ESTADOS

'El Pez' y 'El Fresa': los narcos más buscados del Edomex

Identificados como los presuntos líderes del La Familia Michoacana y responsables de la violencia en Tierra Caliente. Su bastión: el sur del Estado de México

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 25/07/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
El Pez y El Fresa: los narcos más buscados del Edomex
El Pez y el Fresa: los narcos más buscados del Edomex (Foto Especial)

Cualquier pista que dé con ellos se recompensa con medio millón de pesos, la oferta está sobre la mesa desde 2014, tres años después sigue en pie, nadie la toma.

Son Johnny Hurtado Olascoaga, alías “El Pez”, y José Alfredo Hurtado Olascoaga, alias “El Fresa”, presuntos líderes del La Familia Michoacana y responsables de la violencia en Tierra Caliente. Su bastión: el sur del Estado de México.

Para la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), con la captura de los hermanos Hurtado Olascoaga se “salvaguarda la integridad y derechos” de los mexiquenses.

Y no es para menos, únicamente a Johnny se le han abierto 10 carpetas de investigación en el Estado de México y averiguaciones previas en la Procuraduría General de la República (PGR), así como una ficha roja en la Interpol.

Además, a “El Pez” se le acusa como aquel que ordenó a los soldados del batallón 102 de Infantería a ejecutar extrajudicialmente a 10 de 22 personas asesinadas en una bodega en Tlatlaya, Estado de México, la madrugada del 30 de junio.

Los Hurtado Olascoaga habrían sobornador un mes antes de los hechos a los militares. No fue casualidad que entre los que muertos había integrantes de Guerreros Unidos, rivales de “El Pez”, quienes iban por gente de la Familia Michoacana y fueron encontrados por el Ejército.  

El apoyo del Cártel de Jalisco

Pero no se encuentran solos, detrás de ellos y de la estructura criminal a la que pertenecen y lideran, está el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), grupo delictivo que en los últimos años ha ascendido a tal grado que es colocado como la organización delictiva con mayor poder en el país.

Esta relación viene de tiempo atrás. Ante la urgencia del CJNG de expandirse en Guerrero, Nemesio Oseguera Cervantes "El Mencho" se alió con su compadre, Jesús Méndez, “El Chuchín”, hijo de José de Jesús Méndez “El Chango Méndez”, cofundador de la Familia Michoacana y mano derecha de Nazario Moreno, otro de los fundadores de dicho cártel.

Ambos decidieron apoyar a los hermanos Hurtado Olascoaga en Tierra Caliente, quienes ya operaban en el sur del Estado de México bajo las órdenes de José María Chávez Magaña, “El Pony”.

Nemesio Oseguera Cervantes "El Mencho", líder del CJNG

La presencia del CJNG se ve reflejada en las palabras del titular de la FGJEM, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, quien al dar a conocer la captura de Alberto "N", alias "El R”, en el municipio mexiquense de Acambay, aseguró que se han detenido a 65 miembros de dicha agrupación criminal.

La rivalidad con Los Templarios y Guerreros Unidos

Así comenzaron su rivalidad con los cárteles de la zona: Los Caballeros Templarios,  el Cartel Independiente de Acapulco y, particularmente, con Guerreros Unidos, con quienes han tenido una feroz pelea por la zona.

Con el apoyo de “El Mencho”, Johnny y José Alfredo se apoderaron en los municipios de Arcelia, San Miguel Totolapan, Apaxtla, Teloloapan y Ciudad Altamirano, en Guerrero, así como en Tlatlaya, Luvianos, Tejupilco, Valle de Bravo y Amatepec, en el Estado de México.

La presencia de la Familia Michoacana y de Guerreros Unidos en la zona concuerda con el informe “Evaluación de la Amenaza Nacional de Drogas 2015” de la Administración Para el control de Drogas  (DEA, por sus siglas en inglés).

En un mapa, el organismo estadunidense detalla que en el Estado de México y parte de Guerrero predominan la Familia Michoacana y los Beltrán Leyva, cártel del que desprende Guerreros Unidos.

La batalla entre los hermanos Hurtado Olascoaga y Guerreros Unidos ha sido sanguinaria. El Estado de México ha sido testigo de levantones, enfrentamientos, ejecuciones y hasta decapitados, como resultado de dicho conflicto.

La feroz guerra entre ambos cárteles llegó a la PGR, cuando Jesús Murrillo Karam era titular de dicha dependencia.

Cuando Sidronio Casarrubias Salgado, presunto líder de Guerreros Unidos, fue detenido por la desaparición en Iguala de los 43 alumnos de la normal rural de Ayotzinapa, no quiso decir ni una sola palabra al respecto.

“Con usted en la cárcel “El Pez” va a acabar con su familia. Nosotros podemos brindarle protección”, dijo Murillo Karam ante el silencio del delincuente.

No fue hasta que el procurador mencionó a “El Pez”, cuando Casarrubias colaboró con la PGR. Incluso, gracias a ello, se conoció una de las primeras versiones sobre el destino de los estudiantes y hasta la estructura completa de los Guerreros Unidos, agrupación que hasta en ese momento no se sabía mucho.

 Sidronio Casarrubias Salgado, presunto líder de Guerreros Unidos

Jhonny habría sido detenido el 19 de marzo del 2013 por la policía estatal, durante un enfrentamiento en los límites de Otzoloapan y Valle de Bravo, en el Estado de México.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), ahora Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana (CESC), informó sobre la captura del capo y la muerte de 10 delincuentes en los hechos, sin embargo, el titular de la entonces PGJEM, Miguel Ángel Contreras Nieto, hablo sobre los hechos pero no mencionó la captura de “El Pez”.

Un poco más de un año después, el gobernador mexiquense Eruviel Ávila presentó las acciones del Plan Estratégico de Seguridad y del Operativo Seguridad, donde informaron sobre los delincuentes más buscados en la entidad, ahí apareció Johnny Hurtado Olascoaga, acompañado de su hermano “El Fresa”.

Versiones extraoficiales señalan que tras su detención, autoridades dejaron ir a “El Pez”.

En abril de este año se extendió el rumor de que Johnny había muerto en un enfrentamiento con la Marina, en el poblado de San Vicente Tlalchapa, Guerrero.

Los rumores señalaban que el líder de La Familia Michoacana había sido gravemente herido durante el tiroteo con los marinos y no fue atendido por un médico a tiempo, lo que le provocó la muerte tres días después del enfrentamiento.

Medios locales informaron que a la tierra natal del narcotraficante habían llegado “personas con flores”, esto pese a que autoridades reportaron que no habían hallado rastro alguno de dicho velorio, por lo que aseguran que sigue vivo y prófugo.

En todo caso, si su muerte fuera cierto, su hermano José Alfredo Hurtado, siempre acompañándolo, había quedado como líder natural de la organización, quedando el apellido Hurtado Olascoaga dentro de La Familia.