ESTADOS

Envenena a sus 3 hijas para vengarse de su ex; Alexa, la más pequeña, quedaría en estado vegetativo

Las hermanas de 9, 6 y 3 años de edad fueron envenenadas tras beber un yogur que les llevó su padre que llegó a visitarlas, Alexa se encuentra grave

  • REDACCIÓN
  • 27/08/2019
  • 13:06 hrs
  • Escuchar
Envenena a sus 3 hijas para vengarse de su ex; Alexa, la más pequeña, quedaría en estado vegetativo
Alexa tuvo tres paro respiratorio, su estado de salud es reportado como grave. Foto de la web

El pasado domingo tres hermanas originarias de la comunidad de Benito Juárez, en el municipio de Tetela de Ocampo fueron atendidas en el Hospital General de Zacatlán, Puebla al presentar síntomas de envenenamiento, esto después de beber un yogur que les había llevado su padre quien llegó a visitarlas.

Puedes leer: Esposa llevaba 2 años envenenando a exedil y fue a hospital a intentar desconectarlo

El padre de las niñas de 3, 6 y 9 años de edad, se encuentra separado de la mamá de las menores desde hace tres años.

Durante la visita que les hizo les llevó yogur y después se fue, sin embargo, poco después la pequeña Alexa de 3 años, le dijo a su mamá que se sentía mal, por lo que las llevó a la clínica de la comunidad donde señalaron que podría tratarse de un caso de envenenamiento.

Las tres hermanitas fueron enviadas al Hospital General de Zacatlán, dada su condición médica, donde el caso fue reportado como envenenamiento.

De acuerdo con la señora Rosa Corona Hernández, madre de la Alexa, la mañana del domingo cerca de las 10 de la mañana, Aymar, su hija de 9 años, salió a comprar tortillas y le comentó que había visto a su papá, quien le compró un yogur y además le dio otro para Alexa.

Aymar le preguntó a su mamá que, si se lo podían tomar sin imaginar lo que ocurriría después, les dijo que sí. Alexa fue la primera que lo tomó y de inmediato se comenzó a sentirse mal: le faltó la respiración, su piel cambió de color, se desvaneció y comenzó a sacar espuma por la boca.

Rosa de inmediato llevó al Hospital Comunitario de Tetela a su hija, detrás de ella llegó un vecino con sus otras dos hijas de 6 y 9 años, quienes también comenzaron a sentirse mal.

Al llegar al nosocomio los médicos le informaron que las niñas presentaban un cuadro de envenenamiento o intoxicación y por su estado de salud fueron llevadas al Hospital General de Zacatlán. Al llegar, Alexa cayó en paro respiratorio tres veces; después de algunos estudios, le dijeron que su riñón estaba destrozado.

En tanto, las hijas mayores de Rosa le informaron que habían ido a la casa y descubrieron que sus dos perritas habían muerto, ya que aparentemente lamieron los recipientes de yogur que quedaron en el piso.

Los médicos aún no saben qué sustancia pudo provocar esta reacción y le informaron

que el pronóstico de Alexa no es nada alentador: si despierta, puede perder el habla, la vista o quedar en estado vegetativo.

En tanto, la Fiscalía General del Estado ya acudió a la casa para tomar muestras de la comida y se llevaron los cadáveres de los perros fallecidos, para iniciar las investigaciones correspondientes.

EL CALVARIO DE ROSA INICIO HACE 3 AÑOS

Hace tres años, Rosa Corona decidió separarse de su esposo, Alberto “N” por el temor de que un día asesinara a Alexa, su hija menor. El sujeto la llamaba bastarda porque decía que él no era el padre y cuando apenas tenía 8 meses de nacida, la azotó en la cama en dos ocasiones.

La señora Rosa cometa que hace unos meses, su expareja se comunicó con ella para amenazarla por no querer regresar con él ''vas a llorar lágrimas de sangre'', le dijo y parece que lo cumplió. Alexa fue envenenada y hoy se debate entre la vida y la muerte.

Rosa, de 34 años de edad procreó seis hijos con Alberto, una hija de 18 años, una de 16, un adolescente de 14 y las menores de nueve, seis y tres años de edad.

La señora relató que durante años aguantó violencia física y sexual, pero tomó la decisión de separarse de Alberto cuando notó que un día podría matar a su pequeña Alexa.

Con información de El Sol de México y Periódico Central 

kach