ESTADOS

Oaxaca, el otro punto del huachicoleo en México

Tan solo en 2017 de enero a octubre, Petróleos Mexicanos reportó 69 tomas clandestinas y para el 2018, en este mismo periodo aumentaron a 135; es decir, el doble

  • ALONDRA OLIVERA/ CORRESPONSAL
  • 22/01/2019
  • 19:03 hrs
  • Escuchar
Oaxaca, el otro punto del huachicoleo en México
Los bidones donde guardan gasolina robada (Foto: Especial)

OAXACA, Oaxaca.- A pesar que  la entidad no está considerada dentro de las entidades con mayor incidencia en robo de huachicol, en los últimos tres años la problemática se disparó en un 50 por ciento.

Tan solo en 2017 de enero a octubre, Petróleos Mexicanos reportó 69 tomas clandestinas y para el 2018, en este mismo periodo aumentaron a 135, es decir el doble.

Oaxaca, otro estado que se une a la lucha contra el huachicol

La Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca y Defensa Nacional reportaron que el año pasado, 2018, se recuperaron 396 mil 613 litros de gasolina que equivalen a más de 7 millones 753 mil de pesos; en 2017 fueron 292 mil 40 litros del hidrocarburo asegurado, lo que representó 5 millones 709 mil pesos.

Mientras que en los 21 días que va de 2019, la Policía Estatal aseguró 2 mil 340 litros de combustible extraído de manera ilegal de ductos de Pemex. En suma, el huachicol representa un monto de 30 millones de pesos.

Ante este panorama, el gobernador Alejandro Murat lanzó un exhorto a los diputados federales y senadores del Congreso de la Unión para que tipifiquen como delito grave el robo de combustible.

Afirmó que el gobierno estatal se sumará al combate contra el huachicoleo, como parte de la estrategia federal implementada por el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

En Oaxaca, las regiones consideradas como focos rojos son el Istmo, Cuenca del Papaloapan y la Mixteca. Solo en el Istmo las zonas de incidencia de “chupaductos” es Juchitán de Zaragoza, Matías Romero Avendaño y El Barrio de la Soledad.

En este sentido, el gobernador de Oaxaca también dio a conocer que se reforzará la vigilancia con elementos estatales y federales en las regiones donde se han dado el mayor número de casos de robo de combustible y dónde se han detectado tomas clandestinas en ductos de Pemex.

Los “huachicoleros o chupaductos

El municipio de Juchitán de Zaragoza el robo de hidrocarburo se intensificó en solo un año, de 2017 a 2018. De hecho, en este municipio ni siquiera estaba considerado dentro de las tres demarcaciones donde había mayor huachicoleo: San Juan Güichicovi, Matias Romero y Asunción Ixtaltepec, según mostró un reporte de la entonces Procuraduría General de la República.

Este municipio tiene una ubicación estratégica, ya que por aquí pasa una de las tomas que va desde la Refinería Antonio Dovalí Jaime, en Salina Cruz, hasta Coatzacoalcos, Veracruz.

La nueva autoridad municipal que encabeza el morenista, Emilio Montero Pérez reportó que sí hay grupos criminales que se dedican al robo de huachicol. Sin embargo, no cuentan con identificación plena de ellos.

"Los conocemos como huachicoleros o chupaductos en en general", dijo uno de los empleados del ayuntamiento.

No obstante, vecinos de la colonia Fidel Peña, ubicada en la octava sección de Juchitán, donde pasa el ducto que va a Veracruz, reportaron que algunos grupos de huachicoleros son poblanos, presuntamente coludidos con exempleados de Pemex para ordeñar los ductos, dado que están capacitados y saben cómo hacerlo.

Aunque se desconoce si hay relación alguna con los operadores de huachicol hacen referencia a la captura del “capo de Juchitán”, Juan Terán, ocurrida en 2017 en el estado de Puebla, supuestamente desde donde se teje esta red.

 

Daños generados por ductos clandestinos

En antecedentes encontrados de daños por derrame se documentó los ocurridos en 2015, donde dos derrames de combustible en el poblado de Tolosita, provocaron la contaminación de un arroyo.

Eso dejó como consecuencia 18 ranchos afectados con la contaminación de parcelas agrícolas, además de la muerte de peces y aves. Personal de Pemex y autoridades estatales acudieron a limpiar la zona, pero de igual manera se han solicitado indemnizaciones por parte de los propietarios de los ejidos, mismas que aún no se han resuelto.

En 2016 también una toma clandestina de un ducto de la refinería “Antonio Dovalí Jaime” que llegó hasta la laguna “Paso Guayabo”, resultando en la muerte de peces y daños agrícolas en la zona.

mvf