ESTADOS

Pederastia: en CDMX buscan endurecer castigos

El Congreso está por aprobar una reforma legal para hacer imprescriptible cuando la víctima tenga menos de 12 años; piden que aplique así hasta los 18 años

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 28/02/2021
  • 19:56 hrs
  • Escuchar
Pederastia: en CDMX buscan endurecer castigos
El Congreso capitalino está por aprobar una reforma legal para hacer imprescriptible la violación pero sólo a menores de 12 años. Foto Cuartoscuro

Montserrat fue abusada sexualmente por su tío cuando ella tenía entre 8 y 12 años. Mantuvo en silencio su dolor y sufrimiento durante 30 años, hasta que supo que su sobrina también fue abusada por el mismo sujeto.

También lee: Red de pederastas en Ocosingo amparada por la impunidad

Cuando lo supo, acudió a denunciarlo pero le dijeron que el delito ya había prescrito, porque habían pasado más de 5 años. Ni siquiera le tomaron declaración.

En el momento que denuncié dije ‘ya me callé 30 años y lo que conseguí fue que una sobrina pasara lo mismo que yo pasé’. Nunca lo hablé, pero intuía que algo no estaba bien conmigo. Lo de mi sobrina fue un grito de auxilio y yo quería denunciarlo a él y que la gente supiera que no se le podía dejar a menores cerca, porque además tiene fachada de ser buena persona. Me di cuenta de que las autoridades no te protegen. Se me cayó la venda de los ojos de que no te hacen caso, que estaba absolutamente sola y no había autoridad que me defendiera


De acuerdo con su experiencia personal, las secuelas de la pederastia no prescriben, por lo que esos delitos tampoco deberían hacerlo.

La Comisión de Administración y Procuración de Justicia del Congreso capitalino aprobó en diciembre pasado el dictamen sobre tres iniciativas que, respecto de la imprescriptibilidad de los delitos sexuales contra menores de edad, presentaron la diputada independiente Teresa Ramos Arreola, el diputado panista Diego Orlando Garrido y la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

En todos los casos se proponía que los delitos sexuales contra menores de edad (sin establecer límite de los 12 años) no prescribieran, es decir, que se pudiera ejercer acción penal contra los posibles responsables sin que hubiera un plazo límite.

Fotos Cuartoscuro

Sin embargo, el dictamen que se aprobó en la Comisión de Administración y Procuración de Justicia propone reformas al Código Penal local para hacer imprescriptible la violación y la violación equiparada a menores de 12 años, y aumentar la pena privativa de la libertad de 12 a 20 años, la cual actualmente es de 8 a 20.

De aprobarse en el Pleno del Congreso, en el caso de la violación a adolescentes entre 13 y 17 años y los abusos sexuales la prescriptibilidad comenzará a aplicarse cuando las víctimas cumplan 30 años, y a partir de ahí correrá el plazo máximo en el que se pueda emprender una acción legal contra este tipo de delitos, calculado con base en el término medio aritmético de la pena privativa de la libertad que corresponda al delito en cuestión.

El dictamen comenzó a discutirse luego del 22 de septiembre del 2020, cuando la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, envió una iniciativa al respecto, aunque ya había dos similares presentadas desde inicios de ese año por la diputada Teresa Ramos y el panista Diego Orlando Garrido.

El dictamen de las 3 iniciativas ya está listo desde diciembre pasado para ser presentado al Pleno y convertirse en una reforma.

Así lo explica el propio Garrido a La Silla Rota, y señala que el dictamen parece congelado al no haber fecha para su aprobación ante el Pleno. Se le preguntó sobre por qué no se aprobó también la no prescriptibilidad de los abusos, como se propuso con la violación y la violación equiparada.

“En mi iniciativa se proponía la no prescripción de toda clase de delitos sexuales contra niños. Fue el diputado Eduardo Santillán (presidente de la Comisión), quien consideró hacer la modificación”, respondió.

Para mí lo adecuado es que ningún delito prescriba, pero por ahí la presidencia de la comisión hizo la valoración para modificar esto. El siguiente paso es que no prescriban nunca


Otra modificación con respecto a la iniciativa de Garrido y de la mandataria capitalina es que la violación no prescribiera para víctimas de menos de 18 años. El dictamen de la comisión propone que ese derecho es para los menores de 12 años, y no incluye a los de 12 a 17 años, que ante la ley son también menores de edad.

DENUNCIAR VIOLACION O ABUSO SEXUAL A UN MENOR PUEDE SIGNIFICAR LA RUPTURA DE LA FAMILIA: AFECTADA

Entrevistada por La Silla Rota, Montserrat describe lo complicado que resulta denunciar una violación o abuso sufrido como menor de edad. Puede significar una ruptura en la familia, pues luego de que denunció al tipo, casi toda su familia le dio la espalda, con excepción de sus padres y su hermana.

Como ocurre con cientos de casos, le cuestionaron por qué no presentó la denuncia antes e incluso la culparon de lo que le ocurrió.

Montserrat pide que delitos como la violación y el abuso de menores no prescriban nunca, pues las secuelas quedan marcadas para siempre.

El daño nunca prescribe, tengo varios años en terapia, tengo miedos, ansiedad y secuelas y voy a vivir toda la vida con esto. No es justo que el delito prescriba


“Para mí la justicia es la reparación del daño, ni siquiera económico, sino la garantía de no repetición. Esta persona es pedófila, estamos diciendo la verdad. Muchas niñas que han sido víctimas de pedófilos no lo hablarán sino hasta años después”.

REPERCUSIÓN NACIONAL

El tema de prescriptibilidad y su vencimiento es algo que incluso tiene repercusión nacional en la actualidad, expresa por su parte Jesús Romero, quien a partir de que denunció que fue abusado por el padre Carlos López, conoció más casos como el suyo, algunos que no avanzaron porque ya habían prescrito.

Tenemos el actual caso de Félix Salgado Macedonio (candidato de Morena a la gubernatura de Guerrero). Tengo entendido que algunas de las denuncias no procederán, no por falsedad sino por prescripción


Romero se refiere así a una denuncia desechada en enero pasado, debido a que fue interpuesta 22 años después de que presuntamente ocurrió el hecho. 

NUMEROS ESCALOFRIANTES

De acuerdo con datos del Sistema de Información Estadística Delictiva de la Fiscalía General de Justicia de la CDMX, entre el 5 de diciembre de 2018 y el 12 de diciembre de 2020 se iniciaron 325 carpetas de investigación con 349 víctimas por el delito de violación, en donde la víctima fue una niña o un niño menor de 12 años.

Febrero de 2020 fue el mes con más carpetas y la edad y género de la víctima con más afectación fueron niñas de 12 años.

De acuerdo con la iniciativa presentada por la diputada Ramos, la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia (2014) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el delito de violación en México alcanza a 1 mil 764 niñas, niños y adolescentes por cada 100 mil menores y adolescentes de 12 a 17 años, mientras que los tocamientos ofensivos y manoseos llegan a 5 mil 089 casos por cada 100 mil. Además, datos del Sistema Integral para la Familia DIF apuntan a que el grupo de niñas de 6 a 12 años es el más vulnerable de vivir situaciones de violencia sexual.

Por su parte, la iniciativa presentada por Garrido afirma que se denuncian sólo uno de cada 10 casos y México ocupa el primer lugar mundial en abuso sexual infantil entre los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), “siendo alarmante, toda vez que los agresores sexuales en la mayoría de los casos quedan impunes por la falta de denuncia, jugando un papel importante la prescripción, ya que la persona no siempre se sentirá segura para denunciar previo a la prescripción del delito sexual”.

Respecto a la iniciativa de la jefa de Gobierno, en su exposición de motivos establece que los delitos sexuales cometidos contra personas menores de edad son considerados de alto impacto y la prescripción es “la pérdida de un derecho por el transcurso del tiempo a causa de no ejercer la acción con el propósito de interrumpir dicho plazo”.

Señala que cuando estos delitos prescriben se atenta contra los derechos humanos de la víctima y se permite que el agresor quede impune ante la justicia penal. Indica que la imprescriptibilidad no atenta contra los derechos de las personas imputadas, ya que en todo momento se respeta su garantía de audiencia y debido proceso.

Para combatir el delito, el dictamen elaborado por la comisión propone que, para delitos como abuso y acoso sexual a menores, estupro, incesto, actos sexuales contra menores de 12 años, corrupción de menores, turismo sexual infantil, pornografía infantil, trata de personas y lenocinio, la prescripción de los delitos comience a correr a partir de que la víctima cumpla 30 años, y venza cuando se cumpla el número de años tomando en cuenta el término medio aritmético de la pena de prisión.

“Con la reforma, los tiempos que dice la tablita, ahora correrán a partir de que la víctima cumpla 30 años”, dice el legislador panista, excepto el de violación y violación equiparada que, para esos, nunca prescribe”, reafirma Garrido.

DE LESA HUMANIDAD

La Silla Rota consultó al exsacerdote Alberto Athié quien es activista contra los abusos cometidos por integrantes de la iglesia católica en contra de menores de edad. El también ex consejero de la Comisión Nacional de Derechos Humanos dijo que la tendencia internacional es que la pederastia siga siendo delito grave.

Siempre lastimar o abusar de un niño hasta los 18 años es muy grave, más si se trata de temas sexuales. La línea es que siempre sea muy grave y no prescriba nunca, como los delitos de lesa humanidad, tortura o desaparición forzada


“El tema es si el Código local se va a acomodar a esta legislación internacional y nacional o simplemente va a seguir legislando a su modo, con intereses más o menos buenos. Pero lo que vaya a buscar legislación a modo propio, va contra la tendencia nacional e internacional”.

ALGUNAS TARDAN EN HABLAR HASTA 40 AÑOS

Montserrat es consultada sobre la imprescriptibilidad de la violación o violación equiparada, y sobre la ampliación para castigar los delitos de abuso.

Considera que, en todos los casos, violación y abuso, debería haber imprescriptibilidad. Desde su experiencia comparte lo complicado que es para una persona exponer su caso e incluso describir lo que vivió.

Eso son como argucias legales. Mi papá cuando se enteró de que yo había sido abusada, les preguntó a los abogados sobre la prescripción y todos primero le dijeron que era muy difícil probarlo y luego que el delito ya había prescrito. Entonces primero es: ¿cómo pruebo 30 años después que sí fui violada?


“En mi caso hubo tocamientos, mi tío ‘jugaba’ conmigo a tener relaciones sexuales. Yo tenía 8 años, el más de 20”. Y van emergiendo paulatinamente recuerdos de una posible violación equiparada, algo que bloqueó de su mente durante mucho tiempo.

Hay algo que aún me perturba, el recuerdo de un día despertar de alguna especie de trance en mi recámara, tenía mi ropa interior llena de sangre, pero no recordaba nada de ese día, absolutamente nada. Hoy sé que con algo me penetró y fue tanto mi miedo que mi cerebro lo bloqueó


Destapar el abuso que sufrió la impulsó a crear un grupo de autoayuda en su natal Durango. Ahí acuden otras mujeres que, como ella, han sido abusadas o violadas por algún familiar, y que luego de 20, 30 y hasta 40 años apenas han comenzado a externarlo, aunque sin que el resto de sus familias lo sepan.

“Es que los puros tocamientos ya te cambian la vida, ya son suficientes para que vivas con secuelas y no lo digo yo, lo dicen los especialistas. De esos “juegos” con mi tío tengo trastorno de estrés postraumático crónico”.

Incluso, dice que ante la falta de castigo y de acceso a la justicia, centenas de mujeres han denunciado a sus victimarios en las redes sociales, a través del movimiento MeToo.

“Muchas personas nos preguntan por qué no denunciamos, pero es lo único que nos dejan, por lo menos poner el foco rojo, decir ‘tengan cuidado con él’. Llegas al ministerio público y ni te protegen. En mi caso ni siquiera la denuncia me tomaron, porque ya prescribió. Le platiqué a la licenciada y ni siquiera me tomó la declaración. Me trató como si fuera una vieja chismosa, el tipo sigue libre y ni siquiera tuvo que dar un peso a las autoridades”.

HE VISTO MUCHOS CASOS DE PRESCRIPCIÓN

Jesús Romero denunció ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México en 2007 haber sido violado por el sacerdote Carlos López. En su caso, ante la ley el delito no había prescrito, pero como el abogado del sacerdote, que era apoyado por el entonces cardenal primado de México, Norberto Rivera, era a su vez amigo del que era procurador, Miguel Ángel Mancera, argumentó que ya había prescrito. Ello con el fin de desbaratar la denuncia.

Me decían que había prescrito, no había elementos para decir eso; luego lo quisieron archivar, estuvimos alrededor de 10 años tratando de que el juez girara orden de aprehensión, todavía vino el juicio a Carlos López y pasó hasta la segunda apelación y no se logró consumar al 100 por ciento. Él falleció por covid en el reclusorio. Faltaba lo último, había una sentencia de 63 años, pero usó su derecho a una segunda apelación y se contagió en el reclusorio


Romero también ayuda a diversas víctimas de abusos y violaciones y ha constatado que la prescripción es un obstáculo para que haya justicia. 

“Algunas víctimas hablan a partir de que sus hijos crecen y tienen la misma edad y se empiezan a preguntar y se dan cuenta que sufrieron un proceso y luego de un tratamiento empiezan a hablar y dos o tres años después presentan una denuncia, son personas de 40 a 45 años.

“Se encuentran con que ya no pueden hacer nada. Es algo muy difícil, horrible y complicado porque debemos buscar una justicia alternativa, pero cuando la ley no está de nuestro lado, uno lo busca en la familia o reconstruir su familia, pero es complicado, debe haber consecuencias para el abusador y resarcimiento para víctima”.

NO ES INMEDIATO

Lina Aguilar, del Instituto Nacional Prodefensa de los Derechos Humanos y Legalidad,  quien trabaja con víctimas de abuso o violación, considera que no debería haber prescriptibilidad, y que incluso a nivel nacional hay una iniciativa que presentaron con el senador de Morena, Alejandro Peña.

Recordó que cuando se la presentaron el senador planteó que en ocasiones es poco creíble que una víctima pueda tardar muchos años en recuperarse. Pero le dijeron que pueden pasar 30 años o más y ni siquiera se puede decir que las víctimas van a estar sanas.

Tenemos conocidos, victimas que tienen 50 o 60 años; es hasta entonces que pueden hablarlo, no es inmediato, por eso se solicita la imprescriptibiidad


Explica que no basta con alargar la prescriptibilidad. Los legisladores no toman en cuenta que en ocasiones las víctimas viven con mamá o papá, pueden pasar 30 años y siguen sin poder hablar, al seguir conviviendo con las mismas personas.

No hay un tiempo, por eso siempre se pide que no prescriba, no puede prescribir sí consideramos que este tipo de delitos ocurren en el ámbito clerical, familiar, escolar, social, que es por parte de vecinos, amigos y nos afecta como sociedad. Por eso consideramos que son delitos de lesa humanidad y no pueden prescribir.

Falta que el proceso se agilice. Es fastidioso. Hace muchos años me tocó ver el asunto de una chica violada durante años por su padrastro. Era terrible, la víctima debe enfrentar a su agresor, esto sigue pasando, debe de seguir aportando pruebas pese al daño emocional psicológico y físico. Una violación es una acción forzada, tu cuerpo se siente lastimado, forzado


 “Debemos defender la parte emocional, sicológica y física”, concluyó.