ESTADOS

Con porras y aplausos, así recibieron a Granier en Tabasco

El exgobernador de Tabasco pasó 5 años y medio recluido en el Hospital del Reclusorio Femenil de Tepepan en la Ciudad de México, bajo procesos penales

  • ROBERTO BARBOZA SOSA
  • 06/06/2019
  • 13:31 hrs
  • Escuchar
Con porras y aplausos, así recibieron a Granier en Tabasco
Granier Melo dijo que analiza la posibilidad proceder jurídicamente contra su sucesor Arturo Nuñez Jiménez (Foto: Especial)

VILLAHERMOSA, Tabasco.- Como toda una estrella de Rock, el exgobernador priísta Andrés Rafael Granier Melo, fue recibido por sus extasiados simpatizantes, al retornar a su tierra seis años y cinco meses después.

De ese lapso, Granier Melo pasó casi 5 años y medio recluido en el Hospital del Reclusorio Femenil de Tepepan en la Ciudad de México, bajo procesos penales, cuatro federales y dos estatales.

Entre porras y gritos de júbilo, así como pancartas, los fans de Granier Melo, en su mayoría mujeres de estrato socioeconómico bajo, se empujaban entre sí para tratar de alcanzarlo, saludarlo y abrazarlo. Algunas personas hasta lloraban.

Granier Melo, viajó por carretera desde la Ciudad de México, llegó a su domicilio y esta mañana acudió a una radiodifusora para una entrevista pactada con antelación.

Allí en el exterior se concentraron los simpatizantes del también conocido como “El Químico” o el “Chelito Granier”.

El exgobernador, paisano del presidente Andrés Manuel López Obrador, narró que el Hospital de Tepepan, durante algunas revisiones médicas coincidió con la maestra Elba Esther Gordillo Morales, quien es su amiga, afirmó.

Granier Melo dijo que analiza la posibilidad proceder jurídicamente  contra su sucesor Arturo Nuñez Jiménez, contra el expresidente Enrique Peña Nieto y todos los que “confabularon” en su contra y que fueron los responsables de mantenerlo privado de su libertad.

“No soy un hombre de rencor ni odio, pero no olvido el daño moral provocado (en mi contra) por el perredista Arturo Nuñez Jiménez y su gobierno”

La última vez que el político priísta había estado en su tierra natal, fue el 30 de diciembre del 2012, un día antes de la toma de posesión del gobernador Arturo Nuñez, evento al que no se presentó. Seis años después, Núñez tampoco asistiría al Congreso, donde rindió protesta su sucesor Adán Augusto López Hernández.

Cuando Granier Melo se fue de Tabasco, estuvo en la Ciudad de México y en Estados Unidos, y fue hasta 11 de junio de 2014, que regresaría procedente de Miami, para afrontar las acusaciones en su contra al presentarse voluntariamente ante la Fiscalía General de la República, donde rendiría su declaración, posteriormente fue detenido y sometido a cuatro procesos federales. Posteriormente, su sucesor en la gubernatura lo inculpó con otras dos denuncias penales.

Paulatinamente logró combatir y ganar los juicios y fue el pasado 8 de mayo, cuando los jueces lo absolvieron de la última acusación en su contra, ser declarado inocente y quedar libre de las imputaciones.

bl