ESTADOS

Desapariciones forzadas aumentan en Veracruz; denuncian a policías federales

Este fin de semana se realizó una marcha por la paz, exigiendo que los agraviados sean regresados con vida.

  • GABRIELA RASGADO MARTÍNEZ
  • 01/11/2015
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Desapariciones forzadas aumentan en Veracruz; denuncian a policías federales
Familiares de desaparecidos en Veracruz marchan para exigir su aparición

COATZACOALCOS, VERACRUZ (La Silla Rota) “Es que se detenga el tiempo. Eso es vivir 34 días sin tu hijo”, dice Omar Fernando Wreden Sandoval mientras intenta ser fuerte pero se le quiebra la voz.

Han pasado más de 30 días y su único hijo, Omar Shamed Wreden González de 26 años, no aparece, desde que un comando armado se lo llevó junto a tres personas más de un taller de motocicletas de este puerto.

“No fue la delincuencia organizada, fueron policías federales los cuales ya están identificados, y de los cuales ya uno se presentó a declarar ante las agencias del ministerio público. Tenemos las fotografías y en fechas posteriores vamos a hacer públicas esas fotografías”, sostiene.

Y lamenta que “si había alguien o algo en contra de alguien, mi hijo estuvo en el lugar equivocado a la hora equivocada”.

 

Coatzacoalcos: ingobernabilidad

El fenómeno de las desapariciones forzadas en Veracruz ha mostrado una tendencia a la alza, según documentos de la propia PGR, principalmente en municipios como Coatzacoalcos, donde este fin de semana se realizó una marcha por la paz, exigiendo que los agraviados sean regresados con vida.

En esta misma ciudad, entre el 11 y 12 de mayo también desaparecieron José Manuel Cruz Pérez, Eliaquín Alvarado Villafuerte, Jhonit Enríquez Orozco, Roberto Gallegos Osorio y Héctor Manuel Facundo Ramos, cuyo señalamiento directo fue contra la Fuerza Civil, la “segunda policía de élite mejor preparada del país”, según Arturo Bermúdez, Secretario de Seguridad Pública.

Wreden Sandoval afirma que son las familias de los desaparecidos quienes han realizado las investigaciones al respecto.

En ese caminar, asegura, se detectó que el mismo día que se llevaron a su hijo, -25 de septiembre- se llevaron a un total de 17 personas; en un lapso de 15 días fueron 90 personas sustraídas.

Y tan solo este año, sostiene que son 600 personas las que han desaparecido.

“No nada más se trata de delincuencia organizada, hay niños. Hace tres días de una escuela sacaron dos niños. Lo están ocultando. ¿Por qué lo oculta la prensa? ¿Por qué lo ocultan los medios? ¿Por qué la misma autoridad no lo da a conocer?”, cuestiona.

 

“Veracruz se vendió”

Los datos recabados por los familiares han sido obtenidos incluso de otros talleres donde las autoridades ministeriales llevan a reparar los vehículos que utilizan; incluso en estos lugares, ha fluido más información que la otorgada por el ministerio público.

“Las investigaciones dicen que Veracruz se vendió. ¿A quién? No te puedo decir, pero eso es lo que dicen, Veracruz se vendió. Y al venderse Veracruz se tenía que hacer limpia pero entre esa limpia se están llevando a gente inocente”, afirma Wreden González.

Confirmó que sí hay amenazas para las cuatro familias que buscan a sus desaparecidos y hacen investigaciones alternas “porque las mismas autoridades no le dan importancia a este tipo de situaciones”.

Acusó además que han sufrido discriminación de la misma autoridad:

“Se prejuzga. Y lo que todo mundo dice, algo tenían que ver. La misma autoridad lo da por hecho”.

Aunque el fiscal general del estado, Luis Ángel Bravo Contreras, ha señalado que el 50 por ciento de su agenda lo dedica a familiares de desaparecidos, estos desmintieron que sea así, ya que solo dos veces han podido tener contacto directo con él.

Derivado de esas omisiones de la Fiscalía General del Estado, se han puesto en contacto con la Secretaría de Gobernación del gobierno federal, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y recientemente con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas, para declarar a Coatzacoalcos como foco rojo en desapariciones y aplicar el Protocolo de Estambul.

Además están exigiendo que la Fuerza Civil y la Secretaría de Seguridad Pública salgan de las calles e ingrese la Gendarmería Nacional.

 

Desconfían de FGE

Por su parte, familiares de Aristeo Hernández Facundo, ex alcalde de Jáltipan secuestrado en agosto pasado y cuyo cuerpo presumiblemente fue encontrado en una fosa clandestina en Texistepec, aseguraron que están en contacto con los padres de los normalistas de Ayotzinapa, en busca de apoyo para las pruebas de ADN que confirmen que el cuerpo inhumado clandestinamente sea del ex edil.

El hermano del también profesor, Romualdo Hernández Facundo, desveló las condiciones en las que trabaja la Fiscalía General para corroborar las identidades de los cuerpos.

“Al principio nos dijeron que el estudio del laboratorio tendría de un mes a un mes y medio. Posteriormente nos dijeron que el equipo estaba descompuesto. Después de eso nos dijeron que independientemente de eso los estudios se fueron a la PGR. Ahora nos dicen que ya están reparados los documentos. Pues ya no creemos”.

Aseguró también que el beneficio del supuesto software donado por Cruz Roja Internacional para establecer las bases de datos de los cuerpos encontrados y cruzarlos con los de desaparecidos, no se les ha dado a conocer.

“Estamos exigiendo que todo el proceso de investigación sea científico y que todos los resultados sean objetivos; ustedes saben cómo son las investigaciones del país”.

Y sentencia que “no tenemos confiabilidad de parte de quienes han estado de alguna manera retardando toda esta investigación y que dejan mucho que desear”.

aat