ESTADOS

El cementerio de Hermosillo que se “tapizó” de muertos por covid-19

La Silla Rota documentó el 2 de junio que en este lugar no había más de 10 tumbas; hasta ahora se han sepultado 234 muertos, todos por coronavirus

  • MARLENE VALERO / CORRESPONSAL
  • 30/10/2020
  • 16:28 hrs
  • Escuchar
El cementerio de Hermosillo que se “tapizó” de muertos por covid-19
La Silla Rota documentó el 2 de junio, en un recorrido, que en este lugar no había más de 10 tumbas; hasta ahora se han sepultado 234 muertos, todos por coronavirus. Foto Marlene Valero

HERMOSILLO.- José Arturo toma un trapo, lo moja con agua y se acerca a una cruz de una tumba para limpiarla cuidadosamente. En ella se puede ver el nombre de su papá, José Arturo Ortiz García y la frase: tu recuerdo vivirá para siempre en nuestros corazones.

También lee: Toque de queda, la medida extrema que regresa a Sonora por rebrotes

El hombre de 65 años es una de las 3 mil 79 personas que han muerto de covid-19 en Sonora, desde el primer caso confirmado el 16 de marzo.

Es mediodía, y los rayos del sol toman fuerza, a pesar de que es finales de octubre, pero el calor no ha dado tregua a Hermosillo, donde el termómetro apunta los 36°. Para refrescarse, José Arturo tiene en su mano una cerveza y le da un trago, mientras se acerca a la sombra de uno de los tres árboles que hay en el nuevo panteón de la capital sonorense.

Se empezó a enfermar de un día para otro, el Día del Padre. Se empezó a poner malo del estómago, con diarrea, vómito y dificultad respiratoria, de ahí comenzó a saturar poco (oxigenación), de unos 94, bajó hasta 63…”, relata a La Silla Rota

Su padre, Arturo, era taxista y, mientras la mayoría de las personas estaban confinadas en casa, él tenía que salir a trabajar todos los días para llevar el sustento a su familia.

Con estos síntomas y al no mostrar mejora, la familia decidió llevarlo al Hospital General del Estado (HGE). Ya para entonces, su cuerpo presentó más estragos del virus que ha afectado a más de 36 mil 300 sonorenses.

Fotos Marlene Valero

“Tenía inmovilidad en el cuerpo, dolor muscular, dolor de cabeza, le dolían las articulaciones, no podía orinar… que era lo que a él le falló”, recuerda el joven.

En cuanto llegó al hospital, los médicos lo intubaron y lo colocaron en el área covid, especial para los enfermos por la pandemia.

Pero, a pesar de que mostró mejora y el nivel de oxigenación subió a 90, don Arturo no sobrevivió. Murió el 14 de julio, después de 23 días de luchar contra el SARS-CoV-2.

“Lo internamos y pues lamentablemente, de ahí no salió”, cuenta con la voz entrecortada.

El acta de defunción confirmó que su papá murió por insuficiencia renal y respiratoria, provocadas por el coronavirus.

Hoy, la familia visitó el panteón para construirle la lápida de cemento y darle un lugar de descanso digno, donde lo puedan visitar y llevar flores.

Ahorita vinimos a hacerle su lápida, para sentirnos más bien nosotros, y como él decía, hacerle bien su tumbita

EL NUEVO PANTEÓN DE HERMOSILLO QUE SE CONVIRTIÓ EN CEMENTERIO COVID

Desde octubre del 2019, poco antes del Día de Muertos, el Ayuntamiento de Hermosillo había confirmado la compra de un terreno donde se construiría un nuevo cementerio para los difuntos de la capital, debido a que los cuatro que existen ya están saturados.

Este proyecto, con una inversión de 13 millones de pesos, sería diferente al resto, con áreas verdes y jardines, para dar un ambiente de armonía y paz.

Sin embargo, la pandemia por covid-19 aceleró todo. Los cuerpos de las víctimas del virus fueron llegando poco a poco.

La Silla Rota documentó el 2 de junio, en un recorrido, que en este lugar no había más de 10 tumbas; y, ahora, cuatro meses después, en el cementerio se han sepultado 234 muertos por coronavirus.

“Hemos tenido 234 servicios de covid-19, pero el concepto de crear un nuevo panteón para Hermosillo, no era este, si no dar un lugar de descanso con un tema ecológico, un jardín funerario”, explica el Director de Servicios Municipales, Norberto Barraza.

Cuando antes apenas eran montículos de tierra, hoy, las tumbas ya tienen cruces con los nombres de los difuntos, veladoras, flores y coronas de muerto.

Aquí no hay distinción, como el covid no hizo: hay jóvenes, adultos y ancianos, en su mayoría, muertos por complicaciones de este virus que ha puesto en jaque al mundo entero.

En la tumba de Israel, una gorra de los Red Sox de Boston recuerda su memoria; en la de Martín, su familia colocó un camino de veladoras; y en la de Víctor, quien murió de 25 años, hay un tapete de pasto para adornar su lugar de descanso.

En otras, hay más de dos cuerpos, como en donde yacen Eusebio y su hija Adriana, quienes murieron con sólo 18 días de diferencia.

“La mayoría son covid y esto no va a parar. Aquí comenzaron de ahí, de la cruz negra”, apunta a una tumba Aarón, uno de los trabajadores que sepulta cuerpos.

“Toda esta racha no tiene ni dos meses. La otra vez enterramos hasta 12 en un solo día, sin parar”, sentencia.

“SE AVECINA LA NUEVA OLEADA DE CASOS”

De acuerdo con autoridades de la Secretaría de Salud en Sonora, a finales de este 2020 se registrará un repunte de casos, con varios rebrotes en las distintas ciudades del estado, como también lo han advertido a nivel nacional y se está viviendo en países de Europa.

Actualmente, en Sonora hay un total de 37,896 personas con coronavirus desde el primer positivo, según los últimos datos oficiales correspondientes al 30 de octubre.

Para José Ángel, quien ya sufrió la muerte de su padre por este virus, los ciudadanos no deben de tomar las advertencias a la ligera, en especial los jóvenes, ya que es una pandemia real, que se lleva la vida de los seres queridos en un abrir y cerrar de ojos.

Viene la segunda oleada de lo que es el covid, viene con todo. Le recomiendo a la gente que se cuide, que esto no es un juego, que simplemente se cuide, no podemos saber si la persona que está enseguida de nosotros pueda traerlo. Lamentablemente le vale a uno de joven, pero podemos infectar a nuestros padres, abuelos, tíos