ESTADOS

“No, por favor, tengo hijos”, clamó víctima de ataque en Puente de Ixtla a sicarios

Mariel Cames, empleada del penal federal, narra la forma en que ejecutaron a una de sus compañeras de cuatro balazos

  • HÉCTOR GONZÁLEZ/ CORRESPONSAL
  • 13/05/2019
  • 15:05 hrs
  • Escuchar
“No, por favor, tengo hijos”, clamó víctima de ataque en Puente de Ixtla a sicarios
Mariel Cames, empleada del penal federal, narra la forma en que ejecutaron a una de sus compañeras de cuatro balazos. Fotos Cuartoscuro

Una de las sobrevivientes al ataque registrado el viernes 10 de mayo en Puente de Ixtla en contra de trabajadores del Cefereso 16 narró cómo un grupo de sicarios abrió fuego en su contra.

Durante la protesta que este lunes realizaron afuera de su centro de trabajo, Mariel Cames, empleada del penal federal, recuerda cómo esperaba el camión de pasajeros que la traslada al Cefereso cuando comenzó a escuchar disparos.

“Yo estuve el día del atentado, estábamos esperando el autobús, cuando yo puse el primer pie sobre el autobús empezó la balacera, yo todavía alcancé a ver a los encapuchados solamente yo subí gateando y me escondí abajo de uno de los asientos y me hice como que estaba muerta, seguía escuchando muchísimos disparos”, contó.

Cuando dejó de escuchar los balazos y los sicarios huían del lugar, recuerda que abrió los ojos y lo primero que vio fu a una de sus compañeras malherida, quien segundos antes clamaba piedad a los asesinos.

Cuando oía los disparos una compañera gritó ‘¡no, por favor, tengo hijos!


Cuando yo abro los ojos mi compañera estaba a un lado de mí, herida, con cuatro impactos de bala, gritando por ayuda

A diferencia de otras trabajadoras del penal, su compañera no descansó el 10 de mayo, a pesar de ser madre, por el horario de trabajo que sostiene.


“El atentado fue el Día de las Madres, mi compañera era madre, pero justamente ella no tuvo oportunidad de descansar porque ella tiene una modalidad de horarios donde trabaja alrededor de 10, 12 horas durante cuatro días para descansar tres, pero por tener ese horario ella no fue digna de recibir ese día de descanso para estar con sus hijos”, expresó Mariel.

Uno de los reclamos de las y los trabajadores es que las internas del Cefereso gozan, en ocasiones, de más privilegios que el propio personal.

“Sé que trabajamos para ellos y está perfecto, pero para (las internas) se organizaron dos semanas de fiesta para celebrarles su 10 de mayo, entre ellos el día de hoy se iba a hacer un evento grande con mesas, manteles, una comida muy especial”.

“Es ahí la parte donde decía mi compañero del jurídico que pues a veces es excesivo el privilegio y la parte de un descuido del personal. Trabajamos para ellas, está perfecto, creemos en la reinserción social, pero ha caído en un abandono y un egoísmo muy grande hacia el personal que trabajamos para ellas”.