Los 8 años de guerra de las autodefensas de Michoacán

Los 8 años de guerra de las autodefensas de Michoacán

El levantamiento armado de las autodefensas comenzó para defenderse de los Caballeros Templarios; ahora es para enfrentar al CJNG

ESTADOS
  • JUAN MANUEL GONZÁLEZ / CORRESPONSAL
  • 23/02/2021
  • 09:39 p.m. hrs
  • Escuchar

MORELIA.- Apenas pasaba el mediodía del 24 de febrero de 2013 cuando llegaba la señal que los pobladores esperaban para acabar con el asedio criminal del cártel de Los Caballeros Templarios y lo consiguieron.

También lee: Mujeres encabezan autodefensas contra "El Mencho" en Michoacán

Ese día, cansados de las extorsiones, asesinatos, secuestros, cobros de piso y violaciones a mujeres y niñas, dos pueblos se levantaban en armas.

Los jefes de plaza de esa organización criminal cobraban cuota a los habitantes hasta por metro cuadrado de construcción e, incluso, por tener banqueta.

Habitantes de Tepalcatepec y de la tenencia “Felipe Carrillo Puerto”, mejor conocida como La Ruana, conformaron los primeros grupos de autodefensas.

 

Foto Cuartoscuro

Empero, el movimiento de la lucha civil armada en esos dos poblados se fraguó desde el 12 de diciembre de 2012.

A través de Ángel Gutiérrez AguilarEl Kiro”; Hipólito Mora Chávez, de La Ruana, y Juan José Farías Álvarez, “El Abuelo”, de Tepalcatepec, acordaban levantar a sus pueblos en armas de manera simultánea.

Foto Juan Manuel González

Debido a que no se conocían y por lo peligroso que era consumar un movimiento en contra de sus verdugos, el mensajero entre ambos fue “El Kiro”, un ganadero de la región.

El hombre de avanzada edad y nacido en el rancho La Soledad recuerda que los pobladores ya estaban cansados de vivir siempre con el temor de los templarios.

Recuerda que una vez decidido que el movimiento civil armado no tenía vuelta atrás, empezó a buscar a pobladores para que los apoyaran y se sumaran a esa lucha.

Dice que aunque había personas que le preguntaban quién lo había mandado a pedirles el respaldo, Ángel Gutiérrez guardó la secrecía que se requería en ese momento.

Lo único que les decía era: ‘a mí me mandó una persona que te invite por si quieres levantarte a apoyar al pueblo; lo que sí te digo que si yo amanezco muerto mañana, tú amaneces así también


Narra que a la par, el cártel ya preparaba un embate más para apropiarse de la directriz de la Unión Ganadera, lo cual apresuró los planes.

Llegaron tres patrullas de militares a echarnos la mano y agarraron a algunos carajos de esa gente; llega El Abuelo con las playeras blancas para que se las pusiera la gente y ya levantarse (en armas), sacar a los templarios y no dejar entrar a nadie


El Kiro” precisa que esas patrullas no habían llegado a Tepalcatepec para brindarles seguridad, sino para presentarse un evento cívico del Día de la Bandera.

A partir de ese momento, surge uno de los dos primeros grupos de autodefensas en el país, pues casi de manera simultánea lo hizo el pueblo de La Ruana; localidades separadas por tan solo 31 kilómetros y ubicadas en el corazón de la Tierra Caliente.

A pregunta expresa, Ángel Gutiérrez afirma que nunca ha tenido miedo y que tampoco conoce esa sensación, ya que considera que eso se debe a que desde niño se quedó huérfano y le tocó enfrentar la vida solo.

El Kiro y la Comandante Juanita. Foto Juan Manuel González

LE COBRABAN HASTA POR TENER BANQUETA

Nunca tuvo un arma, pero el temor a que Los Caballeros Templarios les hicieran algo a sus hijas o a alguien más de su familia, la llevó a formar parte de las autodefensas.

Juana Francisca Reyes Cervantes se ganó el mote de “Comandante Juanita”, ya que fue una de tantas mujeres que se sumaron a la lucha civil armada.

Recuerda que ante la situación grave de violencia, inseguridad y asedio criminal, personas valientes que ni se conocían, porque era un secreto que tenían que guardar, decidieron ser libres y no vivir en la opresión criminal.

Juana Reyes platicó que apenas tenía unas semanas con un puesto de tacos, cunado preparaban la vendimia en el campo de fútbol y, le dijeron que algo había “tronado”.

Yo ya sabía lo que estaba pasando. Se había tomado la decisión entre las personas que se habían reunido, de que era el momento de terminar con Los Caballeros Templarios


La ingeniera agrónomo de profesión llamó la atención de propios y extraños cuando días después dio su primera declaración ante medios de comunicación con el rostro descubierto.

Expresó que Los Caballeros Templarios les habían quitado tanto, que hasta el miedo les robaron.

Así, ese 24 de febrero, tanto en la tenencia “Felipe Carrillo Puerto”, municipio de Buenavista, así como en Tepalcatepec, iniciaron la limpia de criminales en sus pueblos.

Foto Juan Manuel González

A partir de ese momento, al menos 32 poblados más de diferentes regiones de la entidad se levantaron en armas con el apoyo de la lucha civil armada de Tepalcatepec.

Ese movimiento creció con el respaldo también de la entonces Policía Federal, de la Iglesia Católica y de muchos liderazgos empresariales y sociales.

Ello, a pesar de que el gobernador en turno Fausto Vallejo Figuera los llamó delincuentes.

De inmediato empezaron a salir a la luz pública los videos y conversaciones, así como fotografías, donde integrantes de su gabinete, alcaldes y hasta su hijo menor, eran evidenciados en su relación estrecha con el crimen organizado, liderado principalmente por Nazario Moreno González, “El Chayo”; y Servando Gómez Martínez, “La Tuta”, entre otros.

LAS ARMAS EXPROPIADAS

Si bien los pobladores iniciaron las autodefensas y guardias comunitarias con armas propias –muchas de cacería y escuadras de uso personal-, con el paso de los días decomisaron armamento de alto poder a los criminales que encaraban y expulsaban.

Oficialmente, el 14 de abril de 2014, Alfredo Castillo Cervantes, designado comisionado federal para la seguridad y el desarrollo integral de Michoacán, anunció el desarme de las autodefensas.

Eso fue rechazado por los comunitarios que llegaron a un acuerdo con el gobierno federal para “institucionalizarlos” como cuerpos de seguridad rurales y certificar sus armas.

El registro de armas ante la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) inició el 28 de abril en el Municipio de Coalcomán.

En ese evento, Castillo Cervantes disparó dos armas de fuego, entre éstas un fusil automático AK-47 calibre 7.62, para explicar el proceso para la certificación.

Los autodefensas se comprometieron a resguardar en sus casas el armamento, ya que la intención, señalaron, es tener con qué defenderse en caso de un nuevo ataque criminal.

Así, fueron conformadas las policías rurales, aunque en algunas partes, quienes habían encabezado la lucha civil armada, se conformaron como células criminales.

EL NUEVO ENEMIGO

Ocho años después, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) intenta apoderarse, a sangre y fuego, de los pueblos michoacanos y eso ha desatado una guerra con los autodefensas que desde el 2019 tuvieron que desempolvar las armas para protegerse y los grupos antagónicos de la organización criminal que lidera Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”.

Los comunitarios han sostenido que es el gobierno en todos sus niveles el responsable de garantizar la seguridad de sus pueblos.

Por la ofensiva del CJNG a muchos de los poblados que se levantaron en armas entre 2013 y 2014, las autodefensas señalan que la guerra contra el narco, continúa.