ESTADOS

Muere Citla, el guardián del Pico de Orizaba

Alpinistas de todo el mundo, que escalaban el volcán Pico de Orizaba, conocieron a Citla, el guardían de la montaña

  • RODRIGO BARRANCO / CORRESPONSAL
  • 29/09/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Muere Citla, el guardián del Pico de Orizaba
Citla ayudaba a los alpinistas

Veracruz (La Silla Rota).-  Alpinistas de todo el mundo, que escalaban el volcán Pico de Orizaba reportaban a su regreso a la ciudad que un perro criollo los acompañaba en su travesía, por las veredas de la cara sur de una de las  montañas más grande del mundo. 

En el 2015, un texto en un blog viralizó la existencia del can. De inmediato, por redes sociales surgieron testigos asegurando que era un ángel en las alturas dado a que ayudaba a los montañistas a regresar con bien a sus casas. 

El jueves 28 de septiembre de este 2017, activistas protectores de animales, que tenían a su cargo el cuidado de "Citla", dieron a conocer su muerte por problemas de salud derivados de sus 12 años de vida. La noticia dio la vuelta al mundo. 

Cuentan los orizabeños y cordobeses que calculan que el perro nació en el 2005 en una de esas dos ciudades, ubicadas en la zona centro del estado de Veracruz. 

Nadie sabe de manera exacta como la mascota terminó viviendo a más de 4 mil metros de altura sobre el nivel del mar, pero la versión más lógica es que en el 2009 el perrito fue llevado al volcán por un albañil. 

El sujeto era parte de una cuadrilla de trabajadores encargados de construir el Gran Telescopio Milimétrico "Alfonso Serrano", en lo más alto del Pico de Orizaba

TAMBIÉN LEE: Secuestran a Maya, la perrita rescatista de NL

Cuenta la historia de los locales que el trabajador lo llevó para que le hiciera compañía, sin embargo, cuando era hora de regresar a casa, él no quiso descender, quedándose a vivir entre la nieve. 

Cientos de veces, alpinistas aseguraban que el can los acompañaba por las veredas, los guiaba y prestaba suma atención en proteger a los que sufrían del llamado "Mal de Montaña", un mal derivado por la altura del lugar. 

Pasaron los años, y conforme se volvía más popular, quienes frecuentaban la montaña decidieron bautizarlo como "Citla", en referencia al Citlaltépetl, el verdadero nombre del Pico de Orizaba

Los habitantes de la región relatan las hazañas del perrito asegurando que en más de una ocasión salvó vidas, conduciendo a las personas a lugares seguros cuando llegaba un temporal. 

A partir de los primeros días de septiembre de este 2017, la salud de Citla estaba mermada. Sus 12 años a cuestas empezaban a pesar, por lo que sufrió de infecciones y ataques que lo obligaron a bajar del volcán. 

Grupos en defensa de los animales lo adoptaron, lo cuidaron y llevaron de manera constante al veterinario. Comenzó varios tratamientos, pero ninguno daba resultado ya. 

La tarde de este jueves, por redes sociales, sus protectores anunciaron su muerte lo que conmocionó a los habitantes de la zona centro del estado de Veracruz y a los alpinistas que tenían al perro como un ángel guardián.