ESTADOS

Crimen alcanza a desplazados por la violencia hasta albergues de Tijuana

Sujetos armados han interceptado o se han presentado en albergues, donde desplazados por el crimen esperan una respuesta de EU a sus solicitudes de asilo

  • EDUARDO RUBIO / CORRESPONSAL
  • 09/08/2021
  • 19:10 hrs
  • Escuchar
Crimen alcanza a desplazados por la violencia hasta albergues de Tijuana
Desplazados por la violencia denunciaron ante la CNDH que sujetos armados los han interceptado o se han presentado en albergues. Fotos Eduardo Rubio

TIJUANA.- La inseguridad está tocando a la puerta de los desplazados por la violencia que esperan en Tijuana su paso a los Estados Unidos para pedir asilo, y algunos temen que el crimen organizado los esté buscando en esta frontera.

TAMBIÉN LEE: Por esta razón Tijuana es el municipio más violento del país  

En apenas un par de semanas, migrantes del sur del país sufrieron dos encuentros con hombres armados en el albergue Ágape, donde se refugian 700 personas; el pastor Alberto Rivera Colón denunció que las autoridades están fallando en brindar seguridad.

Primero fueron dos adolescentes, de 17 y 16 años de edad, interceptados por cuatro hombres en dos camionetas blancas con vidrios polarizados cuando salieron a una tienda cerca del albergue, ubicado en una colonia popular al sur de Tijuana.

Dijeron que nos iban a revisar porque parecíamos sospechosos; nos dio miedo. Nos sacaron el teléfono, la cartera y nos dijeron que no nos querían ver por allí si no querían que nos levantaran”, contó uno de ellos

Los jóvenes, que huyeron de Nueva Italia, Michoacán, por temor a ser obligados a servir al crimen organizado, dicen que los hombres no les quitaron sus pertenencias, pero sí los apuntaron con armas largas, revisaron sus teléfonos celulares y les preguntaron por algunos nombres.

“Estábamos bien espantados los dos. Dijeron que nos iban a matar. Ya qué íbamos a hacer”, agregó el otro adolescente que con varios migrantes más acudió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) a levantar una queja y ratificar otras más que ese mismo albergue ha presentado en el pasado por eventos similares.

El mismo pastor Rivera Colón, con un “botón de pánico” colgado al cuello, dice que esa alarma, entregada por las autoridades federales hace dos años, no ha servido de nada.

“Se supone que con ella avisan de alguna emergencia de seguridad a la Secretaría de Gobernación (Segob) y eso debería activar una respuesta de las autoridades locales”, explicó.

Sin embargo, la semana pasada, nuevamente cuatro hombres armados llegaron al albergue preguntando por varios migrantes. Su llamado de auxilio estuvo cinco horas en modo de espera.

Es muy importante que sepan las autoridades que están buscando a ciertos migrantes. Ya llegaron a nuestras instalaciones y no están con nosotros. No sabemos si están en peligro otros albergues y los van a estar buscando”, advirtió el pastor


Afirmó que hay migrantes que no desean interponer quejas o denuncias formales porque los criminales responden a ellas en sus estados de origen.

Cuándo hacen la denuncia acá, la mandan a la fiscalía a otros estados, luego agarran represalias contra las familias y reciben amenazas (...) han torturado a su mamá, a familiares


A causa de la ya conocida presencia de criminales cerca del albergue, la policía municipal acude al sitio tres veces al día, pero nadie investiga para dar con los responsables de los actos de intimidación, enfatizó.

De acuerdo con el pastor Alberto Rivera, el 85% de los 700 migrantes en el albergue son originarios de estados como Michoacán y Guerrero, pero también hay centroamericanos.

 

rst