ESTADOS

Guatemala analiza ADN de familiares de 19 migrantes calcinados

Se trata de muestras de ADN de los familiares de los 19 migrantes calcinados en Camargo, Tamaulipas; Iglesia condena política migratoria represiva de la 4T

  • EFE
  • 28/01/2021
  • 14:07 hrs
  • Escuchar
Guatemala analiza ADN de familiares de 19 migrantes calcinados
Se trata de muestras de ADN de los familiares de los 19 migrantes desaparecidos y probables víctimas de la masacre en Camargo, Tamaulipas. Foto Cuartoscuro

GUATEMALA.- La Cancillería de Guatemala confirmó este miércoles que analiza al menos 15 muestras de ADN de posibles familiares de los supuestos migrantes calcinados en una masacre al norte de México, donde 19 personas perdieron la vida en un hecho aún no esclarecido.

También lee: Otro San Fernando en calcinados en Tamaulipas, ONU; no es así, Segob 

El vicecanciller, Eduardo Hernández, aseguró en rueda de prensa que el Ministerio de Relaciones Exteriores entrevistó entre el lunes y miércoles a "familiares de 15 potenciales víctimas" de la matanza, divulgada por las autoridades mexicanas el 24 de enero.

Las entrevistas, agregó el funcionario, "conllevan el envío de un formulario y de personas a realizarse los exámenes de ADN para ser posteriormente contrastados con los resultados en México".

Fotos Cuartoscuro

Hernández mencionó que la Cancillería espera contar con los resultados el próximo viernes, pero aclaró que "aún hay familiares que están haciendo exámenes y la lista de personas que podrían reportar personas extraviadas podría acrecentarse".

Las muestras de ADN de los familiares de los migrantes desaparecidos y probables víctimas de la masacre en Tamaulipas, son trasladadas desde la Cancillería a la Universidad Mariano Gálvez (privada) y una vez estos sean entregados a la Cancillería de vuelta serán enviados a México para cotejarlos.

EL CASO

El pasado fin de semana aparecieron 19 cuerpos calcinados -16 hombres, una mujer y dos cadáveres por determinarse- en varios vehículos en el poblado de Santa Anita, municipio de Camargo, Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos.

Por el momento no se conoce la identidad de las víctimas, aunque varios testimonios apuntan a que son migrantes centroamericanos víctimas del tráfico de personas, mientras que otros reportes indican un choque entre dos bandas criminales.

Los familiares de migrantes guatemaltecos desaparecidos que se han acercado a la Cancillería de Guatemala son, en su mayoría, originarios de Comitancillo, un municipio del departamento de San Marcos ubicado a unos 260 kilómetros al oeste de la Ciudad de Guatemala.

Según el congresista opositor Mario Ernesto Gálvez, representante de San Marcos, podrían ser 13 las víctimas originarias de Comitancillo, otras cinco serían del municipio de Sipacapa y una más, de Catarina, en el mismo departamento, de acuerdo a sus palabras el pasado lunes.

El legislador informó además que los traficantes de personas que iban a cargo del grupo notificaron sobre un supuesto accidente y que todo apunta a que serían migrantes guatemaltecos de San Marcos.

El vicecanciller guatemalteco aclaró que, en caso de que se corrobore la identidad de los cuerpos calcinados como los migrantes guatemaltecos desaparecidos, la misión diplomática de Guatemala en México procederá a su traslado de regreso al país centroamericano, a través de un "fondo de repatriación", que funciona de manera permanente.

El canciller de Guatemala, Pedro Brolo, por su parte, aseguró que México ha brindado "todo el apoyo" desde que se conoció la posibilidad de que los cuerpos calcinados hallados en estado norteño de Tamaulipas sean de migrantes guatemaltecos, pero solicitó "que se den rigurosas investigaciones y que se nos mantenga oportunamente informados".

El Cartel del Noreste (CDN), los antiguos Zetas, y el Cartel del Golfo (CDG) mantienen una disputa por el control de los estados del noreste de México desde marzo de 2010, conflicto que ha provocado desde esa fecha aproximadamente 15,000 desaparecidos y miles de muertes.

Cada año, más de 200,000 guatemaltecos intentan emigrar ilegalmente a Estados Unidos, donde radican tres millones de sus compatriotas, en busca de mejores condiciones de vida y para huir de la violencia y la pobreza en su país natal.

IGLESIA CATÓLICA RECRIMINA MALTRATO A MIGRANTES

Tras la masacre de 19 migrantes en Camargo, Tamaulipas, la Iglesia Católica condenó la violencia que se vive en algunas partes del país, al tiempo que criticó la política represiva del gobierno federal contra los migrantes.

Uno de los factores que contribuye a este tipo de tragedias es la implementación de políticas migratorias represivas y de persecución a las personas migrantes que solo buscan mejores condiciones de vida para sí y sus familias; seres humanos que son víctimas de sistemas de gobierno incapaces de crear condiciones favorables donde puedan vivir dignamente sin verse obligados a emigrar


En una carta firmada por Monseñor José Guadalupe Torres Campos, Obispo de Ciudad Juárez, y responsable de la Dimensión Episcopal de Movilidad Humana de la Conferencia del Episcopado Mexicano, así como de la Red de 120 Casas de Migrantes Católicas en México, advierte que las políticas restrictivas de la migración y la militarización de las fronteras, que incluye la persecución de migrantes, han contribuido a profundizar la grave crisis que, en materia migratoria vive México.

Lo anterior, agregó, favorece a grupos criminales obligando a las personas migrantes a recurrir a estos grupos al margen de la ley, para alcanzar el sueño de llegar a Estados Unidos.

A pesar de las restricciones que el gobierno de México ha venido impulsando para detener el flujo de migrantes hacia los Estados Unidos, nada ni nadie detendrá el fenómeno de la migración; al contrario, empuja a los migrantes a tomar rutas de mayor riesgo