ESTADOS

Disparos en la cabeza sepultan ilusiones de Lindsay, Sherlyn y Arleth en Juárez

Las tres menores, de 14, 13 y 4 años de edad, estaban listas para regresar a la secundaria y a preescolar este lunes

  • MARCO ANTONIO LÓPEZ
  • 26/08/2019
  • 20:45 hrs
  • Escuchar
Disparos en la cabeza sepultan ilusiones de Lindsay, Sherlyn y Arleth en Juárez
Las tres menores, de 14, 13 y 4 años de edad, estaban listas para regresar a la secundaria y a preescolar este lunes

Lindsay, Sherlyn y Arleth celebraban con familiares de Ciudad Juárez, Chihuahua, y El Paso, Texas. Estaban en un rancho de la colonia Riberas del Bravo. Habían transcurrido apenas dos horas del domingo cuando decidieron salir al patio y subirse a una camioneta pick up Chevrolet Silverado roja de doble cabina. Escuchaban música, cantaban y reían.

Su alegría fue interrumpida por la llegada de un comando a bordo de dos camionetas. Seis hombres se bajaron y accionaron cinco tipos distintos de armas, Fueron en total 114 balazos. Todos dirigidos contra los ocupantes de la camioneta.

Los primeros datos periciales revelan que las menores murieron por heridas en la cabeza. La otra víctima fue su tío, Rafael Gordillo González, de 25 años de edad. Quedó destrozado en el asiento del copiloto. Las tres niñas estaban en el asiento trasero.

Las menores regresarían el lunes a clases, dos de ellas a secundaria y una a preescolar

Al escuchar los balazos, un hombre salió al patio. Se lo llevaron los sicarios. Algunos reportes señalaban que era el padre de las menores, después se confirmó que es José Francisco Quezada Espinoza, un residente del Paso, Texas, cuyos familiares claman, vía redes sociales, por su vida.

Sin embargo, otra versión señala que los sicarios habrían secuestrado a dos personas, una de ellas el padre.

Una patrulla municipal se apareció en el momento del ataque, persiguió a los asesinos, pero se estrelló contra un domicilio. Los homicidas escaparon y los policías resultaron heridos.

Aunque aún se desconoce el móvil del ataque, las investigaciones apuntan a sicarios del grupo criminal “Mexicles”, brazo armado del Cártel de Sinaloa. 

Ataque sorpresivo

A las 02:40 horas del domingo 25 de agosto, los vecinos se despertaron por el estruendo de los disparos, cuyo origen era el cruce de las calles Ribera de Olimpo y Ribera de Mitra.

Autoridades acudieron ante el reporte de los vecinos que solicitaron ayuda, ambulancias acudieron al punto para trasladarlos a distintos hospitales de la ciudad.

En el lugar hallaron una escena dantesca. Lindsay Sánchez Gordillo, de 14 años, y sus hermanas, Sherlyn y Arleth, de 13 y 4 años, murieron al parecer casi instantáneamente al recibir los impactos de bala en la región cefálica. La segunda de ellas tenía además un disparo en el pecho.

 

En la escena del crimen se localizaron 60 casquillos .223 de R-15, 26 de 7.62 por 39 mm de AK-47 (Cuerno de Chivo), 18 de .308 (rifle de asalto exclusivo del Ejército), 3 casquillos de 12 milímetros y 7 más de 9 mm. Es decir, 114 disparos en total.

Los primeros en responder a la emergencia fueron policías municipales, quienes encontraron en el sitio sin vida a una de las niñas y a Rafael Gordillo González, de 25 años de edad.

Las otras dos menores fueron llevadas en autos particulares a hospitales, pero murieron en el trayecto.

Este asesinato conmocionó a los residentes fronterizos por la violencia en que se produjo el ataque.

Hasta el momento no hay personas detenidas, pero la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) mantiene un operativo en el Valle de Juárez en busca de los responsables del homicidio.

¿Se equivocan de víctima?

A través de las redes sociales, familiares de un residente de El Paso, denunciaron que José Francisco Quezada Espinoza fue “levantado” por un grupo de sicarios, por lo que pidieron la cooperación de la ciudadanía para localizarlo.

Las hermanas de la víctima de secuestro pidieron a sus captores que respeten su vida, informó personal de la Fiscalía del Estado en la Zona Norte. 

Incluso, interpusieron una denuncia formal por la desaparición forzada de su familiar.

José Francisco fue secuestrado por el comando que disparó contra un grupo de personas que estaban a bordo de dos camionetas. Por lo anterior, se descartó que haya sido el padre de las menores quien fuera “levantado”, como se reportaba en algunos medios locales.

Los probables responsables

Un grupo de sicarios del grupo criminal “Mexicles” aparece la primera línea de investigación de la Fiscalía por su responsabilidad en el crimen de un hombre y tres niñas, informó este lunes el fiscal Jorge Nava López. 

Los “Mexicles” operan como brazo armado del Cártel de Sinaloa, y tienen su centro de operación en el Valle de Juárez

De acuerdo con el Fiscal, no fueron 114 balazos, sino más de 200 los que se detonaron por parte de seis tiradores, que descendieron de dos camionetas en el rancho ubicado en la prolongación del camino al puente Yáñez y la calle Riberas de Piedras Negras.

Atacaron a los ocupantes de camioneta Chevrolet Silverado roja y de modelo reciente, donde quedó un hombre muerto (Rafael Gordillo González) en el lado del copiloto de la unidad y en el asiento trasero estaban Lindsay, Sherlyin y Arleth Sánchez Gordillo.