“Megabúsquedas”: la nueva estrategia en Sonora para desaparecidos

“Megabúsquedas”: la nueva estrategia en Sonora para desaparecidos

En entrevista, Ceci Patricia Flores narra la “Megabúsqueda” a diferentes puntos del estado, en las que hallaron restos de 30 cuerpos

ESTADOS
  • MARLENE VALERO / CORRESPONSAL
  • 15/01/2021
  • 01:23 p.m. hrs
  • Escuchar

HERMOSILLO.- El colectivo Madres Buscadoras de Sonora arrancó el año con “búsquedas positivas”, como ellas le llaman, aunque encontrar más de 30 cuerpos enterrados no es nada para celebrar. Sin embargo, para estas mujeres significa estar cada vez más cerca del paradero de sus desaparecidos.

También lee: Sonora cierra 2020 con ataque contra jóvenes y más homicidios

En entrevista con La Silla Rota, Ceci Patricia Flores cuenta detalles sobre una serie de visitas a diferentes puntos del estado, que denominaron “Megabúsqueda”, en la que trabajan con el colectivo Todos somos Erick Carrillo, de Tijuana, Baja California.

La continua desaparición de personas en estas dos entidades vecinas provocó que se compartieran mutuamente las fichas con los rostros y las características de niños, jóvenes y adultos de quienes sus familiares han perdido su rastro.

Empezamos compartiendo las fichas de desaparecidos, nosotros de los desaparecidos en Sonora, que eran de Tijuana, y ellos los sonorenses que desaparecieron en Tijuana. Entonces, decidimos unirnos, hacer una megabúsqueda y que la gente nos conociera más y más personas se unan a nuestro colectivo

La madre de Marco Antonio, desaparecido el 4 de mayo de 2019, relató que decidieron comenzar el 2021 como lo terminaron: escarbando en la tierra para encontrar osamentas o cuerpos descompuestos.

Por eso, el pasado 6 de enero, 20 integrantes de ambos colectivos, en su mayoría mujeres, arrancaron los trabajos en Hermosillo, específicamente en un predio llamado 7 cerros, cerca de la carretera que va hacia Bahía de Kino.

Fotos Especiales

Ahí, las Madres Buscadoras hallaron restos óseos como un fémur, la espina dorsal y la cadera de, al parecer una persona.

Al día siguiente, el colectivo se desplazó al sur de la entidad, en Ciudad Obregón, donde se unieron algunos padres y madres de familia para también buscar entre las piedras. El 8 de enero bajaron más al sur, en Huatabampo y para el sábado acudieron al puerto de Guaymas.

En esos lugares contabilizaron cinco restos humanos, en lugares como lotes baldíos, orillas de las carreteras y ejidos.

El domingo 10 de enero, ambos grupos llegaron a la ciudad fronteriza de Nogales. El lunes, en Caborca, en el tramo carretero a Sonoyta localizaron un cuerpo envuelto en una cobija. Una llamada anónima los alertó sobre su ubicación.

Para el martes, Ceci Flores, acompañada de las madres que siempre la acompañan a búsquedas y algunos integrantes de Todos Somos Erick Carrillo, llegaron a San Luis Río Colorado, que colinda con Mexicali, Baja California.

En unos predios del ejido Mesa Rica, en la zona desértica de este municipio, sus picos y palas dieron con más restos, entre huesos, un cráneo fragmentado y otras piezas. Además, las osamentas todavía tenían sus ropas: un brassiere y pantaletas mujer, una sudadera azul con gorro y un pantalón de mezclilla azul.

Gracias a que todavía tenían sus vestimentas, estaban ahí sus credenciales de votar. Con ello, sus familias lograron su identificación.

“Los restos de estos muchachos tenían sus ropas, ahí estaban sus identificaciones y gracias a Dios la familia pudo identificarlos. Bendito Dios que ya los reunimos con su familia”, cuenta Ceci Flores.

EL HALLAZGO MÁS GRANDE: 19 FOSAS EN GUAYMAS

De acuerdo con la líder del colectivo, una persona les informó, de manera anónima, sobre la locación de varios cuerpos enterrados en el municipio costeño de Guaymas.

A este lugar, en la zona de Valle de Guadalupe, ya habían estado con trabajos de búsqueda el sábado 9 de enero, pero no encontraron nada. Sin embargo, esta persona les dibujó un croquis con las especificaciones de dónde había restos humanos.

Ahí, las madres y las personas que se les unieron a la Megabúsqueda fueron escarbando la tierra; poco a poco salieron los huesos, pero restos pequeños y calcinados.

Después de una larga jornada, lograron abrir 19 fosas, todas con personas que habían sido asesinadas y quemadas para borrar evidencias.

Él estaba asegurando que ahí estaban los cuerpos, entonces decidimos ir de nuevo, e hicimos un hallazgo positivo de las osamentas. 19 fosas y una fosa, él dice que hay más de una decena de cuerpos. Son fosas con restos calcinados, no sabemos exactamente cuántos cuerpos son

Ceci Patricia se siente satisfecha por los resultados de esta primera Megabúsqueda, con un aproximado de 30 cuerpos. Ahora espera que todos puedan ser identificados.

Por ello, la líder de Madres Buscadoras pide a todos los familiares de personas desaparecidas que acudan a las autoridades y dejen sus muestras de ADN, para hacer las comparativas con los restos hallados.

A los que tienen desaparecidos, que se acerquen a hacerse pruebas genéticas que se acerquen a buscarlos con pico y pala, nosotros somos su única esperanza, nadie más los está buscando

FGJE SONORA ASEGURA ESCENA Y LEVANTA HUESOS

La Fiscalía General de Justicia de Sonora informó que elementos periciales y del Ministerio Público acudieron a la zona de Valle de Guadalupe, en Guaymas, donde acordonaron la escena e hicieron el levantamiento de los restos.

“El Antropólogo y personal de Servicios Periciales, de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora (FGJE), realizaran en el Laboratorio Científico Forense el procesamiento e inspección del lugar en donde el colectivo Madres Buscadoras realizaron el hallazgo de restos óseos”, cita la FGJE.

Aunado a esto, informaron que, en este lugar, ubicado en el ejido Esteban Baca Calderón también localizaron casquillos percutidos, que ingresaron como evidencia forense.

Además de los restos óseos, se hallaron otros indicios, tres casquillos con alto grado de oxidación, que fueron asegurados y recolectados por personal de la FGJE

Desde que inició el colectivo Madres Buscadores de Sonora, en octubre de 2019, suman 249 que han desenterrado, principalmente en Hermosillo, pero también en Puerto Peñasco, San Luís Río Colorado, Ciudad Obregón y Guaymas. Más de la mitad ya han sido regresados con sus familias.