ESTADOS

Diputados QRoo: faltistas antes y durante pandemia, revela estudio

Durante todo el período legislativo, los legisladores han presentado solo dos iniciativas y en otros casos solo una; hay muchas iniciativas, pero sin calidad

  • ALEJANDRA GALICIA / CORRESPONSAL
  • 07/09/2020
  • 19:49 hrs
  • Escuchar
Diputados QRoo: faltistas antes y durante pandemia, revela estudio
Durante todo el periodo legislativo, los legisladores han presentado solo dos iniciativas y en otros casos solo una; hay muchas iniciativas, pero sin calidad. Foto Especial

CANCÚN.- Altos niveles de ausentismo legislativo e iniciativas huecas, repetitivas o que son competencia de la Federación, forman parte del atraso detectado en la productividad de la XVI Legislatura de Quintana Roo y que durante la pandemia por coronavirus provocó una caída, aún más profunda, en el rendimiento de los diputados locales.

También lee: Congreso de Quintana Roo aprueba Ley Olimpia; van 24 estados

Un informe de Observatorio Legislativo señala que cada diputado de Quintana Roo consume un presupuesto de 3 millones 875 mil 701 pesos cada año, entre sus dietas netas, presupuestos para ayudas sociales, además de la contratación y ampliación de gestoría para diputados. Este 2020 la cámara de diputados quintanarroense conformada por 25 integrantes consume un presupuesto de 19 millones 932 mil 132 anuales, la misma que en 2019.

La XVI Legislatura comenzó a operar desde marzo de 2019 y terminará su período en marzo de 2022, actualmente está conformada por nueve diputados de Morenatres del PVEMtres del PTcuatro del PAN, dos del PRD, dos del PRI, uno de Movimiento Ciudadano y uno de partido local Movimiento Auténtico Social (MAS).

Sin embargo, durante el segundo período del año legislativo los congresistas han alcanzado menos del 80% de asistencia a su trabajo y la cámara tiene diputados que durante todo el período sólo han presentado dos iniciativas y en otros casos solo una como el legislador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Erick Gustavo Miranda García, que este 4 de septiembre fue nombrado como el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo).

Para el presidente del Observatorio Legislativo de Quintana Roo, Eduardo Galaviz Ibarra, el problema de productividad de los diputados quintanarroense es grave ya que se trata del presupuesto público el que paga estos salarios y beneficios que los mantiene en un puesto de elección popular.

Explicó que en los últimos cuatro años desde que el Observatorio Legislativo han analizado el trabajo y rendimiento de la XV y XVI Legislatura de 2016 a 2020 se ha notado solo intentos o simulaciones por convertirse en un congreso abierto a la ciudadanía o ejercicio de parlamento abierto y en el caso de la XVI Legislatura no se concretaron porque desde el inicio de los períodos legislativos las fracciones parlamentarias principalmente de Morena han realizado disputas internas por tener la dirección de la Jugocopo entre Edgar Gasca Arceo y Reyna Durán ambos de la fracción parlamentaria morenista.

Ambas (legislaturas) siguen siendo caras e improductivas y más ahora esta XVI Legislatura puesto que ya se había hecho la observación de que tendrían que bajar su presupuesto y que tenían que transitar hacia un parlamento abierto, de hecho al inicio de esta XVI se logró hacer la firma de un acuerdo entre la entonces Junta de Gobierno y Coordinación Política para empezar el parlamento abierto, sin embargo la lucha interna por el control de la Jugocopo y la lucha interna dentro de la fracción de Morena ocasionó que se retrasara y que quedara como un intento o una buena intención pero que ya no caminó

  

Explicó que la entrada de la pandemia afectó aún más la productividad de los diputados quintanarroenses y se reflejó en el segundo período del primer año legislativo donde normalmente los diputados deben reunirse entre 30 y 32 veces en sesiones y solo lograron hacer 16; también se aplicaron períodos extraordinarios, pero por la inasistencia y la falta de coordinación entre fracciones parlamentarias de algunos congresistas estas fueron suspendidas.

El tema de la contingencia sanitaria a pesar de que es una realidad creemos que se utilizó para no tener las sesiones y reuniones en el congreso. No solamente no se avanzó, sino que se mantiene igual y en algún punto ya se retrocedió

MUCHAS INICIATIVAS PERO CON POCA UTILIDAD

En el análisis realizado por la organización civil Observatorio Legislativa contó las iniciativas que han presentado desde 2019 a la fecha. Uno de los diputados que más iniciativas presentó fue José Luis Toledo Medina, del partido Movimiento Ciudadano, con 19, seguido de Edgar Humberto Arceo de Morena con 10 iniciativas;  María Cristina Torres Gómez del PAN  con 10 y su homóloga Teresa Atenea Gómez Ricalde con nueve.

Galaviz Ibarra reconoció que el número de iniciativas es alto en comparación con otros períodos legislativos de otros congresos locales anteriores, sin embargo, la calidad de las iniciativas son bajas.

Hemos encontrado que el número es alto, sin embargo, hay iniciativas que se repiten en su concepto porque están dividiéndola para que se aplique en cada ley hacendaria de cada municipio, algunas otras iniciativas son de temas que no corresponden al congreso del Estado sino que son temas federales que no van a proceder, se presenta la iniciativa, se turna a la comisión respectiva y ahí se va a quedar sin atender o desechar, pero ya se hizo una producción de iniciativa , esto es lo que está sucediendo


Entre las iniciativas analizadas con este problema de no ser de competencia del Estado es una relacionada con la castración química, ya que es un tema sobre derechos humanos que no es conveniente que un congreso estatal tome decisiones en este tipo de acciones.

Agregó que a pesar de que presentan muchas iniciativas, existen algunas otras que no atienden y se han arrastrado desde la pasada  XV Legislatura, como es el caso de la Ley de Movilidad, que fue aprobada por el congreso anterior pero la XVI Legislatura actual debe continuar la creación de procesos y reglamentos que permitan una correcta aplicación de la misma.

Para el presidente del Observatorio Legislativo uno de los principales problemas es que no existen mecanismos que sancionen prácticas relacionadas con la baja productividad de legisladores locales.