ESTADOS

El flamazo que mató a familia poco a poco en Veracruz

Los 7 heridos recibieron servicios médicos limitados, sin apoyo de la gasera; casi todos murieron en el lapso de un mes

  • RODRIGO BARRANCO / CORRESPONSAL
  • 07/09/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
El flamazo que mató a familia poco a poco en Veracruz
La familia se encontraba en una reunión cuando aconteció la explosión (Foto. Rodrigo Barranco)

Veracruz (La Silla Rota).- Cerca de las 12:00 horas del 6 de agosto de este 2017, la familia Flores-Vela estaba reunida en una casa, de la colonia Hidalgo, en la zona norte de la ciudad de Veracruz, cuando vino un flamazo de gas proveniente de un tanque de 10 kilógramos que guardaban en un pasillo. 

Como cada fin de semana, hermanos, hermanas, cuñadas, sobrinos, tíos, nietos y nietas se habían dado cita en el domicilio 644, de la calle Civismo, para comer juntos. 

Justo cuando guisaban y otros convivían vino un flamazo provocado por una fuga de gas de un tanquecito de 10 kilógramos que era usado por Luis Vela Carmona, de 54 años de edad, en su trabajo como plomero e instalador de tuberías. 

TAMBIÉN LEE: El campo de exterminio que el gobierno de Veracruz ocultó

Testigos que sobrevivieron algunos días en el hospital relataron que luego del primer flamazo vino una fuerte explosión que dejó a todos tirados en el suelo, mal heridos, con lesiones graves. 

Vecinos del barrio pidieron ayuda a la Cruz Roja. Primero llegó una ambulancia, pero al ver la magnitud del evento solicitaron refuerzos, una de las unidades que acudían no llegó pues chocó en su trayecto. 

En total, los paramédicos reportaron un saldo de ocho personas lesionadas con quemaduras de diferentes grados y porcentajes que fueron canalizadas al Hospital Regional de Alta Especialidad de Veracruz y a la Clínica 64 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). 

Durante todo el mes, han muerto siete de ellas, por ahora solo sobrevive la señora Marina Carmona que sigue luchando por su vida en una cama de hospital 

La lucha por justicia 

Carlos Flores, es familiar de las ocho víctimas de la tragedia. Desde que murió el primero de los heridos, el 7 de agosto, emprende una lucha legal contra "Gas del Atlántico", empresa que vendió el tanque con la fuga. 

El también representante legal de los afectados, afirmó que según el peritaje que consta en la carpeta de investigación 6018/2017 de la Fiscalía General del Estado los trabajadores y la empresa, podrían tener responsabilidad en los hechos. 

"Estamos esperando que se integren demás dirigencias que faltan y en su oportunidad se ejercitará la acción penal de cada uno de los que resultaron responsables por esta omisión".  

Y agregó: "para empezar contra el gerente, contra los repartidores, contra los que verifican que los cilindros estén en buen estado, y en especial contra el propietario de esta gasera".  

La explosión impactó la opinión pública jarocha dado a que cada uno de los siete heridos murió de manera paulatina, recibiendo servicios médicos públicos y limitados, sin ningún tipo de apoyo o seguro de parte de la compañía gasera. 

"No todos vivían ahí, pero fue lamentable porque nunca pensaron que llegaban a una cita con la muerte. Se juntaban a comer todos los domingos, como todas las familias. Fue el 6 de agosto, precisamente hace un mes".  

En total, en el flamazo murió el jefe de familia de los Flores-Vela, el abuelo de más de 80 años, dos hermanos (uno de 14 años), uno de los sobrinos (de seis años) y dos tíos.