ESTADOS

''Nos apuntaron con AK-47'', vive infierno familia de EU en Sonora

Lo que serían unos días de vacaciones para la familia Davis, en playas de Sonora, se convirtieron en momentos de terror tras ser asaltados por hombres armados

  • MARLENE VALERO / CORRESPONSAL
  • 09/10/2020
  • 06:40 hrs
  • Escuchar
Nos apuntaron con AK-47, vive infierno familia de EU en Sonora
Tras estos hechos, la Secretaría de Seguridad Pública de Sonora afirmó que incrementaron los patrullajes. Foto Especial

HERMOSILLO.- Lo que serían unos días de vacaciones para la familia Davis, en las playas de Sonora, se convirtieron en momentos de terror cuando un grupo de sicarios los amagaron con armas largas, para robarles todas sus pertenencias.

Puedes leer: ''Clávate al piso'': así viven enfrentamiento armado en Caborca, Sonora

Natalie y Mason Davis, habitantes de la ciudad de Mesa, en Arizona, Estados Unidos cruzaron la frontera el pasado miércoles para disfrutar con sus dos hijas del mar en Puerto Lobos, una comunidad costeña del municipio de Caborca, donde, en las últimas semanas, se han registrado enfrentamientos armados, incendios a comercios y ejecuciones.

La familia es propietaria de un departamento en esta localidad y viajan frecuentemente para vacacionar. Esta ocasión no era diferente a las anteriores y en su automóvil, un pick up Toyota Tundra TRD PRO llevaban cuatrimotos, bicicletas de montaña, hieleras y comida para sus días de descanso.

Sin embargo, cuando transitaban en el tramo de la carretera Caborca-Puerto Lobos, alrededor de las 6:00 de la tarde del miércoles, se les acercó un automóvil tipo sedán y un hombre les apuntó con una “cuerno de chivo”, para obligarlos a detenerse. Ahí comenzó el terror.

“Un sedán gris se detuvo junto a la puerta del lado del conductor, sacó un AK-47 y lo apuntó directamente a mi esposo… le ordenó que se detuviera o le dispararían. Inmediatamente mi esposo se detuvo y le ordenó salir del camino, con una ametralladora todavía apuntando a su rostro”, relata Natalie, en un amplio texto publicado en su cuenta de Facebook.

La madre de familia describió que ella y sus dos hijas todavía se encontraban en el auto cuando el sicario se subió en el asiento del conductor, no podían creer lo que estaba pasando, hasta que la voz de su esposo irrumpió el momento para pedirle al criminal que las dejara bajar.

Antes de que el hombre contestara, Natalie y sus hijas abrieron las puertas del pick up y bajaron lo más rápido que pudieron. El sicario arrancó la marcha y salió a toda velocidad por la carretera.

“Mason le suplicó al hombre que dejara salir a su familia. En segundos, todos tomamos una decisión rápida y salimos del auto inmediatamente. De hecho, fue tan inmediato que mientras el auto se alejaba, todas las puertas seguían abiertas”, continúa.

En ese momento, la familia estaba en shock. No sabían qué había sucedido, pero la estadounidense volvió en sí y sintió temor de que los miembros de cárteles de la droga continuaran todavía por la zona, así que corrieron a resguardarse en algunos campos cercanos, mientras su esposo buscaba ayuda.

Fue entonces cuando un vehículo de una empresa minera cercana pasó por el lugar y ayudó a la familia. Los trasladaron a un puesto militar, donde los ayudaron para llamar a sus familiares y personal del Consulado de Estados Unidos.

“Por unos segundos, pensé que esto también podría ser parte del cartel y querían a nuestra familia. Mason me aseguró rápidamente que estábamos a salvo. En unos momentos, estábamos hablando por teléfono con Washington y aquellos que podían ayudarnos. Se notificó al Consulado de los Estados Unidos y se nos dijo que la ayuda estaba en camino”, cuenta Natalie.

La familia ya estaba a salvo, pero no podían regresar a su hogar, ni a su país, debido al cierre parcial de la frontera por la contingencia sanitaria de Covid-19, donde a las 8:00 de la noche impiden cualquier ingreso por las garitas.

Los trabajadores de la empresa minera y los militares de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) los llevaron hasta Puerto Peñasco, una de las ciudades más cercanas a la frontera y al punto donde se encontraban.

Ahí, buscaron un lugar en los hoteles, pero ya estaban al 100% de su capacidad. Natalie cuenta que una familia se compadeció de ellos y los alojaron en su condominio, desde donde escribió esta denuncia de los momentos más difíciles de su vida.

“Ahora aquí estoy sentada en esta hermosa habitación prestada con ropa sucia, sin ninguna posesión con la que vinimos y más que agradecida por las bendiciones de este día. Mi familia está a salvo, nuestros hijos no fueron secuestrados, nuestras vidas se prolongaron y recuerdo una vez más que Dios vive y vela por cada uno de nosotros”, escribió.

Policía Estatal y Fiscalía de Sonora investigan caso

El secretario de Seguridad Pública de Sonora, David Anaya Cooley y el comisario de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) se reunieron de manera virtual con el alcalde de Puerto Peñasco, Ernesto Munro López, municipio donde se alojó y apoyó a la familia estadounidense.

Las autoridades acordaron indagar sobre los hechos ocurridos en la carretera a Puerto Lobos, así como aumentar la seguridad en esta zona del estado, conocido como Golfo de Santa Clara, que comúnmente es visitada por turistas norteamericanos.

“Con el fin de dar tranquilidad a viajeros, turistas y residentes de Puerto Peñasco, autoridades de los tres niveles de gobierno instruyeron el desplazamiento de las fuerzas policiales por ese municipio y comunidades aledañas”, señala un comunicado de prensa.

En estos operativos participan elementos de la Policía Estatal, de la Agencia Ministerial Investigadora (AMIC), de la Marina, el Ejército y la Guardia Nacional.

Cabe recordar que, en las últimas semanas, esta zona del noroeste de Sonora, en especial en el municipio de Caborca, se han registrado enfrentamientos entre grupos criminales, así como entre sicarios y agentes de las distintas corporaciones policiacas.

Además, el pasado domingo por la madrugada, los pasajeros de un autobús denunciaron que hombres armados se subieron a la unidad para despojarlos de sus pertenencias, donde los tuvieron varias horas amagados con las pistolas, en el tramo de la carretera Caborca- Altar. La Fiscalía de Sonora también investiga este hecho.

kach