ESTADOS

La violencia desangra a Morelos; Cuauhtémoc, “ausente”

En los primeros cuatro meses del mes se registraron 404 homicidios, es la cifra más alta de muertos en los últimos cinco años

  • BRENDA LUGO
  • 25/05/2019
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
La violencia desangra a Morelos; Cuauhtémoc, “ausente”
La violencia desangra a Morelos; Cuauhtémoc, “ausente” (Foto Cuartoscuro)

En Morelos, tres personas son asesinadas al día. En los primeros cuatro meses del mes se registraron 404 homicidios, es la cifra más alta de muertos en los últimos cinco años, en el mismo periodo, sin contar los 110 feminicidios perpetrados desde entonces.

El gobernador que prometió defender a Morelos como a la playera del Tri, hoy juega contra la violencia, incapaz de frenarla con el Mando Único y con el programa implementado hace unas semanas, Soldado Amigo, con lo que se prometió reducir la inseguridad.

La violencia en el estado sobrepasó la tranquilidad de los habitantes del Centro Histórico de Cuernavaca, capital del estado, cuando un joven de escasos 22 años protagonizó una balacera para asesinar a dos líderes sindicales, a cambio de los cinco mil pesos que recibió.

Las calles del primer cuadro de la ciudad se llenaron de terror. La gente corría, gritaba y pedía ayuda. En el piso los heridos, entre ellos un reportero que cubría la manifestación de comerciantes ambulantes que pedían abrir el diálogo.

Jesús García y Roberto Castrejón, líder de la CTM y líder de comerciantes, respectivamente, fallecieron en el tiroteo de ese miércoles en pleno Zócalo de Cuernavaca, a un costado del Palacio de Gobierno donde, de manera simultánea, se llevaba a cabo una conferencia de prensa que atendía el informe sobre el 1 de mayo.

Esa tarde el gobernador salió a confirmar lo que ya se sabía. Un detenido. El joven al que capturaron en flagrancia durante el ataque.

Lo trascendente fue el anuncio de que el arma con la que se cometió el crimen estaba bajo resguardo de la Fiscalía General del Estado, desde noviembre de 2017.

A poco más de dos semanas, sólo hay un detenido por los hechos, a pesar de que hay indicios que el homicida no actuó sólo.

Apenas se cumplían tres días del atentado cuando, en el municipio Puente de Ixtla, cinco custodios del Centro Federal de Reinserción Social (Cefereso) fueron asesinados en el momento que eran trasladados al penal.

Los sicarios abrieron fuego contra el camión que trasladaba a los trabajadores del penal. El saldo fue de tres mujeres y dos hombres asesinados; dos mujeres más resultaron heridas, de las 22 personas que presenciaron el ataque.

Aunque en abril disminuyeron los homicidios, según datos oficiales, en comparación con los meses anteriores de este año, mayo ha registrado un alto número de muertes traumáticas en el estado.

El pasado 15 del mes, el poblado de Ocotepec, ubicado en el municipio de Cuernavaca, fue el escenario donde tres hombres fueron atacados a balazos. Dos de ellos fallecieron en el lugar, mientras que el otro fue trasladado al hospital.

Este mes la violencia también rebasó los estratos sociales, tocando a la familia del exgobernador panista Marco Adame.

Ocurrió el tres de mayo.  Humberto Adame Castillo, hermano del exgobernador y hoy diputado federal, fue secuestrado cuando salía de su domicilio. Los captores, de inmediato se pusieron en contacto con la familia para acordar el rescate. Pedían un millón de pesos, sin embargo, tras las negociaciones, lograron un acuerdo para pagar 63 mil pesos.

El rescate se pagó, pero Humberto no regresó.

Tras un operativo de la Fiscalía Antisecuestro, el cuerpo de Humberto fue localizado en el poblado de Alpuyeca hasta el 16 de mayo, en una fosa clandestina. Tenía un avanzado estado de descomposición, habían pasado, al menos, 14 días desde que fue asesinado. En el lugar también se llevó la detención de tres personas presuntamente relacionadas con el homicidio.

El fiscal del estado, Uriel Carmona, dio carpetazo al crimen tras la detención de los implicados. Mientras que el exgobernador pide justicia para su hermano.

En pleno luto de la familia Adame Castillo, la delincuencia volvió a resonar cuando en el panteón de La Paz en Chipitlán en Cuernavaca, donde enterraban a Humberto Adame, ladrones rompieron el cristal de la camioneta de uno de los familiares, llevándose bolsas, carteras y tarjetas.

El sábado 18 de mayo, pocas horas después de que se reportara el asesinato del dueño del Bar Manhattan, ubicado en la zona de bares de la plaza, en la avenida Diana, de la colonia Delicias, comenzó a denunciarse en redes sociales que personal del gobierno de Morelos realizaba trabajo de pavimentación al interior del Club de Golf “Tabachines”, residencial donde vive el gobernador Cuauhtémoc Blanco y donde, días antes, fue exhibido durante un partido de Golf.

El Club aclaró que los trabajos se llevaron a cabo mediante la contratación de una empresa privada pagado con recursos del mismo Club, deslindando, sin mostrar algún documento, al gobierno del estado.

“Desconocimiento y ausencia del gobernador”, así califica Juan Pablo Adame la causa de la violencia desatada en el estado de Morelos.

El principal responsable de la inseguridad es el gobernador Cuauhtémoc Blanco, “pues no está presente en el estado. No lo conoce ni lo reconoce”, dijo el hijo del exgobernador en entrevista con La Silla Rota.

El titular de la Comisión Estatal de Seguridad aceptó que existe una deficiencia en el sistema de seguridad por la falta de elementos policiacos para combatir la violencia que azota a la entidad. Sin embargo, el número de elementos de seguridad no se vio reducido durante el corte de listón a manos del gobernador para la rehabilitación de la avenida Teopanzolco, en Cuernavaca, donde se llevó un fuerte dispositivo de policías de tránsito y guardaespaldas…  ¡pero sin ciudadanos!

Desde la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador, el Episcopado Mexicano elaboró un proyecto de colaboración para la construcción de la paz, a petición del mismo Andrés Manuel, poniendo a disposición su personal e infraestructura para la pacificación.

Sin embargo, el obispo de la diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro, asegura que Morelos vive el peor momento de  su historia en materia de Seguridad. Dijo que nunca antes tantas personas habían sido asesinadas en tan poco tiempo. 414 en los primeros cuatro meses del año.

El pasado martes, el obispo confirmó que el Colegio Cumbres de Cuernavaca cerrará sus puertas por el éxodo de familias de la capital morelense, debido a la inseguridad y debilidad de la fuerza laboral.

Desde el 1 de octubre, Blanco tomó protesta para llevar el rumbo del estado, y volver a Morelos un estado de paz, sin embargo, desde ese día, mantiene un número de asesinatos de 695 personas, pidiendo con urgencia a la federación la entrada de la Guardia Nacional.

“No puedes poner toda tu esperanza en que la federación te venga a resolver. Es un asunto de coordinación y en el que el estado morelense y el gobernador, quien representa al poder ejecutivo, tiene que ejercer esas facultades”, dice Juan Pablo.