ESTADOS

Comunitarios de Rincón de Chautla, víctimas mortales del crimen organizado

Las cuatro víctimas de entre el martes y miércoles de esta semana son dos mujeres y dos hombres que forman parte de las filas de la CRAC-PF

  • MARGENA DE LA O/ CORRESPONSAL
  • 12/07/2019
  • 18:49 hrs
  • Escuchar
Comunitarios de Rincón de Chautla, víctimas mortales del crimen organizado
Los asesinatos de esta semana ocurrieron en hechos distintos (Especial)

Chilpancingo, Guerrero.- En dos momentos, separados uno de otro por algunas horas, asesinaron a cuatro miembros de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de los Pueblos Fundadores (CRAC-PF), organización que tiene base en de Rincón de Chautla, comunidad nahua perteneciente a Chilapa, donde recientemente reorganizaron su estrategia de seguridad comunitaria para protegerse de organizaciones criminales.

Esta comunidad tuvo resonancia fuera de Guerrero después de un video que fue colgado en Internet el 12 de mayo pasado, donde se ve a cinco niños y tres niñas marchar como si tuvieran entrenamiento militar y con unos artefactos de madera que simulaban armas. 

Después uno de esos niños leyó un comunicado. "Como pueblo no vamos a dejarlos solos. Es nuestra palabra contra la de los sicarios. Nos matan un comunitario y vamos por 10 sicarios...Los niños y niñas que hoy somos sobrevivientes de los ataques sanguinarios seguimos en lucha, porque sabemos que van a regresar y van a atacar a nuestra policía", este párrafo es una parte de ese comunicado. 

No es que los niños estén asignados en combate, pero fue la manera en que la comunidad anunció su reorganización y exigieron a las autoridades seguridad en la zona. La comunidad lleva casi cinco años con seguridad comunitaria, pero esta vez reforzó su dinámica de autoprotección, donde las mujeres tienen una participación muy activa, según lo expuesto por los propios dirigentes comunitarios.

Los habitantes se han quejado durante años de la inseguridad y el acoso en su contra de miembros del grupo delictivo Los Ardillos.

Las cuatro víctimas de entre el martes y miércoles de esta semana son dos mujeres y dos hombres que forman parte de las filas de la CRAC-PF asentada en zona nahua de Montaña baja. 

Sus asesinatos ocurrieron en dos hechos distintos, de acuerdo con las versiones de gente del pueblo.

Las primeras víctimas son David Domingo Alonso y Marcelino Pedro Rojas, originarios exactamente de Ayahualtempa, municipio de José Joaquín de Herrera (Hueycantenango), pero muy pegados a la comunidad de Rincón de Chautla donde daban su servicio de policías comunitarios. 

Estos dos hombres salieron de su pueblo el lunes pasado por la mañana hacia Chilpancingo, junto con otros 14 indígenas de la zona a pedir el abono subsidiado por el gobierno federal que no les había llegado. 

Regresaban a la comunidad ese mismo día por la noche, pero cuando pasaban por el crucero del Jagüey, en la carretera Chilapa-Heycantenango, unos hombres salieron a su paso y se los llevaron. De acuerdo a declaraciones públicas de CRAC-PF los responsables agresores son miembros del organización criminal Los Ardillos.

El martes muy temprano sus cadáveres aparecieron en la carretera Chilpancingo-Tlapa, en el crucero de Chautla, otro pueblo que está antes de llegar a la cabecera municipal de Chilapa.

Las víctimas recientes son dos mujeres integrantes de la corporación comunitaria. El coordinador de la Casa de Justicia de Rincón de Chautla, David Sánchez Luna, informó que se trata de Juana Fernández Ambrosio y Alberta Matías Rendón.

Alrededor de las 18 horas, según los reportes policiacos, localizaron sus cadáveres en el lugar conocido como Corral de Piedra, en una brecha de terracería ubicada en los márgenes de la cabecera municipal de Chilapa.

La versión que dio Sánchez Luna, quien era yerno de Juana Fernández, es que las dos mujeres, originarias de Zacapexco, viajaban en una unidad del transporte público de la ruta Chilapa-Hueycantenango, de donde las bajaron por la fuerza unas personas armadas y se las llevaron.

Sus cadáveres degollados los encontraron por la tarde.

Rincón de Chautla y parte de su historia comunitaria

Rincón de Chautla queda en medio de un crucero que bien lleva a las cabeceras de Chilapa o Hueycantenango. Dicho en otras palabras, está al centro de las demarcaciones que han hecho dos grupos criminales en región Montaña baja, según las apreciaciones de las instituciones.

En septiembre de 2014, de la mano de colonia Emperador, Papaxtla, Zacapexco, Zompeltepec, lugares que son parte de Chilapa, y de Ayahualtempa y Tlachimaltepec, de José Joaquín de Herrera, se unieron a la CRAC-PF para protegerse. 

Desde 2006 en los medios locales de comunicación se han documentado agresiones contra los habitantes de este pueblo, pero en los últimos años son más constantes y ellos descargan la responsabilidad en Los Ardillos, tal como lo hacen ahora.

Uno de los últimos casos que impactó en la comunidad ocurrió el 19 diciembre de 2018. Un grupo armado ingresó a la comunidad de Paraíso de Tepila y se llevó a 12 habitantes; después de eso el pueblo se desplazó hacia Rincón de Chautla, donde están refugiados y se sumaron a la Policía Comunitaria.

Los más recientes ocurrieron en mayo, antes y después del video. 

El 24 de ese mes encontraron los cadáveres de Isaías Xanteco Ahuejote de 25 años y Bartolo Hilario Morales de 39, sobre la carretera Chilapa-Tlapa, a la altura de un lugar que nombra como Las Antenas. Antes, el 4 de mayo, cuando llegaban a la cabecera Chilapa, después de un reunión en Chilpancingo, mataron a balazos a José Lucio Bartolo Faustino y Modesto Verales Sebastián.

Los últimos dos eran integrantes del Congreso Nacional Indígena del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), organización que exigió justicia por su asesinato.

Con los casos recientes y los de mayo ya suman ocho personas asesinadas con relación directa a esta comunidad y su lucha para protegerse.