ESTADOS

Matrimonio igualitario, la primera revuelta en el conservadurismo de NL

Aunque en Nuevo León se sanciona la discriminación, la comunidad Lésbico Gay espera que el Congreso Local haga cambios

  • DAVID CASAS/ CORRESPONSAL
  • 09/03/2019
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
Matrimonio igualitario, la primera revuelta en el conservadurismo de NL
La comunidad Lésbico Gay cree que ahora se termina una etapa, pero seguirá la lucha porque aún hay gente homofóbica

Monterrey, N. L.- Roberto, conocido como “Robertona”, dejó de asistir a reuniones cerveceras con un grupo de amigos y conocidos, porque en su calidad de gay, cada vez eran mayores las agresiones y las burlas a su persona: “En una ocasión me aventaron hacia arriba y me dejaron caer al piso sin cacharme, estuve a punto de quebrarme la espalda, dejé de ir, era el centro de sus burlas”.

Ándale pinche joto, sírveme una cerveza y dame una botana”, dijo un bebedor al mesero de una cantina de la periferia del centro de Monterrey. Luego el cliente le reclamó que la noche anterior no le hubiera regresado un dinero de cambio, lo acusó: “Además de joto eres rata, pinche ratero, te voy a partir tu madre”, le espetó. Luego Gil, dice: “me salió lo hombre y le dije, pues órale, vente pinche viejo, le solté el primero y luego un cruzado, no se levantó”, agrega orgulloso.

Por primera vez, en Oaxaca permitirán celebración de matrimonios gay

Ellos son sólo dos mínimos casos de las agresiones, burlas y persecución que sufren las personas gay como Rosalva, una mujer homosexual que recuerda haber paseado con su pareja mujer en uno de los bares de la avenida Colón por el rumbo de la central camionera. “De pronto un cabrón ya pedo quiso ligar a mi mujer, le paré el alto, siguió, la piropeó le decía que estaba muy buena y que chingados hacia conmigo. Me levanté, fui a su mesa y sin darle tiempo de nada le solté un chingazo, con ese tuvo, estaba bien borracho”.

Aunque en Nuevo León se sanciona la discriminación en cualquiera de las modalidades, ahora la comunidad Lésbico Gay espera que el Congreso Local realice los cambios necesarios al Código Civil  para poder realizarse aquí los matrimonios igualitarios.

Y es que el Congreso del Estado dio entrada a la notificación sobre la resolución que emitió la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en la cual invalidaron algunas disposiciones de los artículos 140, 147 y 148, todos del Código Civil, en donde dan aval a los matrimonios entre personas del mismo sexo en Nuevo León.

Marco González, presidente del Congreso, instruyó para que la sentencia se publicara en un micrositio de la página oficial del Congreso local para conocimiento de la ciudadanía.  "De conformidad con la sentencia emitida por la Suprema Corte, esta presidencia hace la declaratoria de que el Congreso del Estado acatará los resolutivos dictados por el máximo órgano constitucional de la nación, en la que declara la invalidez de las porciones normativas que señala en los artículos 140,148 y en vía de consecuencia el artículo 147 del Código Civil del Estado.

Desde el momento en que terminó de leer González y dar instrucción para que se publique ya entra en marcha la acción y puede haber matrimonio. El congreso lo acepta y aunque falta modificar el Código Civil, al darle entrada y publicarlo se da por un hecho”, explica Mario Rodríguez, uno de los dirigentes de la comunidad Gay.

La diputada del PT Guadalupe Rodríguez se pronuncia en favor de legislar al respecto e ilustra el grado de indefensión de parejas de un mismo sexo en el Estado, “el del hijo de una pareja de lesbianas que nació con insuficiencia renal grave, a quien se le negaba registrarlo como hijo de ambas, con lo cual se retrasaba su atención médica, al no poder inscribirlo en el ISSSTELEON del cual eran derechohabientes las dos. Finalmente y sin modificar a la legislación vigente en la materia, el Ejecutivo Estatal aplicó el principio pro persona y el niño fue registrado con sus dos mamás”.

Con lo antes expuesto, queda clara la omisión legislativa en la que hemos incurrido al no procurar la salvaguarda de los derechos de todos los nuevoleoneses, sin distingo de su condición social, origen étnico, edad, género, preferencias sexuales. Han sido las acciones de los otros dos Poderes del Estado las que han suplido nuestra omisión”.


Con las resoluciones de la Suprema Corte y con las disposiciones del Ejecutivo federal y estatal, la historia nos ha rebasado y pareciera que con ignorar la discusión dejarán de existir las familias diversas”, destaca.


A su vez María Aurora Mata, activista, reconoce que la legislación a favor del matrimonio igualitario permitirá avanzar en un ámbito donde Nuevo León está rezagado, porque “las parejas del mismo género tenemos las mismas necesidades que las parejas heterosexuales”.

Rodríguez Plata destaca que el matrimonio entre parejas del mismo sexo amparado por la ley es la consecución de una lucha de décadas.

Esto viene a ser una serie de cuestiones que permitan consolidar que seamos como todos los ciudadanos, con todos los derechos y con todas las obligaciones. Tenemos derechos truncos y esto es el inicio de la consolidación de nuestros derechos”.


Cabe mencionar que el miércoles en la tarde, en medio de manifestaciones de organizaciones a favor de la interrupción del embarazo, el Congreso del Estado de Nuevo León aprobó una restrictiva ley antiaborto.

Con esta ley, ahora la interrupción del embarazo será motivo de cárcel en el estado y las penas para la mujer que decida abortar irán de entre 6 meses a un año de prisión.

La comunidad Lésbico Gay cree que ahora se termina una etapa, pero seguirá la lucha porque aún hay gente homofóbica, como el caso de  una pareja de mujeres de las cuales una de ellas padece arterioesclerosis degenerativa. Ellas viven al poniente de Monterrey y con el pretexto de un coche mal estacionado, un vecino homofóbico la agredió. Se interpuso una demanda judicial pues el vecino no las quiere en el barrio. Ahora se ha apaciguado el hombre ante la intervención judicial.

Y en Zuazua, localidad al norte de la zona conurbada otra pareja de lesbianas, Norma y Antonia, recuerdan que fueron agredidas por un jefe policiaco días antes del proceso electoral del año pasado. El candidato del policía perdió la elección y terminó su reinado.

Por su parte, la coordinadora del grupo parlamentario de Morena en el Congreso local, Claudia Tapia, afirma que con esta agenda los diputados podrán resarcir una deuda. ”La deuda histórica que se tiene con esta comunidad es urgente legislar ya, para no seguir postergando los derechos que les pertenecen, que se han estado bloqueando y atropellando”.

Más que un rezago en materia de derechos, lo que resalta es la insensibilidad. “Es una vergüenza para el Congreso haber tenido a personas de la comunidad LGBTTTIQ afuera de sus instalaciones, sólo para que sus derechos sean reconocidos, cuando desde 2015 la Suprema Corte de Justicia exhortó a los Congresos del país a legislar en la materia pues las leyes y códigos civiles deben adecuarse a los principios de igualdad y libertad contenidos en el primer artículo de la Constitución”.

La legisladora espera que este tema pueda dictaminarse y aprobarse en el Periodo Ordinario actual, antes del Día Internacional Contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, que se celebra el 17 de mayo.

De acuerdo con el documento presentado a Marco Antonio González Valdez, presidente de la Mesa Directiva y a la asamblea, el artículo 140 quedaría de la siguiente forma, en caso de que se aprueben los votos y la iniciativa se turne a comisiones: “Sólo pueden celebrar esponsales dos personas que han cumplido dieciocho años”.

Mientras que la definición de matrimonio, en lugar de tener fines reproductivos, sería una unión entre dos mayores de edad para procurarse ayuda mutua, guardarse fidelidad y para crear entre ellas una comunidad de vida permanente, lo que implicaría, también, una reforma al artículo 147.

José Antonio Hernández Griego, un activista que por años militó en el PAN, escribe en su sitio de Facebook: “Para nadie es un secreto que gracias a mis profundas convicciones religiosas trabajé por años en organizaciones ultraconservadoras que defendían "la moral y las buenas costumbres". Estos días he pensado mucho en esa etapa y en cómo vi de cerca que la "lucha por la defensa por la vida y la familia" es solamente un negocio y todos los que intervienen en ella son utilizados como peones en un tablero de ajedrez por líderes en las sombras que jamás dan la cara.

Escribí un artículo que no pienso publicar, al menos ahora, porque tiene tantos datos y cosas: misoginia, fanatismo religioso, tráfico de influencias, discriminación, y un largo etcétera que prefiero que queden atrás.

Hoy veo a todos esos rostros yendo a protestar y a pedir que se conserve "la única forma de matrimonio" y solamente puedo pensar que ese no es el Cristo que yo conozco, ni la fe en la que creo.

Saludo con mucho gusto y celebro que dos personas que se amen, sin importar ninguna condición, ahora puedan celebrar su matrimonio en el estado de Nuevo León. Todos los derechos, para todas las personas”.

Tan pronto se dio el fallo por parte de la SCJN los grupos conservadores de Nuevo León, apoyados por la iglesia católica y las evangélicas, así como organizaciones de derecha, salieron a protestar ante el Congreso para exigir que se apoye a la familia y se rechace el matrimonio igualatorio.

Difícil de creer que la declaración del pastor cristiano sea que los homosexuales somos una minoría y, por lo tanto, no tenemos el derecho al Matrimonio Igualitario, y digo que es difícil de creer, cuando quien lo dice, pertenece a una minoría religiosa que por décadas fue vista como la religión de los "hermanos separados" por parte de la iglesia dominante en el país y que, oh paradoja fue la ley civil la que les dio a las minorías religiosas, igualdad frente a la iglesia dominante desde noviembre 1991, y la libertad legal de -incluso- poder hoy atacar y pedir que a una minoría se le quite el derecho a tener todos los derechos como todas las personas”, refiere Mario Rodríguez sobre Juan Manuel Alvarado uno de los dirigentes evangélicos opositores.


Afortunadamente para la Comunidad LGBTTTIQ en Nuevo León, el Matrimonio Igualitario es una realidad y este acto, del ámbito civil, en nada afecta sus creencias religiosas. No es nuestra culpa, la frustración es suya, suya completamente, que la asimilen como mejor les convenga. Viva el Estado Laico”, remata.


mlmt