ESTADOS

La historia de los mineros de Pasta de Conchos; vuelven las esperanzas

A 13 años de la explosión en la mina Pasta de Conchos, el presidente López Obrador se comprometió con el rescate de los 65 cuerpos de los mineros que aún permanecen bajo tierra

  • REDACCIÓN
  • 02/05/2019
  • 16:52 hrs
  • Escuchar
La historia de los mineros de Pasta de Conchos; vuelven las esperanzas
(Foto: Proceso)

Era 19 de febrero de 2006. Como todos los días, la Mina 8 de Pasta de Conchos se llenaba de 73 trabajadores del tercer turno, todos con la esperanza de regresar al día siguiente a sus casas.

En la mina ubicada en el municipio de San Juan de Sabinas, pasaban de las dos de la mañana cuando comenzó a sonar las sirenas de alerta. Se venía una explosión.

La mina, donde trabajaban alrededor de 200 mineros divididos en tres turnos, quedó colapsada por una explosión provocada por una gran concentración de gas, donde quedaron atrapados 65 carboneros a cientos de metros bajo tierra. Solamente dos cuerpos fueron rescatados en ese tiempo.

Hoy son 65 cruces las que se encuentran clavadas con el nombre de cada uno de los mineros que perdieron la vida hace 13 años y que sus restos permanecen sepultados en el lugar.

Buscaron suspender labores de rescate

Tras el estallido, ocho trabajadores fueron rescatados, pero el tiempo para encontrar a los demás era limitado, pues las reservas de oxígeno eran de seis horas. 

La Industria Minera de México S. A. de Grupo México (IMMSA) determinó cerrar la mina a los dos días de la explosión y suspender el rescate de los mineros, argumentando que había “altas concentraciones de gas que impedían la subsistencia humana” y no tenían instalado un “equipo de monitoreo sísmico que ubicara a los mineros con precisión”.

A finales de febrero, autoridades federales, estatales y empresa, dijeron que “ya no había sustento de vida”  pues la explosión provocó una elevación de temperatura a más de 900 grados, por lo que los cuerpos se estaban calcinados. La empresa Grupo México, quien prometió recuperar los cuerpos, justificó así terminar el esfuerzo de recuperar a los mineros con vida.

Rescataron dos cadáveres 

El 23 de junio de ese año, el cadáver de Felipe de Jesús Torres Reyna fue recuperado por las cuadrillas de rescate, a cuatro meses de la explosión.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) confirmó que la muerte de Felipe de Jesús, fue causada por contusión torácica abdominal. En ese momento, el procurador, Jesús Torres Charles, adelantó que se esperaba recuperar otros dos cadáveres, supuestamente ya localizados, sin embargo, no fue así.

El cuerpo de Jesús Reina no presentaba síntomas de descomposición, pues quedó momificado, por lo que facilitó la identificación del hombre de 49 años de edad.

Sus padres Gregorio Torres Ortiz y Lucía Reyna Oviedo, así como sus ocho hermanos permanecieron pendientes de los trabajos de rescate antes de su localización.

El segundo hallazgo fue el 31 de diciembre, cuando se localizó el cuerpo de José Manuel Peña Saucedo. Fueron los únicos cuerpos rescatados del lugar.

13 Años sin intención de rescate

A días de la explosión, Los trabajos de rescate se complicaban, según lo dicho por el director de la empresa IMMSA, quien anunció la presencia de enormes rocas que debieron demolerse a lo largo de la semana, además de que se presentaba una alta concentración de gas metano, por lo que representaba un riesgo para los trabajadores. 

IMMSA suspendió los informes diarios, y anunció que serían enviados a sus domicilios cada semana, por lo que los familiares tomaron las instalaciones administrativas de Pasta de Conchos. 

El 4 de abril, de manera unilateral, la empresa IMMSA ordenó el cierre de la Mina 8 Unidad Pasta de Conchos, donde todavía se encontraban los restos de 63 de los 65 mineros que murieron en febrero del año 2006, estando a menos de 150 metros de donde se encontraron los primeros restos. La mina había sido desgasificada desde hace un mes, por lo que ingenieros de la empresa, entraron a la zona después del 17.5 que no había sido explorada, y al salir determinaron cancelar el rescate.

En 2013, el entonces titular de la Secretaría de Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, anunció un nuevo peritaje por parte de la PGR para determinar si era posible o no el rescate de cuerpos, sin embargo, la Industria Minera México promovió múltiples recursos para evitarlo. 

Las familias han acusado a la empresa de impedir, sistemáticamente el recate de los cuerpos.

(Foto: Proceso)

En 2008, un grupo de viudas y familiares decidieron emprender un rescate independiente, acusando abandono de la empresa y el gobierno, sin embargo, cuerpos policiacos detuvieron el rescate tomando la mina y bloqueando los accesos.

En febrero de 2011, el entonces secretario de Trabajo, Javier Lozano negó cualquier posibilidad de rescate en Pasta de Conchos.

A 13 años de la tragedia, y pasando por 3 presidentes de México que no retomaron el rescate de los cuerpos que continúan bajo tierra, este miércoles el actual presidente Andrés Manuel López Obrador, anunció que Germán Larrea, director de Grupo México, y concesionario de la mina Pasta de Conchos, aceptó colaborar con el rescate de los cuerpos de los 65 mineros murieron en la explosión.

"Hemos tomado la decisión de iniciar los trabajos, es una responsabilidad de la Secretaría del Trabajo, para las excavaciones para rescatar los cuerpos de los 65 mineros que quedaron enterrados en la mina de Pasta de Conchos desde el 2006", dijo en conferencia mañanera.

bl