ESTADOS

Escala la guerra por el agua en Chihuahua

Un adeudo histórico de agua ha provocado protestas violentas por parte de campesinos de Camargo, Aldama, Ojinaga, Coyame y Manuel Benavides

  • REDACCIÓN
  • 30/07/2020
  • 19:00 hrs
  • Escuchar
Escala la guerra por el agua en Chihuahua
Un adeudo histórico de agua ha provocado protestas violentas por parte de campesinos de Camargo, Aldama, Ojinaga, Coyame y Manuel Benavides. Foto tomada de Twitter

CHIHUAHUA.- Durante 76 años, el gobierno mexicano ha cumplido con la extracción de 75 millones de metros cúbicos de la presa Luis L. León, “El Granero”, para cumplir con el Tratado Internacional de Aguas suscrito con Estados Unidos en 1944. Sin embargo, un adeudo en el lustro pasado ha provocado episodios de violencia en la frontera norte. Es la guerra por el agua.

También lee: Estalla violencia en Chihuahua por el agua; queman edificios públicos 

En el acuerdo de 1944 se establecieron los derechos de cada país sobre las aguas de los ríos Tijuana, Colorado y Bravo, para lo cual se asignaron ciertos volúmenes garantizados a cada país.

Según la Comisión Nacional del Agua (Conagua), durante el quinquenio 2010-2015 México cerró con un adeudo, por lo que está obligado a entregar los volúmenes completos de ese y el actual ciclo (2015-2020) a Estados Unidos a más tardar en octubre de este año.

(Foto tomada de Twitter)

Sin embargo, los agricultores han señalado que la extracción llevaría al abatimiento de la presa, lo que implicaría dejarlos sin agua para el resto del ciclo agrícola de este año.

Es por ello que en los últimos días, la extracción de agua ha provocado protestas de los agricultores, quienes acusan que esta acción pone en riesgo las cosechas y ganado.

Protestas violentas

Agrupados en la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Chihuahua (AURECH), productores agropecuarios de las localidades de Camargo, Aldama, Ojinaga, Coyame y Manuel Benavides han organizado bloqueos y protestas violentas para expresar su desacuerdo, como la quema de automóviles y de oficinas.

La noche del miércoles, los manifestantes incendiaron las instalaciones de la Conagua y del gobierno estatal en la ciudad de Delicias.

Aproximadamente a las 20:00 horas, los inconformes le prendieron fuego a la Comisión Nacional del Agua y al Edificio Lerdo de Tejada, que alberga dependencias gubernamentales.

De acuerdo con reportes policiacos, un grupo incendió las instalaciones estatales luego de que las personas que se encontraban en el interior evacuaron el lugar.

No se reportaron personas heridas, pero el edificio estatal se quemó en su totalidad. También se reportó que una grúa de Ferromex fue quemada.

Por la tarde, los productores incendiaron dos patrullas, una en la caseta de peaje de Camargo y otra en la de Saucillo, así como tres unidades de la Conagua y dos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Representantes de la AURECH pidieron el miércoles la intervención del presidente Andrés Manuel López Obrador, además de haber reclamado la falta de apoyos por parte del gobernador del estado.

A través de una carta pública, los productores le informaron al Presidente que son más de 20 mil familias agricultoras mexicanas las que están en riesgo, por depender del agua que se está entregando a los Estados Unidos.

"Ayer (martes) fuimos a Palacio de Gobierno, pero no estuvo el gobernador Javier Corral, estuvo el secretario Mesta que había acordado venir hoy pero no vino, estamos huérfanos", mencionaron en la carta

Queremos aclarar que ni somos del PAN, ni de ningún partido porque los políticos se van y las personas nos quedamos, nos quedamos sin agua. Nos acabamos de enterar por llamada del secretario Mesta que hoy se va a sentar el gobernador en Chihuahua con personas del Gobierno Federal, le pedimos que nos invitaran a la reunión, pero se negaron

No necesitamos más intermediarios que no les interesa la vida de las personas del campo, solo los agricultores nos podemos representar y buscamos dialogar pacíficamente

Las protestas, desde inicio del año

A inicios del año, la Conagua anunció la entrega de volúmenes provenientes de las presas La Boquilla y el Granero, ubicadas en Chihuahua.

Pero los productores agrícolas de Chihuahua y Tamaulipas se alzaron contra la entrega de las aguas de las presas mexicanas hacia Estados Unidos porque eso significa distribuir menos agua para los distritos de riego de estas regiones.

La agitación llegó al punto en el que grupos de personas tomaron las presas y las autoridades movilizaron a la Guardia Nacional y el Ejército. 

Tratado desventajoso para México

La directora de la Facultad de Estudios Transfronterizos de la Universidad Estatal de Arizona, Irasema Coronado, señaló que el tratado se negoció hace más de 70 años y que claramente favorece a EU.

Muchas cosas han cambiado. La población en el norte de México ha crecido enormemente. Están también el cambio climático, las sequías, los huracanes. Mario López, quien supervisó las entregas de agua durante más de una década, concuerda en que el tratado se negoció bajo diferentes circunstancias y durante un tiempo de guerra.

Si bien ha beneficiado a México, el tratado original contemplaba permitir que México extendiera sus ciclos quinquenales a períodos de 10 años.

¿Por qué quedó en quinquenios y por qué en el río Colorado es anual la entrega de Estados Unidos a México? Primero, porque la cuenca del río Bravo es más irregular en términos de lluvia y escurrimiento y su área de captación es más pequeña que en la cuenca del río Colorado. La cuenca del río Colorado nace en los límites con Canadá, es una cuenca enorme

Ambos coinciden en que México ha tenido mucha flexibilidad en virtud del tratado.

Si México está atrasado y no entrega el volumen necesario de agua, puede solicitar que una deuda con EU sea traspasada al próximo ciclo quinquenal… ahí es realmente donde se origina esta disputa entre Estados Unidos y México, y la cuestión es cuánta flexibilidad tiene realmente México en virtud del tratado

"En cualquier año, México puede retener agua [...] México tiene derecho de decir 'no podemos entregar esa cantidad este año, pero podemos entregar esa cantidad dentro de los próximos cinco años'", explicó.

Pero esa flexibilidad ha resultado en grandes dolores de cabeza para México en el pasado, advirtió López.