ESTADOS

En Tijuana ni el refuerzo de 1000 soldados detiene los homicidios

Antes del refuerzo castrense, Tijuana registró meses con más de 100 homicidios; tras el arribo de los militares, se cerró con 151 asesinatos

  • EDUARDO RUBIO / CORRESPONSAL
  • 13/05/2022
  • 20:44 hrs
  • Escuchar
En Tijuana ni el refuerzo de 1000 soldados detiene los homicidios
En enero y febrero de este año, antes del refuerzo castrense, Tijuana registró 141 y 120 homicidios respectivamente. (Especial)

TIJUANA.- A casi dos meses del primer refuerzo de soldados para ayudar a las autoridades civiles a contener los homicidios en Tijuana, la violencia no ha cedido.

TAMBIÉN LEE: Efecto Bukele: las maras, el ejército de los cárteles en Tijuana

Entre el 16 de marzo y el pasado 10 de mayo, la II Zona Militar con sede en esta frontera anunció el apoyo de alrededor de mil elementos que llegaron en al menos cuatro convoyes atravesando durante el día las principales vialidades del municipio.

Uno de los primeros grupos incluso fue acompañado de un helicóptero Black Hawk, y el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Baja California (CCSPBC), consideraba que su presencia ayudaría a disuadir a los criminales.

Pero eso no ha pasado y ahora en algunas colonias se preguntan dónde están los patrullajes de las fuerzas federales.

“La verdad sí anduvieron de allá para acá, pero ahora haga de cuenta que dejaron de entrar, porque tengo rato que no los veo cómo antes. Entraba uno, entraba otro”, dijo Viviana Muñoz.


Ella vive desde hace 23 años en la colonia Altiplano, ubicada al noreste de Tijuana donde antes estuvo vigilando la Guardia Nacional que igual ha intentado sin éxito combatir la violenta disputa que sostienen en Baja California los cárteles Arellano Félix, de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.

Uno de los más recientes enfrentamientos entre esos grupos ocurrió muy cerca de la colonia Centro, en el extremo contrario del hogar de Viviana, cuando seis hombres llegaron a un domicilio donde le dispararon a un hombre para luego prender fuego a su vivienda.

Allí tampoco tuvo presencia el ejército, sino la policía municipal que persiguió el vehículo en el que trataron de huir y logró detenerlos, además de asegurarles tres armas largas, dos cortas, chalecos balísticos, municiones y otros aditamentos tácticos.

(Foto especial)

Algunos de ellos incluso vestían casacas similares a las de la policía local.

Y algo parecido se repitió esta semana cuando en inmediaciones de Zona Río, el corazón financiero y gubernamental de Tijuana, la misma corporación municipal detuvo a dos hombres que viajaban en una camioneta y portaban insignias de policías auxiliares.

“Hemos detectado ya, en el transcurso de los años, que siempre ha habido quienes simulan ser oficiales de policía de cualquiera de las instituciones”, mencionó el fiscal general del estado, Ricardo Carpio Sánchez.

LAS CIFRAS DE ASESINATOS NO DESCIENDEN

A pesar de esas detenciones y de otras realizadas por la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Baja California (SSCBC), que incluyen aseguramiento de armas, chalecos antibalas y cartuchos, más el refuerzo militar que está cumpliendo dos meses, la estadística de asesinatos muy poco ha cambiado.

En enero y febrero de este año, antes del refuerzo castrense, Tijuana registró 141 y 120 homicidios respectivamente.

A mediados de marzo, cuando arribó el primer grupo de 200 elementos de fuerzas especiales, la ciudad sumaba 66 asesinatos y cerró ese mes con 151.

Abril después acumuló 141 y mayo cuenta 57 víctimas en los primeros doce días, lo que significa que cada mes, sin importar las acciones de las autoridades, han sido cometidos un promedio de cuatro a cinco homicidios diarios. 

Montserrat Caballero, la alcaldesa de Tijuana, dijo un día después del más reciente refuerzo de soldados que hay preocupación por zonas ampliamente concurridas donde está creciendo la actividad criminal.

“Creo que más que elementos nos hace falta más organización entre los tres diferentes órdenes de gobierno. Por supuesto son bienvenidos, por supuesto nos van a ayudar, pero definitivamente la coordinación es prioridad”, respondió la morenista.


 

 

(djh)