ESTADOS

Congreso de Sonora, un año de homofobia y rechazo al matrimonio gay

Pese a la presión de grupos de la comunidad LGBT+, diputados del Congreso de Sonora dieron marcha atrás al dictamen que permitiría el matrimonio igualitario

  • MARLENE VALERO / CORRESPONSAL
  • 01/10/2020
  • 14:12 hrs
  • Escuchar
Congreso de Sonora, un año de homofobia y rechazo al matrimonio gay
Congreso de Sonora se resiste al matrimonio igualitario (Especial)

HERMOSILLO. - Desde hace más de un año, los miembros de la comunidad Lésbica, Gay, Bisexual, Transexual (LGBT+) están a la espera de que el Congreso de Sonora vote a favor de la propuesta de ley para el Matrimonio Igualitario. Sin embargo, en estos meses, lo que han recibido son rechazos y discursos de odio.

Fue el 6 de agosto de 2019 cuando la diputada morenista Yumiko Palomarez presentó la iniciativa para reformar el Código de Procedimientos Civiles de Sonora y el Código de la Familia, donde se establece como matrimonio únicamente la unión entre un hombre y una mujer.

Desde entonces, activistas y ciudadanos han hecho acto de presencia en el recinto legislativo para buscar su votación y que las parejas del mismo sexo puedan unirse en matrimonio, sin la necesidad de un amparo.

Son más de tres veces las que el dictamen se ha quedado “atorado” en comisiones y no logra pasar a pleno para su discusión; y, el miércoles 30 de septiembre fue la última ocasión en la que los legisladores a favor de esta propuesta buscaron dictaminarla.

Sin embargo, en esta reunión de las comisiones de Justicia y Derechos Humanos y la de Igualdad de Género salieron a relucir algunas palabras homofóbicas y discursos de odio en contra de la comunidad LGBT.

“Su promiscuidad no los hace aptos para casarse”

El diputado Alonso Montes Piña del Partido Encuentro Social (PES) acudió a esta reunión de comisiones, a pesar de no pertenecer de manera oficial a ninguna de ellas, solo para leer un discurso en el que calificó a las personas homosexuales de “promiscuas” y que no son aptas para el matrimonio.

“Experimentar con el modelo social de la familia es irresponsable y peligroso. No existe el gen homosexual, el homosexual no nace, está comprobado, que se hace. El problema aquí es otro, la inestabilidad de estas relaciones, hacen que muchas de las previsiones relativas a matrimonio no sean aptas para matrimonio”, dijo a la cámara desde su casa.

Diputado Alonso Montes Piña

El legislador incluso habló de un promedio de parejas sexuales para justificar que los miembros de la comunidad no pueden tener una pareja estable para contraer nupcias.

“Si un varón homosexual comedia relaciones, según estudios, con 39 personas, a lo largo de su vida, con cuántas de ellas se casará, o cuántas veces se divorciará, puesto que con todos estaría casado”, expresó con supuestos datos de una organización llamada Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares.

Además, Montes Piña aseguró que, como diputados, responden a las mayorías de ciudadanos y no las minorías, en referencia a las personas homosexuales.

“Hemos recibido muchas llamadas, muchos comentarios para respaldar los principios de nuestra institución política, respaldar el apoyo a la mayoría de la sociedad, si bien llegamos a esta legislatura para trabajar por los sonorenses, quiero recordarles que llegamos por el respaldo de las mayorías y en toda democracia se debe a la voluntad de las mayorías y no de las minorías”, dijo.

Sus palabras resonaron en esta reunión virtual y provocó un enfrentamiento con la diputada morenista Yumiko Palomarez, quien puso sobre la mesa la propuesta de Matrimonio Igualitario.

Ella lamentó el discurso del representante popular de derecha y aseguró que debe velar por los derechos de todos los sonorenses.

“Que pena su discurso diputado, qué mediocre. Así le voy a decir, mediocre. Apéguese a la legalidad, a la constitucional. Tal y como están los artículos ahorita es inconstitucional y me duele porque lo tenía en otro concepto, de una persona inteligente, íntegra, que trabajaba para los sonorenses y le recalco, no es minoría y aunque fuera minoría, tenemos que trabajar por ellos”, arremetió Palomarez.

Finalmente, el dictamen no se aprobó por los legisladores en esta reunión de comisiones, debido a que faltó el voto de un diputado que confirmó su asistencia, pero no respondió durante la votación.

Por ello, la propuesta de Matrimonio Igualitario regresa al principio, nuevamente, para trabajarse y buscar su aprobación por enésima vez en comisiones y así pasar al pleno del Congreso de Sonora.

Comunidad LGBT+ alza la voz contra la homofobia

Por este discurso homofóbico, algunos activistas y personas de la comunidad LGBT+ expresaron su inconformidad en redes sociales, donde alertaron que este tipo de palabras fomentan al odio y la discriminación.

María Alatorre, defensora de derechos lamentó que el diputado Alonso Montes Piña no legisle para todos los sonorenses, sino para solo el sector conservador.

Otras personas fueron más allá e iniciaron los trámites para una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) por las palabras discriminatorias del legislador del PES.

 

El día que un diputado “salió del clóset”

El tema de Matrimonio Igualitario en Sonora ya ha provocado polémica en otras ocasiones; en octubre del año pasado uno de los diputados mostró su apoyo a la propuesta al declararse abiertamente homosexual durante una sesión ordinaria.

Rodolfo Lizárraga, legislador del Partido del Trabajo, subió a tribuna para entonar un discurso a favor de la unión entre personas del mismo sexo, tras una serie de manifestaciones para exigir su aprobación.

“Yo no ocupo casarme, yo ya estoy con una persona de mi mismo sexo, pero no por eso no voy a apoyar lo que un grupo, como lo llaman, minoritario, hoy lo pide. Soy gay y hoy estoy aquí representándolos”, expresó hace casi un año.

El diputado recibió apoyo de sus compañeros y causó furor entre la multitud que protestaba para exigir igualdad de derechos.

Hoy en día, 12 meses después, continúa la exigencia por la unión entre personas del mismo sexo, pero también el rechazo y la homofobia de los legisladores que no han escuchado sus voces y siguen en la negativa de votar para que sea ley. 


bl