ESTADOS

Escuelas de Chiapas y Nuevo León, deterioradas y a merced de saqueos

Por la pandemia de la covid-19, las escuelas fueron cerradas para los alumnos, no así para los ladrones; se han llevado desde cables hasta fotocopiadoras

  • CHRITIAN GONZÁLEZ Y DAVID CASAS / CORRESPONSALES
  • 03/12/2020
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
Escuelas de Chiapas y Nuevo León, deterioradas y a merced de saqueos
Escuelas de Chiapas y Nuevo León, deterioradas y a merced del saqueo. Foto Especial

La pandemia por la covid-19 no solo ha generado muerte o crisis económica, sino también saqueo en escuelas de todos los niveles, corresponsales de La Silla Rota en Chiapas y Nuevo León documentaron el abandono de los planteles escolares, luego de que hace más de ocho meses, los alumnos dejaron de tomar clases presenciales.

En el corazón de Tuxtla Gutiérrez, capital de Chiapas, se erige la Escuela Primaria “Francisco González Bocanegra”, con turnos matutino y vespertino. Al poco tiempo de que el coronavirus impidió el retorno de los alumnos, el plantel fue blanco de dos robos, el segundo con un botín más “grueso”.

Sin embargo, Luis Daniel Urbina López, director de esa escuela en el turno de la tarde, platica que el saqueo en esas instituciones es mayúsculo: de un grupo de WhatsApp conformado por directivos de 50 escuelas primarias estatales y federales, al menos 47 han reportado robos, “se han llevado desde una mesita, hasta fotocopiadoras, computadoras, cámaras fotográficas y lo que hallen”, dijo.

Primaria saqueada en Chiapas. Foto Christian González 

En el caso de su centro escolar, el primer hurto se registró el pasado 24 de marzo, por la madrugada. Como él vive a seis cuadras, acudió casi de inmediato al llamado de unos vecinos, cuyos hijos estudian en la misma, y encontró computadoras y otros objetos regados en la banqueta, a un costado de las instalaciones.

RATEROS ESTÁN “BLINDADOS”

El día del atraco, elementos de la Policía Municipal atraparon a uno de los tres presuntos malhechores, todos jóvenes. No obstante, una vez que intentaron presentar su denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE), les negaron ese derecho con el argumento de que no había pruebas suficientes, es decir que no atraparon al ladrón con las manos en la masa.

Incluso, rememora el entrevistado, arribó a esa dependencia una persona identificada como defensora de derechos humanos, quien los conminó a disculparse con el imputado, pero se negaron y, ante la decepción por lo que consideraron un acto de impunidad, decidieron marcharse.

En Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, al menos 47 escuelas han sido saqueadas. Foto Christian González 

“Nos dijo que le pidiéramos disculpas por haberle hecho perder su tiempo, y pues la directora de la mañana y yo solo nos quedamos mirando, como sorprendidos por algo injusto”, externa.

Pero la “humillación” continuó: una funcionaria de la misma FGE les solicitó las facturas de los objetos que fueron sustraídos para que los pudieran recuperar.

“Sabemos que hay cosas que tienen años, y que menos se guardan las facturas; ¡es increíble!”.

“A MEDIAS”, LA RESPUESTA OFICIAL

La Silla Rota solicitó hace dos semanas a la FGE el número de carpetas de investigación por esa clase de ilícitos que se han abierto en lo que va de este año, y además hacer un comparativo con el 2019, pero hasta la fecha no hay una respuesta.

Por su parte, Mario Álvarez, titular de Comunicación Social de la Secretaría de Educación, aclaró que, pese a que no tienen datos exactos, la problemática de robos se agudiza aún más en regiones como el Soconusco de Chiapas, donde hay escuelas que fueron saqueadas de forma importante.

No hay datos exactos de atracos a escuelas de Chiapas. Foto Christian González 

De acuerdo con él, hay mucha apatía de los propios directivos o maestros o papás y mamás en cuanto a interponer sus denuncias, y por ello prefieren solucionar esas situaciones de forma interna.

“De manera jurídica acá no tenemos ninguna denuncia, pero de que sí hay robos, ¡claro que sí!, pero no tenemos cómo medirlo, porque no hay denuncias. Insisto: los que sí están fallando son los directores de las escuelas, porque, como te dije, no denuncian”.

“Si tú vas a la Fiscalía (General del Estado) no te van a dar, porque no tienen (carpetas de investigación abiertas por robos a escuelas), o queda el reporte con la Policía Municipal o Sectorial, o al 911 donde hacen las llamadas de auxilio”, remató.

EL SEGUNDO ATRACO

A principios de abril pretérito, la Dirección del turno matutino de dicha primaria fue prácticamente saqueada, pero en esta ocasión, y tras analizarlo con el Comité de Padres y Madres de Familia de la escuela, decidieron no proceder ante la instancia competente, ante el temor de que no les aceptaran la denuncia.

A ellos solo les quedó no solo aceptar la pérdida (desde computadoras, órgano eléctrico, micrófonos, bocinas recargables, entre otros), sino reparar lo que los malandros hicieron, como arrancar la protección de una ventana y romper candados y cadenas.

El maestro Luis Daniel enseña al reportero de esta casa editorial un documento en el que especifica todo lo que les robaron, las firmas de quienes estuvieron enterados, y la vuelve a guardar en una de las gavetas de su escritorio. Está decepcionado, reitera, y no les queda más que continuar, como sea y con el material que tengan.

Las denuncias por saqueos en Chiapas no han prosperado. Foto Christian González 

Lo que más les duele, acepta, es que todo lo que se llevaron los amantes de lo ajeno se ha conseguido con mucho esfuerzo, e incluso varios artículos robados los obtuvieron el año pasado tras la gestión realizada por el exdirector.

La escuela, en la tarde, tiene apenas 140 alumnos (cerca de 60 se dieron de baja en este ciclo escolar por la pandemia), y la mayor parte es de escasos recursos; la mañana tiene como 360 educandos. “Entonces nos da tristeza todo esto, que lo poco que tenemos, se lo hayan llevado”, detalla el profesor.

De hecho, la “Francisco González Bocanegra” carece, desde que inició el SARS COV-2, de un velador, pues el que estaba se jubiló y, para colmo, la Secretaría de Educación estatal se niega a reponérselos. Por ello, las aulas y direcciones prácticamente quedan a merced del hampa, sobre todo los fines de semana.

Además, las cámaras del C-5 instaladas pocos días después del segundo robo, no funcionan de forma adecuada, pues a falta de conectividad, es casi imposible que estén activadas o enlazadas con los responsables de la primaria. Está, como muchas más, a merced de los ladrones.

EN NUEVO LEÓN VAN 143 DENUNCIAS

La Fiscalía General de Justicia de Nuevo León tiene abiertas 143 carpetas de investigación por saqueo y vandalismo a los planteles de primaria y secundaria. En diversos rumbos de la Zona Metropolitana, los padres de familia, se quejan del abandono de las escuelas, de la hierba que ha crecido en el interior y los alrededores, así como el robo en las instalaciones.

Ante esta situación, Oscar Ruiz Guerrero, coordinador estatal de Seguridad de Educación, dice que la instrucción es mantenerse resguardado porque vale más la vida de los trabajadores.

Además, las instrucciones son del gobernador Jaime Rodríguez Calderón y del secretario de Salud, para cuidar de las personas. "Vale más la vida de un niño, un maestro, un intendente, un trabajador que una escuela limpia".

En Nuevo León, los planteles educativos se arreglarán hasta que pase la pandemia. Foto David Casas

Las brigadas de limpieza se implementarán cuando se regrese a clases presenciales, pues la mayoría de los intendentes son personas mayores.

Dice que algunos municipios han apoyado con brigadas de servicio públicos en la limpieza de planteles, pero es insuficiente porque son demasiados.

ROBOS AL ALZA

Pero los robos van a la alza, como sucede en la Escuela Primaria Alfonso Reyes donde él o los ladrones se brincaron la barda de las instalaciones ubicadas en el Fraccionamiento Las Torres, al sur de Monterrey, y se apoderaron de diverso material con el que diariamente se imparten las clases.

Además,  ingresaron a una de las oficinas, que actualmente utilizan los entrevistadores del INEGI, y se llevaron una computadora y una impresora.

Los robos en las escuelas son de computadoras, material diverso, aparatos eléctricos como el de sonido, bocinas, medidores de agua y el cableado de energía eléctrica.

Las cifras de la Fiscalía de Justicia de Nuevo León señalan que en lo que va del año, al menos hasta octubre se tienen 143 denuncias de robo a planteles escolares, contra 179 el año pasado; 214 en 2018 y 110 en 2017.

Las denuncias son por robo de cómputo, dinero en efectivo, mobiliario, equipo de sonido, medidores de agua y vandalismo.

En Nuevo León, el deterioro de escuelas es evidente. Foto David Casas

ROBOS RECURRENTES 

En Nuevo León se ubican más de 5 mil planteles públicos, pero de acuerdo a los vecinos, en cientos de ellos, principalmente en zonas populares y de la periferia, el deterioro es evidente así como la basura y la hierba.

No hay vigilancia y están las escuelas a merced del vandalismo, denuncia la madre de familia, Esperanza Juárez, quien asegura que la policía no realiza rondines o en su defecto, son esporádicos.

Enrique Peña Alvarado, es maestro de la escuela primaria Eva Sámano en el municipio de Guadalupe, se lamenta del robo de copiadoras, computadoras y destrozos que dejaron en el plantel.

Ladrones han entrado siete veces a la escuela Justo Sierra. Foto Especial 

En el Centro de Atención N Múltiple Laboral, Benito Juárez, en el mismo Ayuntamiento de Guadalupe, en menos de una semana el plantel fue robado; se llevaron unos 15 mil pesos y un clima minisplit, además del cableado eléctrico.

Pero en la primaria Justo Sierra, en el centro del municipio de Cadereyta, los ladrones han visitado el plantel hasta en siete ocasiones para llevarse equipo de cómputo, climas, tubería de cobre y efectivo.