ESTADOS

Morenistas en BC, de fiesta a pesar de semáforo rojo por covid

Ricardo Moreno, secretario particular de Jaime Bonilla, se casó; la alcaldesa de Rosarito, Aracely Bronwn, también asistió a otra boda

  • EDUARDO RUBIO / CORRESPONSAL
  • 28/09/2020
  • 15:06 hrs
  • Escuchar
Morenistas en BC, de fiesta a pesar de semáforo rojo por covid
Ricardo Moreno, secretario particular de Jaime Bonilla, se casó; la alcaldesa de Rosarito, Aracely Bronwn, también asistió a otra boda. Foto @pasa_en_mexico

TIJUANA.- Con el coronavirus todavía presente y con las autoridades de Baja California insistiendo en que la población debe evitar reuniones para evitar cadenas de contagio, integrantes del gabinete del gobernador Jaime Bonilla fueron cuestionados por asistir a una boda, igual que la alcaldesa de Rosarito, Aracely Bronwn.

También lee: Bonilla deja sin atención médica a derechohabientes de Tijuana

Porque, además, una de esas uniones fue la de Ricardo Moreno, secretario particular de Bonilla Valdez, quien junto al secretario de salud del estado, Alonso Pérez Rico, justificó la fiesta llevada a cabo este fin de semana en una terraza en Tijuana.

“Cinco meses tratando de casarse. Le dije: no me lo vas a creer pero a lo mejor un día me lo vas a agradecer. No te puedes casar todavía, espérate Ricardo. En fin, se esperó cinco, ya no pudo aguantar más”, comentó este fin de semana el ejecutivo estatal durante una de sus transmisiones en vivo luego de que las fotografías del festejo fueran difundidas en redes sociales.

En una de esas fotografías aparece el secretario Pérez Rico sentado en una mesa observando a la pareja de recién casados, que bailan abrazados en la pista, y a un costado suyo está el secretario general de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano.

“Cuando se tomó esa imagen estábamos ingiriendo los alimentos. Es muy difícil comer con un cubrebocas, el escenario es que nos lo retiramos y posterior nos lo colocamos (…) hay que ser también muy honestos, de todas maneras se estaban haciendo eventos”, justificó el secretario de salud en Baja California, Pérez Rico.

Añadió que por eso las celebraciones en jardines y en salones con jardines fueron autorizadas, aunque no precisó desde cuándo porque la recomendación había sido evitar aglomeraciones de más de 50 personas.

Según las palabras de Pérez Rico, a la boda del secretario particular del gobernador morenista acudieron 100 invitados (el ejecutivo estatal confirmó que no estuvo entre ellos), además de 30 personas para servir el banquete.

“Para poder ingresar había un protocolo y un filtro médico”, aseguró el secretario de salud, que este mismo sábado anunció que tras seis meses de permanecer en semáforo epidemiológico rojo, Baja California pasó a naranja; la federación ya tenía al estado en naranja desde el inicio de agosto, y recién anunció el cambio a amarillo.

TAMBIÉN LA ALCALDESA DE ROSARITO

Y cuando apenas el gobernador Jaime Bonilla con el secretario de salud habían justificado la fiesta a la que acudieron integrantes del gabinete estatal, comenzaron a ser difundidas las imágenes de la alcaldesa de Playas de Rosarito, Aracely Brown, en otra boda.

La primera edil, emanada también de Morena, respondió en su cuenta de Facebook asegurando que los protocolos de salud fueron aprobados por la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris).

 

Foto tomada de Facebook

“También soy mujer, ser humano y tengo derecho a convivir socialmente. Un gusto y un honor ser madrina de arras (…) PD: para los chismosos, la boda fue en Tijuana”, escribió en su cuenta donde publicó además algunas fotografías de esa noche.

En una de ellas, y quizá la que más sorprendió, aparece junto a Xicotencatl Leyva Mortera, el último gobernador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Baja California, retirado antes de terminar su encargo por el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, y hoy uno de los hombres más cercanos al gobernador Jaime Bonilla.

Con el anuncio del semáforo naranja en Baja California a partir de este lunes, establecimientos como restaurantes, hoteles, centros deportivos, albercas, cafeterías, parques, plazas, cines y teatros, podrán subir su aforo al 50%.