ESTADOS

"Hay más afectados que la gente no voltea a ver, nosotros los músicos"

Gumaro García, un músico en Tamaulipas de la tercera edad se enfrenta a las carencias laborales que ha dejado la pandemia y al olvido de las instituciones

  • ARNOLDO GARCÍA
  • 25/03/2020
  • 16:19 hrs
  • Escuchar
"Hay más afectados que la gente no voltea a ver, nosotros los músicos
(Foto: Ilustrativa)

Con la suspensión de bodas, bautizos, cumpleaños, quinceañeras y otros festejos sociales como parte de los efectos de la pandemia del coronavirus los filarmónicos han colgado sus guitarras, acordeones, violines, jaranas, trompetas, bajosexto, toloche y guitarrón.

Los músicos, en su mayoría hombres de la tercera edad, se encuentran sin trabajo como parte de los efectos de la pandemia.

Marco Paz, deja su acordeón que limpia una y otra vez con una pedazo franela, comentó: "Ya tenemos más de una semana sin trabajo no hay bodas, quinceañeras, fiestas. Todo mundo se encuentra guardado en sus casas. Se acabó la fiesta".

La mayoría de los músicos de grupos de música norteña y huapangueros son hombres de la tercera edad, quienes no tienen otro ingreso que tocar en festejos o llevar serenatas, pero hoy tienen colgados sus instrumentos, o matan el tiempo y el silencio limpiándolos con esmero.

Gumaro García, dice: "Aprendí a tocar el toloche (contrabajo), guitarra, requinto. Anduve de albañil, yesero, plomero, me caí de un andamio y ya no puedo caminar bien y el brazo derecho me duele cuando cargo bultos, y a mis 65  años de edad quien me va a dar trabajo. Por eso me metí de músico con otros dos amigos, Fabían y Esteban, que tocan acordeón y bajosexto, los tres estamos viejos pero nos juntamos para cantar en cantinas, o a donde nos invitan para sacar unos cuantos pesos".

"En la semana saco mil o mil 500 pesos, según nos va. Pero ahora desde la semana pasada no habido nada y dicen que seguirá igual en las siguientes semanas", agregó.


En la plaza del 8, como se le conoce, y en la calle Morelos entre 6:00 y 5:00 cuando empieza a caer el sol, van apareciendo los músicos, cada quien cargando con cuidado y cariño sus instrumentos. Ahí se sientan a esperar quien pase a requerir sus servicios.

"Me preocupan mis compañeros, la mayoría de ellos son mayores de edad y se han quedado sin una entrada. Viven de la música de tocar en bodas, cumpleaños, donde los contraten. Pero con eso del coronavirus bodas y fiestas se han suspendido. Nadie nos contrata".

(Foto: Ilustrativa)

Hay otros músicos los grupos de música tropical muchos de estos son jóvenes y tienen otros empleos, tienen ingresos seguros, por lo que quedarse en estos días sin trabajo no  les afecta.

"Nosotros venimos todos los días, vivimos de esto de la música. Ya sabemos que los días buenos para nosotros son viernes y sábado, pero también en miércoles o jueves nos cae chamba no sabemos cuándo se arma la fiesta por lo cual hay que estar listos", dijo Simón Garza, acordeonista.


Y agregó: "Hablan en los periódicos del cierre de cines, gimnasios, restaurantes y otros negocios. Pero hay también otros  afectados que la gente no voltea a ver, nosotros los músicos".

Continuó diciendo que el Gobierno piensa en apoyar a los choferes de los camiones del servicio de transporte urbano, a los taxistas, pero hay otros que necesitan de ayuda por ser afectados económicamente por la pandemia, porque son personas de la tercera edad.

José Luis Martínez, quien toca el violín con un grupo de huapango, comentó: "Aquí estamos  ensayando nuestras canciones, fumando un cigarro, platicando  con los amigos. Cuando hay música no se siente la tristeza, la amargura. La música es un artículo de primera necesidad".

"Aquí estamos tranquilos esperando a que alguien venga a contratarnos, ya la mayoría somos viejos chochos, tenemos paciencia para esperar a que nos caiga trabajo o la muerte pero estamos contentos".