ESTADOS

ONG “rompen candados” del INM en Tapachula; hallan niños, insalubridad y deportaciones masivas

Lamentan que decenas de niños permanezcan encerrados y en condiciones precarias; denuncian deportación masiva de haitianos

  • CHRISTIAN GONZÁLEZ/CORRESPONSAL
  • 07/02/2020
  • 20:28 hrs
  • Escuchar
ONG “rompen candados” del INM en Tapachula; hallan niños, insalubridad y deportaciones masivas
Lamentan que decenas de niños permanezcan encerrados y en condiciones precarias; denuncian deportación masiva de haitianos. Foto Cuartoscuro

TUXTLA GUTIÉRREZ.- A pesar de la intervención de organismos mundiales, como Amnistía Internacional, para que Organizaciones No Gubernamentales (ONG) pudieran ingresar a estaciones migratorias para constatar las condiciones de los extranjeros que ingresan al país de manera irregular, en el Instituto Nacional de Migración (INM) persiste la opacidad y resistencias.

Lee también: Videos revelan cómo GN replegó a migrantes con gases lacrimógenos

Luego de que el 13 de enero pasado, el INM impusiera una serie de “candados” a las ONG para atestiguar las condiciones de los migrantes en las estaciones migratorias, esta semana, finalmente, integrantes del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova (Frayma) lograron entrar a la Estación Migratoria Siglo XXI, con sede en Tapachula, donde hay cerca de 900 extranjeros, la mayoría haitianos y cubanos.

En entrevista con La Silla Rota, Salva Lacruz, vocero del “Frayma”, advierte, sin embargo, que los “filtros” para acceder al sitio son más “rígidos” que antes, como el tiempo de espera para comenzar a hacer su labor. El martes pasado solo pudieron hablar con 12 migrantes.

“El ingreso es normal, pero más estricto, más controlado, cosa que preveíamos, decían que teníamos que esperar al director, lo que sabíamos que no era cierto, solo era para que esperáramos más tiempo, pero al final de cuentas hicimos nuestra labor”, externa, tras revelar que nunca han podido tomado fotos ni videos, pues está “prohibido”.

Destaca que luego de pasar el primer “filtro” con policías, llegaron a un segundo “retén” con elementos de la Guardia Nacional, que están dentro de dicha estación.  “El ambiente se pone más rígido que nunca en este sentido, por el mismo hecho de que se permita, de nueva cuenta, que la sociedad civil ingrese” a ese espacio con capacidad hasta para 2 mil personas.

Tras recordar que la labor del “Frayma” es conocer el trato que se les da a las personas al interior de ese “centro de detención” y darles el acompañamiento directo necesario (hasta que obtengan el asilo u otro trámite), especifica que las condiciones en este lugar son las mismas, es decir, “aún son inaceptables en materia de trato a las personas detenidas”. 

A pesar de que no debería haber “ni un solo niño” dentro de la estación, lamenta que en esta ocasión el número fuera superior al de los mayores de edad e, incluso, una gran cantidad viajó hasta Chiapas en calidad de no acompañados “y al final son los que más sufren en temas de salud. Se enferman más fácil”.

A raudales, la deportación de haitianos

Otra situación que “Frayma” ha “palpado” es una “larga lista” de deportaciones masivas de integrantes de la comunidad haitiana, quienes no han tenido la oportunidad de acceder al procedimiento de refugio. Incluso se prevé que en breve los haitianos, que continúan “encerrados”, sean deportados.

En cuanto a esta comunidad, se evidencia que hay algunas “barreras” para que sean aún más vulnerables, como el hecho de no hablar español, además de que no han tenido acceso a la información para saber cómo funciona el procedimiento para permanecer en el país en calidad de refugiados.

“Nos revelaron que hubo por lo menos tres momentos de deportaciones masivas de haitianos, por las madrugadas y por la fuerza”, sostiene Salva Lacruz, quien descarta el tema de hacinamiento, al menos en estas visitas. “Lo que no quiere decir que en posteriores no se vivan ese tipo de situaciones”.

Actuar contra el INM

Por su parte, Luis García Villagrán, activista y coordinador del Centro de Dignificación Humana (CDH), lamenta que dentro del INM continúe la opacidad y el “doble discurso”, a pesar de que Francisco Garduño Yáñez, titular del INM, “ya se sentó” con la presidenta de la CNDH.

Ante este panorama, aclara que incluso se lo advirtieron a la quinta visitadora de la CNDH, Elizabeth Lara, es decir, de que esta instancia “alce la voz” en contra de todos los atropellos que comete el “Cártel del Instituto Nacional de Migración”.

Lo que para él es inconcebible, agregó, es que haya infantes en la Estación Migratoria Siglo XXI, quienes son mantenidos en condiciones “infrahumanas”. Por ello, insiste, la CNDH debe emitir lo antes posible una recomendación al respecto y que se apliquen los ceses de varios funcionarios, entre ellos Garduño.

“Las prácticas dilatorias son tan fácilmente comprobables con los 70 mil migrantes varados en la ciudad… hoy estuve en la Subdelegación zona Sur del INM, y todo el tiempo termina en pleito, en caos, en una anarquía por completo, porque se le siguen dando largas a los casos”, acusa.

—¿Por qué a usted le han negado la entrada a la Estación Migratoria Siglo XXI y a los del “Frayma” sí se les permitió?

—A lo mejor porque, en mi idioma, nosotros somos los rudos y ellos los técnicos. Es decir, nosotros tocamos instancias legales y los del “Frayma” son más conciliatorios. Pero también hay que analizar algo, a ellos los dejaron pasar a la parte exterior del INM, eso y nada es lo mismo, pero les doraron la píldora, les dieron un dulcecito y se la creyeron.

Ante esta realidad, afirma que como ONG insistirán en que en su momento les permitan ingresar hasta la cocina, para ver cómo se preparan los alimentos, y que les permitan ver la lista de cuántos albergados hay, en qué condiciones están, pues hasta el momento, añade, es complicado saber más a fondo.

De acuerdo con el “Frayma”, la Estación Migratoria Siglo XXI recibe al año a por lo menos 100 mil personas, “porque es el lugar desde donde se autoriza la mayor cantidad de deportaciones vía terrestre”, con el respaldo de por lo menos 3 mil camiones que parten hacia Guatemala, Honduras y El Salvador.

Se espera que el próximo lunes arribe a Tapachula una comisión de diputados y senadores inmiscuidos en el tema, como Porfirio Muñoz Ledo y Emilio Álvarez Icaza. “Urge ya que se haga algo, porque se está incendiado esto”, advierte García Villagrán.