ESTADOS

Impunidad en feminicidios en QRoo: se condena solo a 1 agresor al año

El Código Penal de Quintana Roo establece que por el delito de feminicidio una persona agresora podría ser sentenciado de 25 a 50 años de cárcel

  • ALEJANDRA GALICIA / CORRESPONSAL
  • 27/09/2021
  • 21:35 hrs
  • Escuchar
Impunidad en feminicidios en QRoo: se condena solo a 1 agresor al año
El Código Penal de Quintana Roo establece que por el delito de feminicidio una persona agresora podría ser sentenciado de 25 a 50 años de cárcel. Fotos Alejandra Galicia

CANCÚN.– La impunidad no solo es visible en las múltiples marchas y consignas de las mujeres que salen a las calles exigiendo un alto a la violencia feminicida en Quintana Roo, sino también en los mismos resultados de la Fiscalía General del Estado (FGE) que tiene cada año en las carpetas de investigación por feminicidio que investiga, se abren muchas más pero los avances en cada proceso, como son la vinculación a proceso, judicialización, hasta conseguir una condena, tiene una caída abrumadora, pues solo se logra condenar por los crímenes cometidos a un solo agresor cada año.

TAMBIÉN LEE: Detienen a Fredi por feminicidio de Lucely, en Tulum

Incendios mientras la mujer se encontraba dentro del hogar, mutilaciones en diversas partes del cuerpo, golpes y lesiones aplicadas con violencia extrema, estrangulaciones, cuerpos encontrados en lotes baldíos y hasta en el mar, son parte de los signos y situaciones que las víctimas en Quintana Roo han sufrido en sus cuerpos; todos los ataques fueron perpetrados por hombres, en su mayoría los agresores tenían alguna relación con la víctima, entre ellas, parejas sentimentales y conocidos cercanos.

La Silla Rota preparó un análisis sobre los niveles de impunidad de los feminicidios ocurridos en Quintana Roo de 2019 a 2021, reconstruyendo el crecimiento del fenómeno delictivo, pues a través de los años son más los destinos turísticos donde las mujeres son víctimas de sus agresores y también ha alcanzado a otros municipios del sur y la zona maya de Quintana Roo, regiones donde la violencia extrema contra la mujer fue el sello característico.

 

En los tres últimos años de 2019 hasta el primer semestre de 2021 han ocurrido 45 feminicidios en Quintana Roo. En 2019, fueron solo tres municipios quienes registraron ataques violentos contra las mujeres en Cancún, Chetumal y Playa del Carmen con un total de 16 casos.

En 2020, período en el que la pandemia por Covid-19 obligó a las mujeres y familias a “quedarse en casa” la cifra de feminicidios se mantuvo, pero los ataques por municipio se duplicaron pues se confirmaron feminicidios en destinos turísticos como Isla Mujeres, Tulum, Puerto Morelos, además de Cancún, Chetumal y Playa del Carmen con 15 casos ese año.

Para el primer semestre de 2021 la tendencia de feminicidios se ha duplicado, es decir, en la mitad del año se ha alcanzado casi el total de los años anteriores, ya que de acuerdo con datos de la FGE han abierto ya 14 carpetas de investigación por feminicidio de enero a junio y son los municipios del sur del Estado quienes comenzaron a reportar los casos, entre ellos, José María Morelos, Lázaro Cárdenas, Bacalar, Chetumal, además de los destinos turísticos como Tulum, Playa del Carmen y Cancún.

A pesar de que la Fiscalía de Quintana Roo si abre carpetas de investigación por el delito de feminicidio, la realidad para las mujeres que son víctimas y para sus familias, es que la impunidad se hace presente.

Es decir, en 2020, de las 15 carpetas de investigación que fueron abiertas por feminicidio, 17 fueron vinculadas a proceso, misma cantidad de carpetas fueron judicializadas, mientras que solo tres casos tuvieron una condena contra el agresor.

En el primer semestre de 2021, período en el que han incrementado los feminicidios en el Estado, con 14 carpetas de investigación, se han vinculado a proceso 19 carpetas–en el que se incluyen casos de años anteriores–, mismo número de carpetas que pasaron a una judicialización, sin embargo, sólo se ha logrado una sola sentencia condenatoria contra un agresor por feminicidio, esto de acuerdo con datos oficiales de la FGE.

De acuerdo con el Código Penal de Quintana Roo establecido en el artículo 89, por el delito de feminicidio una persona agresora podrá ser sentenciado con 25 a 50 años de cárcel.

Para la criminóloga e investigadora en violencia de género, Mónica Franco, un feminicidio debe investigarse con perspectiva de género y se necesita en promedio un año para concluir con el caso hasta lograr una reparación del daño a las víctimas directas e indirectas como son hijos e hijas de las mujeres que fueron asesinadas, esto debido a que el Sistema Penal Acusatorio está diseñado para que las personas accedan a la justicia rápida y expedita y en ese promedio de tiempo se desahoguen los expedientes. Sin embargo, señala que la realidad de las víctimas en Quintana Roo es diferente pues persiste en la impunidad para castigar este grave delito.

PODER JUDICIAL QUEDA CORTO ANTE NECESIDADES DE VÍCTIMAS

Para la investigadora la realidad de Quintanas Roo es que una sola investigación por el delito de feminicidio dura más de dos años e incluso en ese lapso de tiempo no se consigue una sentencia condenatoria a favor de las víctimas, que está también relacionado con las acciones de defensa y alegatos que realizan los agresores.

Otro de los factores que permiten que los casos de feminicidio no lleguen a una condena contra el agresor, es que durante la investigación las personas que participan como testigos desisten, la mayoría emigra del Estado de donde vivió la violencia y no se continúan los procesos, lo cual Mónica Franco explicó que es necesario empezar a mirar a las juezas y jueces para ver como interpretan el delito de feminicidio, como son integradas las carpetas de investigación, desde los Ministerios Públicos que entienden por el delito de feminicidio, como construyen las razones de género, también hay que analizar y poner atención en los funcionarios que son peritos para detectar si las pruebas que ofrecen a las autoridades las realizan con perspectiva de género.

Todavía no se comprende el delito del feminicidio, hay una limitación en general de las y los servidores públicos de comprenderlo porque lo siguen viendo como algo muy subjetivo, y les es de pronto más fácil trabajar con las prácticas de antes en relación al homicidio que el feminicidio que es un tipo penal nuevo y que implica que cambies todo el chip, ponerte los lentes de género y ver las condiciones en las que las mujeres sufren violencia que son diferentes a las condiciones que sufren los hombres por hombres, eso cuesta y esto puede ser parte de lo que se refleje en esas sentencias

“En feminicidios, los detalles son todo, porque es ahí donde se muestra el rango cultural y el machismo”, dijo la investigadora.

MUJERES EXTRANJERAS TAMBIÉN SON VÍCTIMAS

Los agresores feminicidas no distinguen por edad, nacionalidad o condición social pues sus acciones de extrema violencia son ejecutadas contra todo tipo de mujeres en todo el Estado. Uno de los casos que causó indignación en redes sociales fue el feminicidio ocurrido hace más de dos meses a una mujer extranjera llamada Regine.

Regine Beatrix Roessler era una mujer de origen alemán de 62 años que vivía en Isla Mujeres, el pasado 12 de julio salió de la isla y cruzó en barco hacia Cancún para realizar compras, sin embargo, no regresó a casa, después de 42 días desaparecida fue localizada sin vida en el mar, en Cabo Catoche y fue detenido por elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE), Eduardo “P”, la pareja sentimental de Regine, también de origen extranjero, por el delito de desaparición forzada.

Regine era una más de las mujeres extranjeras que vivía en Quintana Roo, su vivienda se encontraba en Isla Mujeres y compartía un alojamiento con otro compañero.

El 12 de julio salió de su casa para cruzar hacia Cancún, la ciudad más cercada de donde vivía, ubicado 30 minutos de distancia en barco, para realizar compras. Está practica es común entre la población que vive en la isla pues en ocasiones no se encuentran productos suficientes y salen de la ciudad para buscar alimentos o insumos necesarios.

Ese día Regine no regresó a casa, tampoco dio aviso de que no llegaría o que se quedaría en otro lugar a ningún amigo o familiar, por lo que su ausencia de varios días preocupó a su compañero de habitación quien reportó su desaparición ante las autoridades y se emitió una cédula del Protocolo Alba con la clave 130/ZN/2021.

Su rostro comenzó a aparecer en las fichas de búsqueda en redes sociales en Cancún e Isla Mujeres, también personas que conocían a Regine colocaban publicaciones en inglés para intentar localizarla.

A pesar de todos los esfuerzos de amigos y conocidos, Regine fue localizada sin vida 42 días después de haberse anunciado su desaparición. Su cuerpo fue encontrado en Cabo Catoche en la isla de Holbox.

De acuerdo con los datos de prueba de las autoridades investigadoras, fueron localizadas una propiedad ubicada en Isla Mujeres y una embarcación de Eduardo “P”, quien fue identificado como pareja sentimental de Regine.

Eduardo “P” fue detenido por el delito de desaparición forzada pero también la Fiscalía de Quintana Roo valorará iniciar una acusación por el delito de feminicidio, ya que, de acuerdo con las investigaciones, Regine recibió varias lesiones en su cuerpo que provocaron su muerte.


rst