ESTADOS

"El Vaquero", líder del CDG, estuvo en la nómina del ayuntamiento de Matamoros

"El Vaquero" o "El señor 46" tenía asignado un sueldo mensual bruto de 10 mil 119 pesos y contaba con una identificación oficial de Seguridad Pública

  • MARCOS MUEDANO Y ARNOLDO GARCÍA
  • 07/04/2021
  • 22:03 hrs
  • Escuchar
"El Vaquero", líder del CDG, estuvo en la nómina del ayuntamiento de Matamoros
"El Vaquero" o "El señor 46" tenía asignado un sueldo mensual bruto de 10 mil 119 pesos y contaba con una identificación oficial de Seguridad Pública

CD. VICTORIA.- El líder del Cártel del Golfo en Tamaulipas, Evaristo Cruz Sánchez, "El Vaquero", detenido el martes por el Ejército, contó con una plaza de policía municipal entre los años 2016 y 2018, de acuerdo con registros de la Plataforma Nacional de Transparencia.

También lee: ¿Quién es "El Vaquero"? el sanguinario líder del Cártel del Golfo

Los registros indican que "El Vaquero" comenzó a cobrar un sueldo en la policía municipal a partir del tercer trimestre de 2017 y hasta el 30 de junio de 2018, durante la administración de Jesús de la Garza Díaz del Guante, en ese entonces alcalde por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

"El Vaquero" o "El señor 46" tenía asignado un sueldo mensual bruto de 10 mil 119 pesos, pero adicionalmente contaba con toda la protección que ofrece a los funcionarios municipales el contar con una identificación oficial de Seguridad Pública.

Elementos del Ejército Mexicano detuvieron al "Vaquero" en Salinas Victoria, Nuevo León, el pasado martes, por presunto responsable de delitos del fuero federal, en tanto que la Fiscalía General de Tamaulipas le tiene una orden de aprehensión por el delito de secuestro agravado.

En varias ocasiones, el intento de detención de Cruz Sánchez en Matamoros provocó la movilización de las autoridades de seguridad pública local, particularmente del Departamento de Tránsito, para bloquear calles con el propósito de evitar la aprehensión del líder del Cartel del Golfo.

"El Señor 46 figuró durante varios meses como uno de los criminales más buscados por el gobierno de Tamaulipas y, a través de la Fiscalía de Justicia del Estado, se ofrecía una recompensa de hasta 2 millones de pesos para lograr su ubicación y detención.

En septiembre del año pasado, la Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas aseguró dos ranchos, así como otras propiedades, droga, caballos pura sangre, aves exóticas, una colección de autos antiguos y logro congelar cuentas bancarias a nombre de Evaristo Cruz.

En el rancho "Los Caballitos" del municipio de Matamoros fueron encontrados 20 caballos pura sangre, incluyendo algunos de raza árabe, española y azteca, entre otros.

También se encontró se encontró un paquete de aproximadamente 3.5 kilogramos de marihuana, un vehículo razr y una pick up.

EL ASCENSO Y LA CAÍDA DE "EL VAQUERO"

De acuerdo con el periodista Héctor de Mauleón, en un artículo publicado en El Universal, por la llegada de "El Vaquero" a San Luis Potosí la entidad vivió el año más violento de todos los tiempos con 811 homicidios dolosos, muchos que aparecieron encobijados, maniatados y torturados.

En un fin de semana 46 personas fueron asesinadas en San Luis; 13 cuerpos fueron encontrados en uno de los caminos limítrofes con Zacatecas repartidos en dos camionetas, junto con una advertencia.

El gobierno de Tamaulipas le había puesto precio a la captura de este criminal, dos millones de pesos, y lo incluyó en la lista de los diez más buscados.

Entre sus crímenes están el robo de hidrocarburos, la extorsión, el tráfico de drogas y la búsqueda de una ruta de traslado de fentanilo.

Tenía bajo su poder a Matamoros, que ya era su bastión y había logrado entrar en Zacatecas. Él era la figura más notoria en la pugna al interior del cártel del Golfo y mantenía una rivalidad con César Morfín Morfín, alias El Primito, líder de los Metros.

Luego de la detención de José Alfredo Cárdenas Martínez, El Contador, exlíder del cártel del Golfo y fundador de los Zetas, el nombre de El Vaquero comenzó a sonar más.

De acuerdo con De Mauleón, "la caída del Vaquero, al lado de la de Cantú de la Garza, deja adivinar el tejido de alianzas del crimen organizado; vislumbrar los acuerdos que han permitido al Cártel del Golfo mantener brazos criminales en al menos cuatro estados del norte, y realizar operaciones en lugares aparentemente tan lejanos de su bastión como la ciudad de México".