ESTADOS

Gabriel Deantes, el sospechoso heredero

De tener un negocio de celulares, en la administración de Javier Duarte acumuló un patrimonio valuado en los 50 millones de pesos

  • MIGUEL ÁNGEL LEÓN CARMONA/ CORRESPONSAL
  • 25/05/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Gabriel Deantes, el sospechoso heredero
Gabriel Deantes, el sospechoso heredero (web)

Antes de involucrarse en la política, Gabriel Deantes Ramos declaró depender de un negocio de teléfonos celulares y radicar en Pueblo Viejo, Veracruz, en una casa valuada en los 290 mil pesos. Luego todo cambió. En seis años de trabajo, en la administración de Javier Duarte, acumuló un patrimonio valuado en los 50 millones de pesos, de lo cual, aseguró, 39 corresponden a una herencia que recibió de su padre.

Gabriel Deantes fue el primero del gabinete de Javier Duarte (hoy preso en Guatemala) en ser vinculado a proceso por enriquecimiento ilícito.  La Fiscalía General del Estado (FGE) lo señaló por incrementar sus bienes de manera desproporcionada entre 2011 y 2016, cuando fungió como Oficial Mayor de la Secretaría de Educación de Veracruz; Subsecretario de Administración y Finanzas; y Secretario del Trabajo y Previsión Social, respectivamente.

El 17 de noviembre de 2016, a Deantes Ramos le fueron embargadas cuatro propiedades de las ocho que dictó en su declaración patrimonial, además de pagar un millón de pesos, comprometerse a no salir del país y pasar lista cada 15 días en el Penal de Pacho Viejo, Veracruz. Con ello libró la prisión preventiva como medida cautelar.

Dicha investigación en contra del ex secretario de Trabajo y Prevención Social estuvo dirigida por personal de la Fiscalía Especializada en Delitos Cometidos por Servidores Públicos, entonces dirigida por Luis Ángel Bravo Contreras, Fiscal General allegado a Javier Duarte de Ochoa.

La parte acusadora (FGE), únicamente refirió en la audiencia de imputación cuatro bienes de Gabriel Deantes, aunque de acuerdo con  su declaración patrimonial, es dueño de tres terrenos en el Paseo de Nezahualcóyotl (lotes 26, 27 y 28), en Las Ánimas (Xalapa); otro en Mixcoac, uno más en Amado Nervo de Ciudad Cuauhtémoc (Pueblo Viejo, Veracruz), un departamento en la Torre Marigalante (número 37), en Boca del Río; un departamento en Periférico Sur unidad Pemex y una casa en la calle Azahar número 33 de la colonia Monte Alegre, en Tampico, Tamaulipas.

El patrimonio de Deantes Ramos, donde se incluyeron siete cuentas bancarias a nombre de su esposa, Laura Saldaña Ramírez, fue valuado en los 50 millones 38 mil 440 pesos. No obstante, en su defensa contestó que 39 millones de pesos los había heredado de su padre, mediante pagarés.   

Si bien, Deantes libró la prisión preventiva en noviembre de 2016, esta vez estaría en la mira de la Fiscalía encabezada por Jorge Winckler Ortiz, allegado al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, por delitos adicionales de corrupción, por los que a la fecha permanecen recluidos cuatro de sus compañeros de gabinete: Arturo Bermúdez Zurita, Antonio Valencia García, Mauricio Audirac Murillo y Georgina Domínguez Colío.

La captura de Deantes Ramos cobró fuerza, pues el pasado 22 de mayo le habría sido negado un tercer amparo, el número 1352/2016, promovido en la ciudad de Puebla. Anteriormente había intentado en un par de ocasiones, con las solicitudes número 1263/2016 y el 235/2017.

El patrimonio millonario obtenido en el sexenio próspero 

Originario de Pueblo Viejo, Veracruz, hasta antes de concluir sus estudios profesionales como contador público en 1992, allegados a Gabriel Deantes Ramos, aseguran que, como la mayoría de los habitantes de la frontera de Veracruz y Tamaulipas, cruzaba todos los días en panga (balsa) el río Pánuco en búsqueda de oportunidades laborales.

Sus inicios como empleado habrían comenzado como ejecutivo de una estación radiofónica en la ciudad de Tampico, Tamaulipas. Posteriormente instaló un local en una plaza comercial y se dedicó a la venta de celulares que estaban de moda en la última década de los 90.

Su carrera política habría sido impulsada por Alberto Silva Ramos quién lo habría acercado a Fidel Herrera Beltrán y posteriormente con Javier Duarte de Ochoa, a quien apoyó como promotor electoral en su candidatura a gobernador en 2010.

Su primer  puesto lo obtuvo en diciembre de 2010, en el sexenio llamado próspero,  como Oficial Mayor de la Secretaría de Educación, donde percibió un salario mensual promediado en los 100 mil pesos. En junio de 2011 y marzo de 2014 fue requerido en la Subsecretaria de Administración de Planeación y Finanzas.

A raíz de inconsistencias detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en el manejo de recursos públicos Édgar Spinoso Carrera y Gabriel Deantes Ramos fueron cesados por Javier Duarte, quien aseguró, ambos habían fallado a su confianza.

Sin embargo, el castigo apenas le duró unos meses al exmandatario, pues en enero de 2015, nombró a Deantes Ramos secretario de Trabajo y Previsión Social, cargo en el que estuvo a cargo hasta junio de 2016. En tanto, Édgar Spinoso, se postuló como candidato a la diputación federal por Martínez de la Torre.

Así se resumen seis años como servidor público de Gabriel Deantes, periodo en el cual mudó de una vivienda en la costa de Veracruz, valuada en los 290 mil pesos, a ser dueño de una mansión, con espacio para 12 baños, en Xalapa, la capital de Veracruz. Lo anterior, aseguró, gracias a la herencia proveniente de su padre.