ESTADOS

Migrantes en Chiapas: hacinados, jóvenes prostituidas y bajo amenaza

La denuncia de Ernesto, migrante refugiado, llegó hasta la CEDH luego de ser testigo de las violaciones de derechos a los migrantes centroamericanos

  • CHRISTIAN GONZÁLEZ/CORRESPONSAL
  • 03/04/2020
  • 16:57 hrs
  • Escuchar
Migrantes en Chiapas: hacinados, jóvenes prostituidas y bajo amenaza
Centros migratorios en Chiapas (Foto: Especial)

Tuxtla Gutiérrez (La Silla Rota).- Contrabando de productos y prostitución de jóvenes mujeres migrantes de Honduras y El Salvador, es lo que se vive en el improvisado centro de encierro "Cupapé II", ubicado en las instalaciones de "La Mosca" en Chiapa de Corzo, a 15 minutos de la capital de Chiapas

Ernesto Vladimir Padilla Corea, indocumentado hondureño, relata que el trámite de refugio que comenzó desde hace un tiempo se ha convertido en un martirio, pues estuvo en ese espacio, en donde al menos convivió con otras 800 personas, la mayoría de las cuales permanece allí pese a la contingencia sanitaria por coronavirus. 

Lo más triste de la situación, advierte, "es que las autoridades mexicanas nos violaban los derechos humanos", e incluso señala, en principio, a dos oficiales: uno Iván Hernández y otro de apellido Jiménez quienes, argumenta, también "hacen su agosto" en ese sitio pues un solo cigarro lo comercializan en 50 pesos, mismo precio para los refrescos embotellados más pequeños. 

De acuerdo con él, los mandos policiacos eran prácticamente los proxenetas de las damas centroamericanas, a quienes les cobraban cuotas diarias de 300 a 500 pesos, para que "satisficiera" a los clientes en los baños de ese lugar.

Cuando su queja llegó al Instituto Nacional de Migración (hoy Inami), ésta no prosperó, "se hicieron de la vista gorda, por eso acudí a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH)", y a raíz de eso lo amenazaron de muerte, además de que lo hostigan y lo agreden de forma verbal. 

Ante tanto sufrimiento para hacer su trámite de refugiado, y como hizo la denuncia, "me han discriminado, agredido físicamente unos policías estatales. Además, Marisol Bonifaz, jefa de la Estación Migratoria "Cupapé I", en el Libramiento Norte oriente de Tuxtla Gutiérrez, ordena humillaciones, golpes en su contra.

Sin embargo, el acoso y la omisión continúan en su caminar, ahora en la CEDH, donde el abogado Luis Fernando Barrio Nuevo, asevera, tergiversó su declaración, es decir que colocó cosas en contra del denunciante, y lo tuvo como seis horas para que se cansara, al grado de que lo enviaron a la misma instancia pero de San Cristóbal de Las Casas, le argumentaron que no había gasolina para acudir a "La Mosca" y constatar su queja. Por eso, hoy, está nervioso, pues teme por su vida. 

Temen por migrantes ante pandemia

Ante la falta de atención a los miles de migrantes que están en este territorio y las condiciones inadecuadas, en las que una parte vive en las estaciones migratorias como la "Siglo XXI" de Tapachula, agrupaciones civiles y universidades exigieron la libertad de los mismos para evitar contagios masivos por Covid-19.

De hecho, resaltaron su preocupación por la muerte de una persona solicitante de asilo en la estación migratoria de Tenosique, Tabasco, el pasado 31 de marzo.

Mantener a las personas en detención migratoria, coincidieron, representa un grave riesgo de contagio y, además, se convierte en una violación de derechos humanos y un atentado a la vida de las personas migrantes y de quienes laboran en esos espacios de detención.

Incluso, exigieron la destitución inmediata del comisionado del Inami, Francisco Garduño Yáñez, por su responsabilidad directa en los hechos y se inicien las investigaciones correspondientes.

Para ellas, las autoridades migratorias no han impulsado medidas efectivas, especialmente del orden de la salud pública, para proteger a las personas migrantes en detención, pues incluso ocurrieron protestas: el 23 de marzo, al menos 50 migrantes que se manifestaban en la EM Siglo XXI en Tapachula, Chiapas, fueron reprimidos por la Guardia Nacional y la Policía Federal, mediante el uso de mangueras de agua, gas lacrimógeno y abuso de la fuerza.

El 29 de marzo, agregaron, se registró una manifestación al interior del centro de detención migratoria ubicado en Villahermosa, Tabasco, por los mismos motivos. Y dos días después, hubo otra protesta en la EM de Tenosique, nuevamente a causa de la incertidumbre e insalubridad en que el Inami mantiene a las personas en detención migratoria, se detalló. 

Un hombre de origen guatemalteco murió y por lo menos 14 personas fueron heridas. Según testimonios de las personas sobrevivientes, la represión fue ejercida por agentes migratorios y, de nueva cuenta, miembros de la GN.