ESTADOS

En Querétaro hay 632 migrantes desaparecidos

El periodista Agustín Escobar Ledesma documentó la desaparición de 632 migrantes originarios de Querétaro, desde la década de los 50, hasta estos tiempos

  • BRENDA LUGO
  • 31/07/2019
  • 19:15 hrs
  • Escuchar
En Querétaro hay 632 migrantes desaparecidos
Migrantes desaparecidos en Querétaro (Foto: Especial)

En 2012, Antonio, originario del municipio de Arroyo Seco, Querétaro, emprendió su paso rumbo a Estados Unidos. Quería trabajar y juntar el dinero para pagar una deuda que tenía luego de que su esposa diera a luz y tuviera complicaciones en el parto.

Eran alrededor de 40 mil pesos los que debía a un conocido de la comunidad. Una cantidad imposible de pagar en su condición. 

Ese año salió con un grupo de personas rumbo a la frontera norte, sin embargo, en San Fernando, Tamaulipas, el autobús fue retenido por presuntos integrantes del crimen organizado. Fue la última vez que se supo de él con vida, antes de que, meses más tarde, su cuerpo fuera localizado en una fosa clandestina de ese mismo municipio tamaulipeco. Tenía un impacto de bala en la cabeza.

Antonio decidió salir de su comunidad y cruzar la frontera a pesar de que un par de años antes, ocurrieron dos desapariciones masivas de migrantes queretanos que salieron de la Sierra Gorda. Situación que alarmo a los queretanos que buscaban el sueño americano.

Desaparición masiva de migrantes

En esa ocasión, el 17 de marzo de 2010, un camión partió de la sierra queretana donde iban a bordo 36 migrantes: 18 queretanos y el resto originarios de Hidalgo y san Luis Potosí. 

Pocos días después, el cinco de abril, un segundo autobús, que trasladaba 48 migrantes también partió desde la Sierra. 

Ambos camiones desaparecieron. Uno de los camiones fue visto por última vez en Ciudad Miguel Alemán, Tamaulipas. Mientras que el segundo desapareció en Salinas Hidalgo, San Luis Potosí. 

A casi 10 años de estos hechos, de los migrantes que iban en el camión, no se sabe nada.

Van 632 migrantes desaparecidos

La situación se puso en el ojo del periodista e investigador de la Universidad Autónoma de Querétaro, Agustín Escobar Ledesma, quien ha contabilizado 632 migrantes desaparecidos originarios del Estado de Querétaro, desde finales de los años cincuenta.

En su libro recientemente publicado “Dónde están: migrantes desaparecidos en Querétaro”, el periodista documenta las historias de los migrantes queretanos que desaparecieron y que no han sido localizados. 

“La desaparición masiva del 2010, me llevó a la pregunta si habrían más migrantes en esta condición”, dice Agustín en entrevista con La Silla Rota.

“Empecé en el municipio de Landa de Matamoros, lugar de donde salieron 17 desaparecidos que iban en uno de los autobuses, así me fui de cabecera en cabecera municipal hasta llegar a la cifra que hoy tenemos”

Para el periodista, la desaparición masiva del 2010 causó terror entre los queretanos que posteriormente, tomarían el mismo rumbo: la migración

“Fue un trauma para los migrantes que normalmente toman un autobús y cruzan la frontera. Un trauma que sí, detuvo en algún momento la migración, sin embargo, paso el tiempo y nuevamente siguen yendo a Estados Unidos para mejorar sus condiciones de vida”.

Fue el caso del papá de uno de los migrantes que desapareció en los autobuses del 2010.

A pesar de sufrir la desaparición de su hijo, se atrevió a cruzar a Estados Unidos, logró llegar y posteriormente regresó a su tierra.

Desaparición de migrantes, negocio del crimen organizado

La investigación revela que los migrantes desaparecidos caen en manos del crimen organizado, algo que no sucedía antes.  Agustín cuenta la historia de uno de los migrantes que viajaba en el camión y que su historia fue fundamental para la investigación pues se mantuvo en contacto hasta el momento en que fue recluido por el crimen.

Fue en el sexenio del expresidente Felipe Calderón, cuando el crimen organizado, a consecuencia de la Guerra contra el Narco,  tomó las rutas migratorias como parte de sus negocios. Anteriormente éste pertenecía exclusivamente a los llamados coyotes o polleros, quienes esperaban en la frontera norte a que alguien contratara sus servicios. O gente misma de las comunidades que juntaban un grupo de personas quienes pagaban para cruzarlos del otro lado.

Carpetazo en los casos de desapariciones

La desaparición de los migrantes no es el único problema. La carencia, la impunidad y el olvido son algunos de los problemas con los que se enfrentan las familias de los desaparecidos.

El entonces gobernador de Querétaro en 2010, José Calzada Rovirosa no inició una búsqueda exhaustiva que diera con la localización de los migrantes. La información ni si quiera se subió al registro de desaparecidos de la página de la Fiscalía General del Estado.

En tanto, la administración del actual gobernador Francisco Domínguez Servién, se empeña en dar carpetazo al tema, dicen los familiares.

Agustín documentó estos 632 casos de migrantes en una investigación que le llevó cerca de tres años.

En su libro, que se presentará en  el próximo 4 de agosto en el jardín principal de Villa Progreso, una comunidad de raíces otomíes, en el municipio de Ezequiel Montes, en el estado de Querétaro, registra estas desapariciones desde finales de los años cincuenta, hasta el 2016. Poco antes de cerrar su investigación, se dio a conocer la noticia de dos migrantes desaparecidos, originarios del municipio de Querétaro, cayeron también en manos de “gente encapuchada, armada y vestida de negro”: el crimen organizado.