

La Silla Rota intentó buscar la opinión de otros empleados del sector Salud, sobre todo los que están en clínicas covid, sin embargo, en la mayoría permea desconfianza e incluso temor de que, por decir algo, sean víctimas de represalias por parte de quienes encabezan la dependencia para la que laboran.

El pasado 29 de diciembre, ocho trabajadores de la salud chiapanecos, entre médicos y enfermeras, fueron vacunados contra el SARS COV-2, pero en la Ciudad de México, pues son parte de un equipo de apoyo destinado al Hospital General “Dr. Eduardo Liceaga” en la Ciudad de México, cuyo semáforo epidemiológico está en rojo.

Mientras tanto, no solo en el sector público, sino en el privado, existe incertidumbre del personal médico y de enfermería porque desconocen completamente el tema de la vacuna, si ésta sirve o no y cómo sería distribuida. Están, como dicen, “con los ojos vendados”. 

Como lo manifestó el propio presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, solo en este mes se adquirirán más de 1 millón 400 mil vacunas, suficientes para todo el personal de salud de la República Mexicana que está en la llamada primera línea de atención. Hasta el momento, se advierte, alrededor de 40 mil personas ya fueron inmunizadas.