ESTADOS

El cementerio de coches en la colonia Piletas de León

Es común escuchar que los vehículos son trasladados al corralón. En el bulevar Juan Alonso de Torres, en la colonia Piletas hay cientos de automóviles y camionetas abandonados. Así es la pensión de Cepol. Muchos de ellos están apilados en montañas y se han vuelto chatarra ¿Qué pasa con ellos?

  • IVONNE ORTIZ
  • 27/01/2020
  • 18:43 hrs
  • Escuchar
El cementerio de coches en la colonia Piletas de León
Así se ve la pensión de autos desde arriba

Los autos están apilados en la pensión de Cepol. Unos encima de otros, y hay algunos que incluso se volvieron chatarra, así se ve la pensión de carros que está en el bulevar Juan Alonso de Torres, en la colonia Piletas. En el corralón hay todo tipo de coches y camionetas que están en el olvido, pues muchos infraccionados ya no pasan a recogerlos.

En las puertas del corralón se lee: “No es un deshuesadero, yonke o refaccionaria”. Los dueños quieren dejar en claro que a pesar de tener montones de vehículos no cualquiera puede acercarse a buscar una refacción, ahí no las venden.

La pensión de Cepol es particular, es una de las cinco que hay en León. Pero el número de vehículos que se guardan ahí no lo tiene Tránsito, por ser privada. Aunque a simple vista parecen ser cientos de autos. Los que están hasta arriba presionando a otros, son casi chatarra y fierro viejo. Se oxidaron y su color no volvió a ser el mismo, tal vez el dueño no apareció o decidió dejar su carro en el corralón.

Cuando los conductores se estacionan en pasos peatonales, áreas para bicicletas, motos o exclusivas de transporte público pueden ser sancionados y los tránsitos se pueden llevar su vehículo a la pensión. También si circulan sin placas o dan positivo en la prueba de alcoholímetro.

Si un oficial retiene un vehículo tiene que sellarlo, esto es una señal que garantiza la seguridad de los objetos que están dentro, según las reglas de Tránsito. Los sellos pueden ir en el cofre, en la cajuela, en el tanque de gasolina, o cualquier acceso al vehículo. Y si el conductor es menor de edad, los tránsitos tendrán que esperar a que llegue el dueño para removerlo, en caso de no llegar, el oficial se lo lleva al corralón. Así funcionan estas sanciones en León.

Pero si el responsable se opone a la retención o no quiere salir del carro se pondrá a disposición del Oficial Calificador para aplicarle una sanción. El titular de la pensión recibirá el vehículo solo si tiene los sellos colocados. Una vez que el conductor pagó la infracción deberá presentar su ticket para recoger el móvil. Y adiós corralón.  

Más de uno ha pasado por esta bochornosa situación. Pero más vale no tener drogas dentro del automóvil, porque entonces el oficial lo entregará hasta que llegue alguien que si conduzca en buenas condiciones.

¿Cuál será la anécdota que esconde cada uno de estos carros? Tal vez en su pintura desgastada, en sus cofres doblados y en sus vidrios rotos hay algo que contar. Su abandono está a la luz del día o al frío de la noche. Son cientos de vehículos los que se ven desde afuera. O basta subir a la azotea de una casa de Piletas para ver un cementerio de coches.