ESTADOS

Maltrato animal y zoofilia acechan a comunidades de Yucatán

Durante los últimos cuatro meses se han registrado agresiones físicas y de zoofilia contra animales en distintas comunidades de Yucatán

  • CLAUDIA ARRIAGA/CORRESPONSAL
  • 02/08/2020
  • 12:00 hrs
  • Escuchar
Maltrato animal y zoofilia acechan a comunidades de Yucatán
Maltrato animal y zoofilia asechan a comunidades de Yucatán (Cuartoscuro)

Mérida.- Tomasita es una gata que fue torturada y, a consecuencia del ataque, perdió el ojo derecho. Tiene la quijada fracturada y quemaduras en las orejas y la cabeza. Además, el diagnóstico del veterinario es reservado, podría morir por las lesiones.

No falleció de inmediato porque los vecinos del fraccionamiento Villa Magna del Sur, en Mérida, que la encontraron, pagaron por una cirugía de urgencia para salvar su vida.

Pamela, la dueña, no se encontraba en casa cuando la felina fue auxiliada.

"El diagnóstico del veterinario continúa siendo reservado; faltan estudios para saber si tiene daño interno, derrame o fractura de cráneo o alguna lesión que no sea visible", explica.

La minina tiene casi seis años de edad y llegó a la vida de Pamela después de un rescate. Y es la segunda ocasión que vive un episodio de maltrato. 

El caso de Tomasita se suma a los miles que ocurren en todo el país. La incidencia es tan elevada, que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en un estudio del 2015, reveló que México ocupa el tercer lugar en maltrato animal y el primero en Latinoamérica.

Se estima que al año mueren más de 60 mil animales por maltrato y los ataques más recurrentes hacia estos seres vivos son violación, abuso sexual, lesiones, abandono y muerte.

En alerta Yucatán por actos de zoofilia

En Yucatán, aunque este delito se castiga hasta con tres años de prisión y multas económicas, durante los últimos cuatro meses se han registrado agresiones físicas y de zoofilia contra animales.

Tres de estos hechos ocurrieron en el municipio de Tekax ubicado a 112 kilómetros de la capital yucateca. Todos responsabilizan a la misma persona de las violaciones. 

El primero ocurrió en abril. Kiara, una perrita mestiza, desapareció un día completo y cuando regresó a casa sus dueños se percataron de la agresión sexual. Un veterinario particular y otro enviado por la Fiscalía General del Estado confirmaron que había sido violada por el recto. La denuncia está asentada en la carpeta de investigación 526/2020.

Manchitas fue la segunda víctima, se trata de un perrito mestizo cuya violación fue grabada y a quien pudieron rescatar cuando fue agredido. La denuncia está registrada en el folio 806/2020.

El tercer caso de zoofilia fue Vaquita, tenía apenas cuatro meses de edad y uno de haber sido adoptada. La perrita desapareció una noche y su cadáver fue abandonado en la puerta de su nuevo hogar, incluso tenía un preservativo dentro del cuerpo y por los golpes todo apunta a que fue estrangulada y golpeada durante la violación. La investigación se registró en la carpeta 838/2020.

La activista Norka Cerón Ceballo, quien ha acompañado los casos ocurridos en el municipio lamentó la situación, pero espera que las autoridades no demoren en castigar al responsable.

"Espero que nunca jamás agarre a un niño, porque no sé cómo van a conciliar el sueño porque en las manos de todos está ponerle un alto a esta situación, hoy son animales, mañana serán niños" puntualizó.

Los casos mencionados comparten una característica: los perros fueron abandonados en la calle y encontraron una segunda oportunidad con nuevas familias. Esta realidad se refleja en los datos del INEGI, mismos que calculan que en México habitan cerca de 18 millones canes y solo el 30% tiene dueño.

La situación de vulnerabilidad en la que se encuentran, hace a los perros víctimas fáciles. Al respecto, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) dio a conocer que recibió más de 4 mil 200 animales que han sufrido maltrato, de los cuales el 64 por ciento son perros y el 18 por ciento son gatos.

Tekax se coloca en el mapa por las agresiones registradas contra perros.

Es el caso de Mili. Una cachorrita mestiza de tres meses que fue atacada con un arma punzocortante en la acera de su nueva casa. Tenía una semana de haber sido abandonada junto con sus dos hermanitas cuando la dueña del domicilio decidió adoptarla. 

La lesión en su estómago fue tan profunda que el veterinario tuvo que abrir más la zona para verificar que ningún otro órgano se haya lesionado. 

Otro caso ocurrió en Kinchil. Una perrita llamada Nina fue apuñalada. Luis Gilberto Cab Chuil denunció que este fin de semana su mascota recibió un navajazo en el lomo. La agresión fue reportada a la policía de la localidad, pero nunca fueron a verificar los hechos al domicilio.

Agresiones contra otros animales

El otro tanto de los animales maltratados que recibe la SEMARNAT son vacas, caballos, cerdos, etc.

En esta categoría, está la historia de un caballo ciego que llegó el martes por la noche a la casa de Olga Sugey Quiñones Martín. El equino deambulaba por las calles de Tekax y las marcas de maltrato eran evidentes.

Olga narró que no tenía un ojo y el otro lo tenía infectado, también tenía una llaga de verano, este tipo de lesiones se producen por una prolongada exposición al sol. Ella tenía la intención de conservarlo, pero llegó un hombre que dijo ser su dueño, tras un enfrentamiento y ser amenazada lo entregó.

"Me dio mucho miedo que me haga algo y tenía aliento alcohólico. Tengo una grabación donde dice que el caballo será sacrificado y que no dará ni un peso porque él lo compró", contó.

Además, en la discusión, el sujeto aseguró que el animal sería vendido como alimento para los cocodrilos del Centro de Conservación de Vida Silvestre "San Bartolomé Tekax", que es operado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Yucatán, sin justicia 

En Yucatán, el Código Penal castiga el maltrato o los actos de crueldad animal. Los artículos 408 y 409 estipulan sanciones para quien ponga en riesgo la vida o provoque la muerte de estos seres vivos, con hasta tres meses o 6 años de prisión y multas económicas de más de 50 mil pesos. 

Pero el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) informó que ninguna persona ha sido castigada por este delito.

Por su parte, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) ha presentado una iniciativa para homologar la legislación local vigente con la federal. De aprobarse, los delitos se perseguirán de oficio sin denuncia.

"Debemos facultar a la Fiscalía General del Estado (FGE) para que impute como una acción delictiva la promoción y venta de cualquier especie; además de los productos y subproductos de los animales cazados, es decir, la piel, plumaje todo lo que venga del animal", señaló el diputado Harry Rodríguez Botello Fierro.

Y también buscan duplicar las penas y sanciones administrativas para castigar a quienes cometan maltrato animal.


bl