ESTADOS

En Puebla se encuentran tres de las peores cárceles del país

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) incluyó tres cárceles de Puebla entre las 10 con peores calificaciones del país

  • ISRAEL VELÁZQUEZ/CORRESPONSAL
  • 08/11/2019
  • 13:30 hrs
  • Escuchar
En Puebla se encuentran tres de las peores cárceles del país
En Puebla hay 3 de las peores cárceles del país

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) incluyó tres cárceles de Puebla entre las 10 con peores calificaciones: están ubicadas en Tecamachalco, que es el primer lugar nacional; el Centro de Reinserción Social de Zacatlán en tercero y Acatlán en el décimo sitio, de acuerdo con el Diagnóstico nacional de supervisión penitenciaria 2019 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

En el Centro de Reinserción Social de Tecamachalco, que obtuvo 4.73 de calificación, hay una deficiente separación entre hombres y mujeres; tiene problemas en los servicios de salud; insuficiencia de programas para la prevención y atención de incidentes violentos; falta de prevención de violaciones a derechos humanos y de atención en caso de detección, así como deficiencia en la atención a personas internas en condiciones de aislamiento, de acuerdo con la CNDH.

También señala la CNDH, cuyo titular saliente es Raúl González Pérez, insuficiencia o inexistencia de instalaciones necesarias para el funcionamiento y malas condiciones materiales e higiene de instalaciones para alojar a las personas privadas de la libertad; no hay higiene en la cocina o comedores; y las condiciones materiales e higiene de las instalaciones para la comunicación con el exterior son deficientes; así como falta de normatividad que rige al centro; insuficiencia de personal de seguridad y custodia; deficiencias en el procedimiento para la imposición de las sanciones disciplinarias y cobros.

La comisión detectó deficiencia en la atención a mujeres o personas menores de edad que vivan con ellas; deficiencia en la atención a personas adultas mayores; deficiencia en la atención a personas LGBTTTI; insuficiencia en los programas para la prevención de adicciones y desintoxicación voluntaria.

En la cárcel de Zacatlán se detectó insuficiencia o inexistencia de instalaciones necesarias para el funcionamiento del centro; deficientes condiciones materiales e higiene de la cocina y comedores; falta de normatividad; insuficiencia de personal de seguridad y custodia deficiencias en el procedimiento para la imposición de las sanciones disciplinarias. Y en Acatlán se detectó sobrepoblación, hacinamiento, deficiente separación entre hombres y mujeres, deficientes condiciones materiales, falta de normatividad, deficiencia en la atención a mujeres y personas menores de edad que vivan con ellas; deficiencia en la atención a personas adultas mayores.

En contraste, el Centro de Reinserción Social de Tepexi fue el mejor evaluado: tiene capacidad para albergar a mil 121 personas, pero su población es de 677 reos. El único problema detectado fue la deficiente separación entre procesados y sentenciados.

Panorama desolador

En general en las cárceles poblanas no se garantiza la integridad ni una estancia digna: desde 2016 y hasta 2019 sus calificaciones han ido a la baja y Tecamachalco y Acatlán arrastraron al sistema penitenciario local a estar entre los peor calificados del país.

Los centros penitenciarios de Puebla tienen una calificación promedio de 6.03: el de Puebla obtuvo 6.69; el de Tehuacán, 5.91; el de Tepexi, 8.17; el de Ciudad Serdán, 7.13 y el de San Pedro Cholula, 6.03; el de Acatlán fue calificado con 5.25; el Huauchinango con 5.85; el de Tecamachalco, 4.73; el Centro Penitenciario Distrital de Tetela de Ocampo con 5.51; el Centro Penitenciario Distrital de Teziutlán con 6.06; el Centro Penitenciario Distrital Zacapoaxtla y el Centro Penitenciario Distrital de Zacatlán 4.94.

El Diagnóstico nacional de supervisión penitenciaria 2019 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) indica semáforo rojo en temas como garantizar la integridad personal del interno y una estancia digna; en amarillo por condiciones de gobernabilidad, la reinserción social del interno y atención a internos con requerimientos específicos.